mundo

¿La imagen de hombre casado ayudará a Lula para ganar votos en las elecciones de Brasil?

El exmandatario se casó con Rosangela da Silva, una socióloga y militante izquierdista 21 años más joven que él.


El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, de 76 años de edad, se casó este miércoles con la socióloga Rosangela da Silva, de 55 años, de quien dice estar enamorado “como si tuviera 20 años”.

El matrimonio de Lula, aunque es un tema de su vida personal, no ha pasado desapercibido en el ámbito político, cuando es candidato presidencial para las elecciones del próximo mes de octubre en Brasil.

La analista Mara Telles, profesora de ciencias políticas en la Universidad Federal de Minas Gerais que cita Bloomberg, señala que, con el matrimonio de Lula da Silva “está tratando de dialogar con una audiencia que tiene una percepción más tradicional de la familia”.

Por otra parte, el mismo expresidente indicó que quiere tomar la responsabilidad de su matrimonio con la misma manera que va a “asumir la responsabilidad por Brasil”, en palabras que recoge el mencionado portal informativo.

De acuerdo con los analistas Luiz Inácio Lula da Silva ha aprovechado su matrimonio para mostrar una imagen de una renovada energía a pesar de sus 76 años y que tiene la fortaleza para volver a dirigir a los brasileños.

“Alguien que tiene 76 años, que está enamorado, ¿crees que tiene tiempo para enfadarse?”, afirmó Lula abrazando a Rosangela da Silva, en un evento en São Paulo hace dos semanas.

Precisamente Rosangela da Silva, quien es conocida como ‘Janja’, nació en São Paulo hace 55 años y está afiliada desde 1983 al Partido de los Trabajadores (PT), cofundado por Lula.

La que podría convertirse en primera dama tras las elecciones de octubre estudió sociología en la Universidad Federal de Paraná y trabajó durante casi veinte años para la empresa de energía Itaipú Binacional en Curitiba (sur de Brasil).

Si bien la prensa brasileña afirma que ambos se conocían “desde hace décadas”, la asesoría de Lula asegura que iniciaron su relación a finales de 2017, durante un evento que reunió a activistas y artistas de izquierda, entre estos Chico Buarque.

Pero el romance entre esta mujer de cabellos castaños y expresión sonriente y el ícono de la izquierda, 21 años mayor, se mantuvo en secreto hasta mayo de 2019, cuando Lula ya llevaba más de un año preso tras ser condenado por corrupción en el caso Lava Jato, según el biógrafo de Lula Fernando Morais.

Tras conocerse el noviazgo, “Janja” lo visitó con frecuencia y multiplicó los mensajes de amor en su cuenta de Twitter (@JanjaLula): “Busco palabras en el teclado para describir estos 500 días (que llevas en prisión). ¡Difícil! Tu ausencia física duele demasiado”, escribió una vez.

Poco conocida hasta entonces en el entorno político, “Janja” fue ganando cada vez más espacio en la agenda del ahora aspirante presidencial y máximo rival del presidente Jair Bolsonaro.

Desde que Lula tuvo sus condenas anuladas y quedó habilitado para disputar la elección, lo ha acompañado en varios de sus compromisos, incluidos sus viajes a Europa y México.

Como “regalo de boda”, encargó la reedición del célebre jingle electoral de Lula de 1989, regrabado por varios artistas para la actual campaña y que ella presentó en el lanzamiento de su precandidatura este mismo mes en São Paulo.

Y ha dado pistas de que podría tener un papel activo como primera dama, trabajando en proyectos de seguridad alimentaria.

Si bien suele mostrarse en las redes haciendo campaña por Lula, Rosangela se mantiene discreta sobre su vida personal. Según la revista Veja, estuvo casada hace más de una década y no tiene hijos.

Es una persona “muy politizada, tiene una buena cabeza política y es muy feminista”, reveló Lula en septiembre pasado en una entrevista con el rapero Mano Brown.

*Con información de la AFP.