Home

Mundo

Artículo

Kim Jong Un
El líder norcoreano hizo una aparición con su hija y esposa. - Foto: AFP

mundo

Por primera vez, Kim Jong-un hace presencia en público con su hija

La vida sentimental y familiar del líder norcoreano es para muchos un misterio.

En las últimas horas, los ciudadanos de Corea del Norte vivieron un hecho inédito al ver, por primera vez, a su líder Kim Jong-un en compañía de su pequeña hija.

Una de las cosas que se sabe, es que Kim contrajo matrimonio con Ri Sol-ju en el año 2009 y de ese amor nacieron tres hijos a los que aún no hacía públicos. Pero la agencia estatal de noticias de Corea del Norte, KCNA, publicó por primera vez una fotografía de Kim Jong-un junto a su hija durante la prueba de un misil balístico.

El medio relató que el mismo líder estuvo al tanto de la situación y que allí también estuvo su esposa Ri Sol-ju, primera dama. No se conocieron más detalles a fondo sobre la presencia de la niña, pero es la primera vez que el mandatario deja ver a parte de su familia en público.

Kim Jong Un, su esposa y su hija
Esta foto suministrada por el gobierno norcoreano del 19 de noviembre de 2022 muestra al mandatario Kim Jong Un, al frente, mientras habla, acompañado por su esposa Ri Sol Ju, segunda de la derecha y su hija, mientras supervisa el lanzamiento de prueba de lo que dijo fue un misil balístico intercontinental Hwasong-17 en el Aeropuerto Internacional de Pyongyang el viernes 19 de noviembre de 2022. (Agencia Central de Noticias de Corea/Korea News Service vía AP) - Foto: AP

En la imagen se observa al líder sentado y dando algunas explicaciones, mientras que en la parte de atrás está su hija quien luce un abrigo blanco y un pantalón negro.

Cabe resaltar que los medios de ese país no suelen compartir información personal de Kim Jong-un o de alguno de los miembros de su familia, pues él mismo se ha encargado de que todo esté en secreto.

Corea del Norte lanzó más misiles

Corea del Norte disparó el pasado sábado, 5 de noviembre, cuatro misiles balísticos de corto alcance, en nuevos lanzamientos que se suman a la larga serie efectuada esta semana y que coincidieron con la jornada final de las maniobras aéreas más grandes organizadas por Washington y Seúl.

El ejército surcoreano detectó el lanzamiento “desde Tongrim, la provincia de Pyongan del Norte, al Mar Occidental entre las 11:32 a. m. y las 11:59 a. m. del sábado 5 de noviembre”, dijo el Estado Mayor Conjunto del país asiático en un comunicado, en el que utiliza otro nombre para referirse al mar Amarillo.

Corea del Norte ha lanzado una treintena de misiles balísticos esta semana. Uno de ellos cayó en aguas territoriales surcoreanas. Estados Unidos y Corea del Sur consideran que esta gran cantidad de disparos puede culminar con un ensayo nuclear de Corea del Norte, el primero desde 2017.

Ese país ya había manifestado su enojo por el despliegue de armas estratégicas estadounidenses, como los bombarderos B-1B o los portaaviones, habitualmente enviados a la zona en momentos de alta tensión.

Aunque el B-1B ya no va equipado con armas nucleares, la fuerza aérea estadounidense lo define como “la columna vertebral de los bombarderos de largo alcance de Estados Unidos”, que pueden atacar en cualquier lugar del mundo.

Un experto en cuestiones norcoreanas, Ahn Chan-il, dijo que teniendo en cuenta el hecho de que Estados Unidos considera al B-1B como un elemento estratégico clave, su despliegue puede ser visto por Corea del Norte como una “amenaza significativa”. El viernes, Corea del Sur hizo despegar a decenas de cazas después de detectar la movilización de 180 aviones norcoreanos.

Los expertos dicen que Pyongyang es además particularmente sensible a estas maniobras porque la fuerza aérea es uno de los puntos débiles de su ejército, ya que carece de aviones caza de alta tecnología y pilotos entrenados adecuadamente.

En comparación con la envejecida flota norcoreana, los ejercicios de Tormenta Vigilante han servido para mostrar en acción a los aviones de combate más modernos de Estados Unidos y Corea del Sur, incluyendo los cazas F-35.

En declaraciones el pasado viernes 4 de noviembre en el Consejo de Seguridad de la ONU, la embajadora estadounidense Linda Thomas-Greenfield rechazó las críticas por las maniobras y las calificó de “propaganda” norcoreana, asegurando que no suponen amenaza alguna para otros países.