Tendencias

Home

Mundo

Artículo

 El presidente interino de Venezuela se mostró dispuesto a dialogar con Gustavo Petro. “No es un tema de Juan Guaidó, son los miles de víctimas de la dictadura de Nicolás Maduro”, dijo.
Juan Guaidó habló sobre sus expectativas de la apertura de la frontera. - Foto: getty images

mundo

Juan Guaidó reveló qué espera tras la apertura de la frontera entre Colombia y Venezuela

Al reabrir la frontera se debe minimizar el contrabando y la trata de personas, así como incentivar el comercio, dijo Guaidó.

El líder opositor del Gobierno de Nicolás Maduro afirmó este miércoles que la apertura de la frontera debe servir para minimizar dos delitos muy comunes en ese paso: el contrabando y la trata de personas, respecto al corto plazo. En el mediano plazo habló de la reactivación del aparato productivo como la verdadera señal de un mejoramiento de la relación entre los dos países.

Para Guaidó, Colombia debe lograr ser competitiva, para que no se produzca un desbalance entre ambos países, por lo que el líder opositor puso en duda los beneficios de la reapertura comercial para su país, al cuestionar que los acuerdos comerciales los esté haciendo realmente con Maduro, y no con Venezuela.

Guaidó habló sobre el envío de un cargamento con urea a Colombia con un precio favorable a lo que se ofrece en el mercado, según ha informado el embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, y afirmó: “No quiero pensar que están negociando con el hambre de los venezolanos, como hicieron con Álex Saab”.

Guaidó habló claramente sobre Monómeros

Con la reciente llegada de Gustavo Petro a la Presidencia de Colombia, Monómeros volvió a estar controlada por el gobierno de Nicolás Maduro, a quien el nuevo mandatario del país andino reconoce como única autoridad en Venezuela. Sobre la denuncia que se ha hecho desde Venezuela, de investigar a los responsables de la presunta destrucción de la empresa petroquímica colombo-venezolana, Guaidó dijo que bajo su control la empresa siempre reportó ganancias. El antichavista recibió el control de Monómeros en el año 2019, tras ser reconocido por el expresidente, Iván Duque como el presidente encargado de Venezuela.

Además, aseguró que todas las denuncias hechas sobre temas relacionados con Monómeros habían sido investigadas. Guaidó destacó que hay un informe de la Asamblea Nacional del año 2019, justamente relatando el estado en el que se recibió la empresa. Dijo que desde ese momento, aunque no en grandes cantidades, la empresa siempre había reportado unas ganancias discretas. Si es el caso, se mostró abierto a que la Justicia de Colombia lleve adelante una investigación sobre el manejo de la empresa e identificar cualquier responsabilidad penal, civil, que se sepa y se juzgue ante una “justicia independiente” aludiendo a la posibilidad de que Venezuela no sea el país que investigue.

¿Qué pasó hace siete años en la frontera colombo-venezolana?

La frontera entre ambos países comparte más de 2.300 kilómetros, con un total de ocho pasos fronterizos, que unen a ambos países por vía fluvial y terrestre, ubicados en tres departamentos colombianos y tres venezolanos. El pasado 26 de septiembre Colombia y Venezuela reabrieron formalmente sus fronteras, tras siete años de estar cerrada.

El inicio del cierre de la frontera se dio el 19 de agosto de 2015 por decisión de Nicolás Maduro. Tras el desarrollo de hechos de seguridad en San Antonio del Táchira, que involucraban a dos hombres en moto que dejaron a cuatro personas heridas, Maduro atribuyó el ataque a una “coordinación de asesinatos” de parte del expresidente Álvaro Uribe.

Maduro argumentó que la inseguridad y la crisis económica en la frontera se debía a la migración de paramilitares colombianos, por lo que ordenó la militarización y posterior cierre. Tras estos hechos se declaró el Estado de excepción en varias regiones de Venezuela, y se inició la operación policial denominada Operación de Liberación del Pueblo, con el objetivo de encontrar paramilitares colombianos en el sector de San Antonio del Táchira. Parte de esa operación incluyó la deportación de 185 ciudadanos colombianos, quienes denunciaron maltrato físico y verbal, además de robos y saqueos, llevados a cabo por parte de la Guardia Nacional Bolivariana.