mundo

Incendios en Francia: llegada de la lluvia da “alivio” en la lucha contra el fuego

Francia espera poder respirar en su lucha contra los incendios, tras el fin de la ola de calor y la llegada de tormentas desde este domingo.


La llegada de la lluvia la noche del sábado al domingo dio algo de “respiro” en la lucha contra un vasto incendio que quemó ya 7.400 hectáreas en el suroeste de Francia. La situación “mejoró considerablemente durante la noche” gracias a las precipitaciones, confirmó el teniente coronel Arnaud Mendousse, del servicio regional de bomberos de la Gironda.

“Esto nos da un respiro, pero no significa el fin del combate. El terreno está extremadamente seco”, añadió Mendousse.

Desde el lunes fueron evacuadas unas 3.000 personas. Alrededor de 400 bomberos de Alemania, Rumanía, Polonia, Austria, Grecia e Italia viajaron a la zona para ayudar a sus colegas franceses.

Hace un mes, dos gigantescos incendios calcinaron casi 21.000 hectáreas en esta zona al sur de Burdeos. Según las mediciones satelitales del sistema europeo de información sobre incendios forestales (EFFIS), este año se han quemado en Francia más de 60.000 hectáreas.

Bajo una sequía histórica, la superficie quemada representa tres veces la media de los últimos diez años en Francia. El país espera poder respirar en su lucha contra los incendios, tras el fin de la ola de calor y la llegada de tormentas desde este domingo.

Fotos de la semana 12 agosto
Vista aérea muestra un incendio forestal cerca de Hostens, mientras los incendios forestales continúan propagándose en la región de Gironde, en el suroeste de Francia. Foto SDIS 33/Folleto a través de REUTERS - Foto: via REUTERS

Con la temporada alta de incendios todavía en curso, el balance provisional de hectáreas quemadas en Europa supera las 660.000 desde enero, un récord a estas alturas del año desde que se empezaron a recabar datos por satélite en 2006.

Desde el 1 de enero, los incendios destruyeron 662.776 hectáreas de bosque en toda la Unión Europea, según los datos actualizados este domingo por el sistema europeo de información sobre incendios forestales (EFFIS), que elabora estadísticas comparables desde 2006 gracias a las imágenes satelitales del programa europeo Copernicus.

La zona más golpeada por los incendios ha sido la península ibérica. En España, que sufrió dos grandes olas de calor este verano entre junio y agosto, se quemaron 246.278 hectáreas, principalmente en las regiones de Galicia, la provincia castellana de Zamora (noroeste) y Extremadura. La situación mejoró en los últimos días con la bajada de las temperaturas.

En Portugal, los bomberos tardaron una semana en controlar un incendio en el parque natural de la Serra da Estrela, reconocido por la Unesco, y donde salieron ardiendo 17.000 hectáreas.

Cada vez más incendios en Europa central

En cuanto a superficie quemada, después de España figuran Rumanía (150.528 hectáreas), Portugal (75.277 hectáreas) y Francia (61.289 hectáreas).

Si se toma el período estival, “2022 es ya un año récord”, explica a AFP Jesús San Miguel, coordinador del EFFIS. El anterior récord en Europa data de 2017, cuando ardieron 420.913 hectáreas a fecha de 13 de agosto, y 988.087 hectáreas en un año.

“Espero que no tengamos el mes de octubre que tuvimos entonces”, cuando fueron arrasadas 400.000 hectáreas en toda Europa, añade Jesús San Miguel.

España, Portugal, y Francia, los países más afectados.
La ola de calor por la que pasa Europa complica los esfuerzos por extinguir los incendio forestales. - Foto: Foto AP/Aurelien Morissard

Y es que la sequía excepcional que asuela Europa, añadida a las olas de calor, es una fórmula devastadora.

Estas condiciones de sequedad extrema se observaban hasta ahora principalmente en el Mediterráneo, y ahora “es exactamente lo que ha ocurrido en Europa central”, apunta Jesús San Miguel.

En la República Checa, por ejemplo, un incendio devastó más de mil hectáreas, lo que es poco comparado con otros países, y, sin embargo, 158 veces más importante que la media de 2006-2021 en este país.

En Europa central, las superficies quemadas siguen siendo pequeñas en comparación con las decenas de miles de hectáreas arrasadas en España, Portugal o Francia. Además de los incendios en Croacia, hubo tres en Eslovenia y cinco en Austria. Aunque el calentamiento climático continuo en el conjunto de Europa amenaza con acentuar la tendencia.

*Con información de AFP.