mundo

Hombre muere de un infarto mientras enterraba a una mujer que asesinó

Las autoridades encontraron los dos cuerpos en una vivienda de Trenton, Estados Unidos.


Un insólito caso de asesinato se vivió en Estados Unidos, cuando un hombre de 60 años, señalado de haberle quitado la vida a su pareja sentimental, falleció por un ataque al corazón mientras se disponía a enterrar el cadáver de su víctima.

Según informaron medios locales, el cuerpo del presunto agresor identificado como Joseph Anthony McKinnon, de 60 años, fue encontrado por las autoridades en su residencia, tras el aviso de los vecinos a la Policía, quienes reportaron sobre un cuerpo que yacía en un patio trasero de una casa en Trenton, Carolina del Sur.

En un comunicado del alguacil de Edgefield, lugar en donde habrían ocurrido los hechos, se afirmó que el cuerpo del presunto agresor no tenía traumatismos, por lo que se determinó que la muerte de este hombre habría sido por causas naturales.

Sin embargo, mientras avanzaba la inspección de policía, se encontró un cuerpo más, que tras los procedimientos rutinarios, se logró determinar que se trataba de Patricia Ruth Dent, de 65 años, quien al parecer era la pareja de McKinnon. El cadáver de la mujer fue encontrado con señales de estrangulamiento, envuelto en bolsas de basura y dentro de una tumba recién excavada.

“Mientras se investigaba la muerte y se notificaba a los familiares, se localizó un segundo cuerpo en una fosa recién abierta. Patricia Ruth Dent, de 65 años y de la misma dirección, quien pareció haber muerto a causa de un crimen“, sentenció el comunicado de las autoridades.

Entre tanto, las autopsias de los cuerpos confirmaron la muerte por estrangulamiento de Patricia Dent, así como el infarto que dejó sin vida al presunto agresor. Los relatos de los vecinos afirmaron que el hombre había sido quien cavó la tumba justo un día antes de que este fuera encontrado.

Taxista atropelló a tres estudiantes tras quedar inconsciente al volante

Un accidente de tránsito perturba a Argentina. Un hombre identificado como José Rogelio Parrondo, de 47 años, quien trabaja como un taxista en Buenos Aires, atropelló a tres jóvenes estudiantes de intercambio que provenían de Francia y que se encontraban en el país hace unos tres meses atendiendo clases en la Universidad de San Andrés.

Según informaron las autoridades, mientras Parrondo se encontraba manejando su taxi en medio de su jornada laboral, sufrió un accidente cerebrovascular y un infarto que lo dejó inconsciente. El vehículo continuó su curso y terminó atropellando a las jóvenes francesas, además de otras dos personas que no resultaron heridas, y colisionando con otros vehículos en la zona.

Los hechos sucedieron el sábado 8 de mayo, en el barrio Palermo, de la capital argentina. Tras el impacto, los involucrados fueron trasladados a centros de atención médica. Sin embargo, ese mismo día, una de las estudiantes atropelladas, identificada como Lwana Bichet, de 25 años, murió por la gravedad de sus heridas, mientras sus dos compañeras continúan recluidas en el hospital público Fernández.

“Lamentamos mucho la muerte de esta joven mujer pese al esfuerzo que se hizo para sacarla de esa situación, tanto el equipo nuestro como los del hospital Fernández. El tema es que la lesión era gravísima”, fueron las palabras de Alberto Crescenti, director del Sistema de Atención Médica de Emergencias (Same) de Buenos Aires, para el medio local A 24.

Y agregó que cuando los servicios de emergencia llegaron al lugar de los hechos, encontraron al conductor “con pérdida de conocimiento y habría hecho un paro producto de un infarto. No sabemos si primero se infartó y hace el ACV o el ACV fue anterior, es toda una sumatoria de patologías”. El conductor se encuentra internado en un centro de salud con respiración asistida.

Se informó que Lwana Bichet sufrió una fractura en el cráneo, y que mientras estaba siendo intervenida quirúrgicamente murió. Con respecto a las otras estudiantes francesas, se afirmó que una de ellas tenía fracturada la pelvis, mientras que la otra estaría más estable.