estados unidos

“La Corte relegó la decisión más personal que alguien puede tomar a los caprichos de políticos”: Barack Obama

El expresidente de Estados Unidos advirtió que, además de obviar 50 años de precedentes, la Corte “relegó una decisión personal a caprichos de políticos e ideólogos”.


Minutos después de que se diera a conocer la decisión de los miembros de la Corte Suprema de Estados Unidos, en la que se tumbó el fallo en el caso Roe vs. Wade, con el que cinco décadas atrás se garantizó el derecho al aborto en Estados Unidos, el expresidente de ese país Barack Obama se pronunció en las redes sociales para cuestionar la acción del órgano judicial.

Según el exmandatario, además de revocar un derecho ya adquirido por la ciudadanía estadounidense, la Corte obvió también un largo historial de precedentes, afirmando que con ello “relegó la decisión más intensamente personal que alguien puede tomar a los caprichos de políticos e ideólogos”.

En el mismo sentido, Obama lamentó las consecuencias del fallo, aclarando que con esto se afectan “las libertades esenciales de millones de estadounidenses”.

Por medio de las redes sociales, el exmandatario también afirmó que los efectos finales de esa decisión van en contravía de lo que por décadas han venido reglamentando los estados, pues las principales preocupaciones frente al aborto ya habían sido abordadas por los diferentes entres territoriales y eran foco de varias organizaciones como Planned Parenhood y United Stad of Women, buscando equilibrio entre la reglamentación del aborto y el respeto a las libertades de la mujer.

Según Obama, si bien es cierto que el actual panorama, refiriéndose al fallo, era una realidad que ya se avizoraba, “eso no lo hace menos devastador”, compartiendo a su vez una serie de reflexiones que, un mes atrás, había escrito sobre la decisión hoy tomada por la Corte.

Las reflexiones de Obama

De acuerdo con un escrito publicado en su página web el pasado mes de mayo, y sacado nuevamente a la luz este viernes con oportunidad de la decisión emanada de la Corte, Barack Obama estimó que el fallo en el caso Roe vs. Wade, hace 50 años, “reconoció que la libertad consagrada en la Decimocuarta Enmienda de la Constitución requiere que todos disfrutemos de una esfera de nuestras vidas que no esté sujeta a la intromisión del Estado”, aclarando que ello traduce el “con quién nos acostamos, con quién nos casamos, si usar o no métodos anticonceptivos, y si tener o no hijos”.

Pese a ello, Obama reconoce que existen puntos en los que las ‘libertades’ no pueden ser ilimitadas, refiriendo la existencia de otros aspectos y escenarios que primarían, tales como “la protección de los niños frente a escenarios de abuso, y a las personas ante autolesiones”, lo cual ya había sido abordado por las legislaciones, y que se traducía en la imposición de limitantes al aborto, o la reglamentación de este, en búsqueda de nivelar los escenarios.

Pese a lo anterior, Obama señala que la derogación del fallo de hace 50 años no está encaminado a nivelar los intereses y que, por el contrario, “simplemente obliga a las personas a renunciar a cualquier interés constitucionalmente reconocido en lo que le sucede a su cuerpo una vez que quedan embarazadas”.

En ese sentido, Obama manifestó su preocupación, afirmando que bajo las nuevas circunstancias, se está “obligando a las mujeres a llevar a término todos los embarazos”, situación que puede resultar problemático, en la medida en que esto no prevé algunos escenarios en los que la concepción del bebé es producto de circunstancias abusivas como incestos o violaciones.

Para el expresidente, “las consecuencias de esta decisión son un golpe no solo para las mujeres, sino para todos los que creemos que en una sociedad libre”, aduciendo la necesidad de los límites a la acción del Estado.

El panorama expuesto por Obama también explica que, aunque se derogó con este fallo el derecho al aborto, esto probablemente no traducirá en la reducción significativa de los casos de interrupción de los embarazos, que aunque gracias a la educación y los métodos anticonceptivos han reducido en las últimas décadas, siguen siendo una opción a la que recurren muchas mujeres.

Según Obama, esta realidad se evidencia en Estados donde, ante la existencia de políticas restrictivas al aborto, las mujeres, que poseen los recursos, optan por desplazarse a otros Estados donde pueden practicarlos. En ese sentido, para el expresidente, la nueva realidad desprendida de la abolición del derecho al aborto en todo Estados Unidos, impulsará a que ahora las mujeres recurran “desesperadamente a abortos ilegales que inevitablemente presentan graves riesgos para su salud, su capacidad futura para tener hijos y, a veces, sus vidas”.

En aquel escrito, previo a la decisión de la Corte, Obama había invitado a la ciudadanía a pensar en las mujeres que “cada año merecen la dignidad y la libertad de tomar una decisión que sea correcta para sus cuerpos y sus circunstancias”.