nueva zelanda

Macabro hallazgo: familia compró maleta en una subasta sin imaginar que había un cadáver dentro

El hecho ocurrió en Nueva Zelanda y fue denunciado a las autoridades, que desplegaron una investigación para identificar los restos humanos.


¡Espeluznante! Así puede describirse la historia sucedida a una familia en la ciudad de Auckland, Nueva Zelanda, después de participar en una clásica subasta, en la que personas buscan hallar eventuales tesoros a través de la compra de lotes u objetos, en los que se juegan la lotería de encontrar elementos interesantes o, literalmente, basura.

En el caso de esta familia, la compra realizada consistía en un lote de bienes en una bodega, correspondiente a una bodega de almacenamiento local. No obstante, tras adquirir los bienes allí depositados y proceder a su apertura y examen, se encontraron con un escenario realmente pavoroso, pues en una de las maletas encontraron abandonado no un tesoro, sino, por el contrario, los elementos de ‘una historia de terror de la vida real’.

Lo encontrado, según advierten medios locales, corresponden a restos humanos, los cuales, dadas las condiciones y el tiempo de permanencia de los objetos en el lugar, se encontraban en avanzado estado de descomposición.

La historia ocurrió puntualmente en un sector a Auckland, la segunda ciudad más importante de Nueva Zelanda, donde no solo la familia, sino también algunos vecinos evidenciaron lo sucedido. Según los testimonios recogidos por medios locales, uno de los vecinos y extrabajador de funeraria, adujo lo ocurrido, porque encontró ‘familiar’ el hedor que salía de la casa de la familia compradora.

De acuerdo con los medios locales, entre los que se destaca el medios Stuff, el hecho ocurrió apenas la semana pasada, fecha en la que la familia acudió a la subasta sin imaginar que, en vez de un tesoro, encontraría problemas.

Tras evidenciar lo ocurrido, la familia se puso en contacto con las autoridades, que, a su llegada al referido vecindario, desplegó un operativo que alarmó a los demás vecinos, más aún con la llegada de cuerpos forenses especializados para realizar el correspondiente levantamiento, y tomar las pruebas forenses necesarias para comenzar el difícil trabajo de identificación.

Según precisan medios locales, en la zona fue instalado un laboratorio ambulante forense, con el objetivo de adelantar los estudios correspondientes

Así, en medio de la investigación, el paso inicial es lograr identificar a quien corresponden los restos, o la identidad de la víctima, para inicialmente poder determinar si la historia narrada por la familia es cierta o si, por el contrario, se trataría de una estrategia para ocultar alguna otra verdad sobre el cuerpo.

Sobre el particular, medios especializados advierten que dicho proceso puede ser muy prolongado, por lo que es incierta la posibilidad del esclarecimiento de los hechos evidenciados.