mundo

“Muéstrenle a Putin”: lamento de médico que vio morir a una niña tras bombardeo

Al menos diez niños ucranianos han fallecido y una decena de escuelas han quedado destruidas en los bombardeos sobre Ucrania, según la ONG Save the Children.


Un bombardeo ruso en la ciudad de Mariupol, ubicada en el sureste de Ucrania, dejó el lamentable caso de una niña de 6 años de edad que falleció en un hospital por cuenta de las heridas que sufrió durante el ataque, esto en el marco de la operación militar que adelanta Rusia en territorio ucraniano desde el pasado 24 de febrero por orden del presidente Vladimir Putin.

Una ambulancia logró recoger a la pequeña junto con su padre y madre, quienes también resultaron heridos durante el bombardeo. Sin embargo, la agencia Associated Press informó este lunes que la menor llegó al centro hospitalario herida de muerte y falleció a pesar de los esfuerzos del personal médico para salvarle la vida.

En una fotografía tomada por un fotoperiodista de esa agencia de prensa, se ve a la madre de la menor llorando afuera de la ambulancia, con sus manos y un gorro en su cabeza manchados de sangre. La niña fue atendida de inmediato, recibió todos los protocolos de reanimación, incluyendo el suministro de oxígeno, pero no logró sobrevivir.

“Muéstrale esto a Putin”, gritó uno de los médicos que atendió a la menor mientras miraba a la cámara del fotoperiodista de Associated Press, a quien se le permitió entrar hasta la sala de urgencias del hospital.

(AP Photo/Evgeniy Maloletka)
Una ambulancia logró recoger a la pequeña junto con su padre y madre, quienes también resultaron heridos durante el bombardeo. (AP Photo/Evgeniy Maloletka) - Foto: AP

La ONG Save the Children confirmó el pasado domingo que al menos diez niños ucranianos fallecieron y una decena de escuelas quedaron destruidas en los bombardeos sobre Ucrania, como recoge la agencia Europa Press.

Los últimos datos de la ONU indican que al menos seis centros educativos han sufrido bombardeos en los últimos días, dejando a más niños y niñas sin escuela, lo que tendrá un profundo impacto en su educación. Dos profesores murieron el pasado viernes cuando un misil impactó en una escuela de Gorlovka, en el este de Ucrania.

Asimismo, Naciones Unidas también confirma el ataque a una guardería y a un orfanato el viernes, en los ataques en la ciudad nororiental de Ojtirka, con una niña de siete años entre las seis personas muertas. Save the Children insiste en que las escuelas deben ser espacios seguros e inviolables para la infancia y el profesorado, con especial protección en un escenario de conflicto.

Los ataques contra escuelas y hospitales están clasificados por las Naciones Unidas como una de las seis violaciones graves cometidas contra la infancia. Las escuelas del este de Ucrania cerraron el pasado 21 de febrero, al intensificarse las hostilidades, dejando a unos 350.000 niños y niñas sin acceso a la educación.

Piden el cese de hostilidades

“Save the Children pide el cese inmediato de las hostilidades, como única forma de proteger a los niños y niñas de la violencia y de otras violaciones de sus derechos”, señala Irina Saghoyan, directora de Save the Children para Europa del Este.

“Las escuelas no deben convertirse en los campos de batalla donde se libran las guerras y los estudiantes son las víctimas. Con cada escuela dañada o destruida, y cada lección perdida, las perspectivas de los niños y niñas de experimentar y construir un futuro mejor disminuyen”, agregó Saghoyan.

Soldados ucranianos toman posiciones en torno a una instalación militar mientras arden dos automóviles en una calle en Kiev, Ucrania, sábado 26 de febrero de 2022. (AP Foto/Emilio Morenatti)
Soldados ucranianos toman posiciones en torno a una instalación militar mientras arden dos automóviles en una calle en Kiev, Ucrania, sábado 26 de febrero de 2022. (AP Foto/Emilio Morenatti) - Foto: AP

“Las escuelas, el profesorado y el alumnado deben estar protegidos de los ataques. La protección de los civiles y de las infraestructuras civiles esenciales, como las escuelas y los hospitales, debe ser la prioridad absoluta de todas las partes: es su obligación legal minimizar el sufrimiento de los civiles en este conflicto” concluye Saghoyan.

Desde 2014, el conflicto en el este de Ucrania ha destruido, dañado o forzado el cierre de más de 750 escuelas, interrumpiendo el acceso a la educación de miles de niños, muchos de los cuales están demasiado asustados para asistir y angustiados por la presencia de soldados armados en sus escuelas y en sus alrededores.

*Con información de Europa Press.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA. Siga el minuto a minuto de lo que está ocurriendo.