mundo

Las negociaciones sobre el programa nuclear iraní se acercan a su desenlace

Irán estima que “se alcanzará un acuerdo si Estados Unidos reacciona con realismo y flexibilidad”, indicó la agencia oficial iraní Irna.


La Unión Europea (UE) anunció el martes que está “estudiando” la respuesta de Irán a su texto elaborado para salvar el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear de la República Islámica, un paso que podría marcar la recta final de un tortuoso proceso de negociaciones.

Las nuevas negociaciones entre Teherány las grandes potencias, que comenzaron en abril de 2021 en Viena, buscan reactivar el acuerdo que garantiza el carácter civil del programa nuclear de Irán, acusado de querer dotarse del arma atómica pese a sus reiterados desmentidos.

El compromiso “final” propuesto por la UE este 8 de agosto, después de meses de conversaciones, propicia el regreso de Estados Unidos al acuerdo, del que se retiró unilateralmente en 2018 por iniciativa del entonces presidente Donald Trump.

Igualmente, permitiría levantar las sanciones impuestas por Washington a Irán, a condición de que este país respete sus compromisos y deje de superar los límites prescritos de enriquecimiento de uranio y abandone otras actividades nucleares sensibles que hacen temer una dimensión militar.

“Recibimos la respuesta de Irán el lunes por la noche. La estamos estudiando y estamos consultando con los demás socios” del acuerdo en cuanto a “la forma de avanzar”, dijo a AFP una portavoz de Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea y facilitador de las recientes negociaciones indirectas de Viena entre Teherán y Washington.

Hora antes, Teherán anunció el envío de su respuesta al “texto final” elaborado por la UE. Irán estima que “se alcanzará un acuerdo si Estados Unidos reacciona con realismo y flexibilidad”, indicó la agencia oficial iraní Irna.

El acuerdo de 2015 fue firmado por Irán, de un lado, y del otro, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EEUU, Reino Unido, China, Francia y Rusia), así como Alemania.

Pero en 2018 Estados unidos se retiró del histórico pacto, y restableció las sanciones, que hasta ahora asfixian a la economía iraní. En respuesta, Irán dejó progresivamente de cumplir compromisos del acuerdo.

Los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU prometen evitar la proliferación nuclear. ​(foto de referencia).
La demanda iraní de que Estados Unidos retire a los Guardianes de la Revolución de su lista negra ya no está en el orden del día, según un alto funcionario europeo. - Foto: Getty Images

Un portavoz del Departamento de Estado indicó que Estados Unidos “recibió a través de la UE los comentarios iraníes y los está estudiando”.

El Departamento de Estado se negó el lunes a decir si Washington está dispuesto a aprobar el plan presentado por la UE o si levantará sus sanciones en caso de visto bueno iraní al texto europeo.

“La única manera de lograr un regreso mutuo al JCPOA”, las siglas inglesas por las que se conoce el acuerdo, “es que Irán abandone sus demandas inaceptables, que van mucho más allá del acuerdo”, apuntó.

Irán espera respuesta “en dos días”

Según la agencia iraní de noticias Isna, que cita a una “fuente informada”, Teherán espera ahora “recibir la respuesta de la otra parte en los dos próximos días”.

“Los desacuerdos tienen que ver con tres puntos. Estados Unidos ha expresado verbalmente su flexibilidad en dos de ellos, pero eso debería incluirse en el texto” señaló el informe.

“La tercera cuestión tiene que ver con la garantía de que el acuerdo sea duradero”, reclamada por Irán para asegurarse de que Washington no se retirará de nuevo, agregó Ina.

La portavoz de Borrell, Nabila Massrali, afirmó, sin embargo, que “en este momento todo el mundo está examinando la respuesta (de Irán) y no es el momento de especular con un calendario”.

Borrell “mantiene contacto regular con todos los participantes (en las negociaciones), incluido Estados Unidos”, añadió la portavoz, y destacó que la UE no va a “compartir los detalles del proceso en curso ni de las posiciones de las partes”.

La demanda iraní de que Estados Unidos retire a los Guardianes de la Revolución de su lista negra ya no está en el orden del día, según un alto funcionario europeo.

Sin embargo, siguen sobre la mesa las exigencias de garantías sobre la durabilidad del acuerdo y de que la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) archive los casos de las instalaciones no declaradas en Irán, donde se encontraron restos de uranio enriquecido.

Según Mohammad Marandi, consejero del equipo iraní de negociadores, “las cuestiones pendientes no son difíciles de arreglar. Tienen que ver con el temor de Irán respecto a los incumplimientos pasados de Estados Unidos y la UE”.

“No puedo afirmar que vayamos a alcanzar un acuerdo, pero estamos más cerca que antes”, escribió Marandi en Twitter.

*Con información de la AFP.