áfrica

La brutal guerra en Etiopía que amenaza todo el este de África

Con miles de muertos, dos millones de desplazados y el temor de una marcha rebelde sobre Adís Abeba, la guerra en Etiopía amenaza con una desestabilización a gran escala que puede repercutir en todo África Oriental.


La situación preocupa a los países vecinos y a la comunidad internacional, que tratan de poner fin al conflicto que enfrenta desde hace un año a las fuerzas gubernamentales con los rebeldes de la región septentrional de Tigré.

Este martes, la ONU afirmó que al menos 1.000 personas han sido detenidas desde que se decretara el estado de emergencia, el 2 de noviembre, en su mayoría originarias del Tigré. Asimismo, añadió que 10 miembros de su personal local permanecen bajo arresto, así como 34 conductores que trabajan para la organización.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, visitaba este martes a Kenia, uno de los muchos países colindantes con Etiopía, cuyas autoridades se inquietan por un flujo de refugiados de la guerra.

Decenas de miles de personas ya huyeron hacia el oeste, a Sudán, tensando todavía más unas relaciones bilaterales ya envenenadas por el proyecto etíope de la Gran Presa del Renacimiento levantada en el Nilo. En agosto, Jartum convocó a su embajador en Etiopía después de que el gobierno de Abiy Ahmed rechazara una propuesta de mediación sudanesa.

Etiopía
La gente sigue a un soldado de la Fuerza de Defensa de Tigray (TDF) en una calle cuando regresa a Mekele, la capital de la región de Tigray, Etiopía, el 29 de junio de 2021. - Los combatientes rebeldes en Tigray, golpeada por la guerra en Etiopía, tomaron el control de más territorio en junio. El 29 de febrero de 2021, un día después de retomar la capital local y prometer expulsar a todos los "enemigos" de la región. (Foto de Yasuyoshi Chiba / AFP) - Foto: AFP

Temores en Yibuti

El presidente keniano Uhuru Kenyatta viajó el domingo a Etiopía. Muy implicado en los esfuerzos de mediación regional, Kenyatta pidió a principios de noviembre a ambos bandos que dejaran las armas. “Nadie puede hacerlo en su lugar. Ninguna intervención ni persuasión funcionará si ellos mismos no tienen la voluntad política de poner fin a esta crisis”, estimó.

La guerra comenzó en noviembre de 2020 cuando Abiy Ahmed envió al ejército a la región norteña para destituir a las autoridades surgidas del Frente de Liberación del Pueblo de Tigré (TPLF), a las que acusaba de haber atacados bases militares.

En su ofensiva, las fuerzas federales recibieron apoyo de las tropas de la vecina Eritrea, largamente enfrentadas a los líderes de Tigré que antes había dominado la política etíope.

Ahmed declaró su victoria el 28 de noviembre, pero los rebeldes recuperaron en junio la mayor parte de Tigré y avanzaron hacia las regiones vecinas de Afar y Amhara. Aliados con un grupo armado de la etnia oromo (OLA), a finales de octubre reivindicaron conquistas territoriales estratégicas en estas dos regiones y no excluyeron dirigirse a la capital.

Al este de Etiopía, Yibuti vigila de cerca la evolución de los acontecimientos, especialmente después de enfrentamientos mortíferos ocurridos en agosto, tachados de “comunitarios” por las autoridades de este pequeño país mayoritariamente poblado por las etnias issa y afar. El territorio del pueblo afar se extiende entre Yibuti, Etiopía y Eritrea.

El primer ministro yibutiano, Abdoulkader Mohamed Kamil, viajó a principios de mes al territorio afar de su país para reunirse con sus habitantes y tratar de contener el descontento que podría conducir a nuevos incidentes violentos.

Etiopia
Soldado de la milicia armada de Etiopía posa frente a una cabina de votación. (Photo by EDUARDO SOTERAS / AFP) - Foto: AFP

“Efecto dominó”

La Unión Africana (UA), cuya sede se encuentra en Adís Abeba, redobló los esfuerzos para acabar con los combates a través de su emisario para el Cuerno de África, el antiguo presidente nigeriano Olusegun Obasanjo.

El conflicto amenaza toda la región, puesto que “afecta la capacidad de las organizaciones regionales de concentrarse en otros aspectos importantes, como la seguridad”, explica a AFP Hassan Khannenje, director del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos del Cuerno de África, un centro de reflexión en Nairobi.

“Hay muy poca atención a la amenaza planteada por organizaciones terroristas como Al Shabab (islamistas radicales somalíes) y esto ha permitido cierto reclutamiento y radicalización desde Congo hasta Cabo Delgado”, en el norte de Mozambique, estima.

Etiopía
Un soldado de la Fuerza de Defensa de Tigray (TDF) desfila en un triciclo de motor mientras regresa a Mekele, la capital de la región de Tigray, Etiopía, el 29 de junio de 2021. - Los combatientes rebeldes en Tigray, golpeada por la guerra en Etiopía, tomaron el control de más territorio en junio. El 29 de febrero de 2021, un día después de retomar la capital local y prometer expulsar a todos los "enemigos" de la región. (Foto de Yasuyoshi Chiba / AFP) - Foto: AFP

Según él, la decisión de Etiopía de retirar ciertas unidades de mantenimiento de la paz en Somalia para concentrarlas en su conflicto interno acentúa el riesgo de seguridad en el país más inestable del Cuerno de África.

A finales de octubre, Uganda, en la frontera entre Sudán del Sur, Kenia y la República Democrática del Congo, fue escenario de ataques con bombas reivindicados por el grupo Estado Islámico de África Central.

Si los rebeldes tumban a Ahmed, las implicaciones a largo plazo pueden ser todavía más peligrosas, añade Khannenje, advirtiendo de un “efecto dominó” que podría alentar a otros grupos a levantarse contra los gobiernos de la región.

Con información de AFP.