reino unido

Mujer en ropa interior desató pánico en un vuelo: aseguraba que tenía explosivos

El avión realizó un aterrizaje de emergencia en París.


Momentos de pánico se vivieron el pasado martes, 9 de agosto, al interior de una aeronave adscrita a la aerolínea Jet2, que cubría la ruta entre Lanarca, Chipre, y la ciudad de Manchester, en el Reino Unido. Pocos minutos de haber despegado, los pasajeros y la tripulación comenzaron a evidenciar el comportamiento extraño de una mujer, quien habría comenzado a retirarse varias prendas de vestir y a vociferar la frase ‘Allahu Akbar’, que traduce ‘Dios es grande’.

Aunque inicialmente la percepción y el rechazo se fundamentaron en creer que la mujer se encontraba ebria, con el pasar de los minutos esta versión comenzó a ser desmentida, pues no existían rastros de la ingesta de alguna bebida que le hubiera provocado tal ‘salida de sus cabales’.

La extrañeza, con el paso de los minutos, pasó a convertirse en pánico por parte de los ocupantes de la aeronave, cuando la mujer, ahora en ropa interior, se llevó a la cabeza una maleta, e intentó irrumpir en la cabina de los pilotos, realizando una serie de afirmaciones que hicieron pensar que lo que realmente podría estar ocurriendo era el desarrollo de un acto terrorista, pues la mujer, además de comportarse de manera extraña, comenzó repetir la frase ‘Allahu Akbar’, asociada con los atentados terroristas de origen islámico, hecho que complementó afirmando que ella provenía de una familia adscrita al grupo Isis, reconocido internacionalmente por el terrorismo islámico.

Según la historia, recogida por medios locales de Reino Unido como el Daily Mail, la mujer, de aproximadamente 30 años, también comenzó a preguntar a algunos de los menores que viajaban en el vuelo si estaban “listos para morir”, lo que aumentó la tensión en el avión y la preocupación por parte de los ocupantes.

En algunos casos, según declaraciones entregadas por ocupantes a medios locales, la situación desatada al interior de la aeronave fue tan tensa, que incluso algunos de los niños allí presentes desarrollaron cuadros de ansiedad y pánico.

En medio de la angustia e incertidumbre, un pasajero, identificado como Phillip O’Brien, quien viajaba con su esposa y sus tres hijos, decidió ‘vestirse de héroe’, y luego de indagar a la tripulación por qué no habían reaccionado para controlar a la mujer, y recibir un ‘no podemos’ como respuesta, decidió él mismo actuar, y tras ‘taquear a la mujer’, controlarla en el suelo, mientras se tomaban las correspondientes medidas para corroborar si en efecto existía alguna amenaza de bomba a bordo.

Pese a que su familia estaba visiblemente asustada, el hombre, quien afirmó haber trabajado en seguridad años atrás, decidió actuar para contener la eventual amenaza, mientras que la tripulación del avión orientaba el vuelo hacia la ciudad de París, en Francia, donde la aeronave realizó un aterrizaje de emergencia para que la mujer fuese retirada del avión por parte de las autoridades locales, que según medios como el ‘Daily Mail’ y ‘The Mirror’, no confirmaron si llevaba algún tipo de explosivo.

Mientras que el hombre actuaba para contener la emergencia, según declaró posteriormente él a medios locales, la mujer amenazaba diciéndole que sí él no hubiera actuado de entrometido, seguramente ella hubiese podido desatar una explosión que hubiese matado a todos los ocupantes del avión.

Ante las hipótesis de que se trató de una mujer ebria, los ocupantes de la tripulación descartaron esa opción al advertir que ella no había ingerido ninguna clase de bebida embriagante, explicando que si lo hubiese hecho, hubiese sido causal para no dejarla abordar.

Por su parte, el cuerpo de pilotos, entrevistado por medios locales, afirmó que no les pareció que el hecho se hubiese tratado de un ataque terrorista. Sin embargo, accedieron a aterrizar en París, hecho que tuvo lugar en horas de la madrugada, por lo que los encargados también se negaron a aprovisionar o repostar de combustible el avión.

Según varios posts de redes sociales, el aterrizaje forzado tuvo lugar aproximadamente a las 3 o 4 de la mañana en el aeropuerto Charles de Gaulle, de París. Algunos incluso han cuestionado el actuar de la mujer, señalando que los ocupantes estuvieron alarmados de más, y destacando la valentía del hombre que decidió neutralizarla, aún con el peligro que ello representaba.

A través de las redes sociales circulan algunas de las imágenes de lo sucedido al interior del avión.

Tras lo ocurrido, aún no se conoce un pronunciamiento oficial por parte de la aerolínea.