Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Tomarse selfies en precipicios es un riesgo de muerte.
Esta joven arriesga su vida para tomarse una fotografía en la punta de una chimenea de 180 metros de altura en desuso en Rumania. - Foto: Getty Images

españa

Por tomarse una selfi, una joven cayó al mar desde un mirador y murió

Una turista ucraniana, de 26 años, sufrió el accidente en el mirador del Castillo de Benidorm.

Tratando de buscar la fotografía ideal en el mirador del Castillo de Benidorm, en España, una turista ucraniana sufrió un aparatoso accidente que le causó la muerte al caer al mar en la provincia de Alicante.

La mujer, de 26 años, llevaba tres días en una unidad de cuidados intensivos de un hospital tras quedar en estado crítico y falleció este viernes 17 de septiembre. El hecho ocurrió el pasado martes ante la mirada de turistas que frecuentan el paradisíaco lugar.

Según reportaron medios locales españoles, la ucraniana intentaba tomarse una selfi con una amiga cuando cayó al mar desde una altura de 20 metros. Socorristas que estaban en la zona se lanzaron a rescatarla de inmediato. La chica estaba apoyada sobre la baranda con su teléfono celular, con la playa de Levante de fondo.

De acuerdo con un reporte del medio Antena 3, la joven que se precipitó al mar, aproximadamente a las 18:10 horas, falleció en el Hospital General de Alicante, donde permanecía ingresada en estado de gravedad.

Hasta el Castillo de Benidorm se desplazó una unidad médica que realizó la reanimación cardiopulmonar avanzada y otras técnicas de estabilización, que resultaron en vano tras 72 horas de agonía.

El socorrista español Alejandro Ortiz contó el viernes en el medio mencionado que se encontraba en la embarcación cuando recibió la notificación de emergencia. “El aviso nos entró por el 112, inmediatamente cogimos la embarcación y llegamos al lugar en menos de dos minutos”, relató el salvavidas.

“Se nos complicó el rescate porque en esa zona teníamos bandera roja. El agua no nos dejaba de golpear con las rocas”, lamentó.

Este tipo de hechos insólitos no solo ocurren en sitios turísticos de otros países. El pasado 30 de agosto, en Medellín, sucedió un trágico y lamentable accidente que dejó sin vida a una menor de 15 años que intentaba tomarse una selfi cerca de una arteria vial.

La adolescente quería tomarse una fotografía encima de un muro de contención, resbaló y fue arrollada por un bus que pasaba. Los hechos se presentaron en la carrera 32 con la calle 102A, en el barrio Santo Domingo Savio, según indicaron las autoridades, entre las 6:00 p. m. y las 7:00 p. m.

Está comprobado. Intentar hacerse selfis puede llevar a la muerte. Así lo demostró un estudio realizado por investigadores de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, quienes incluso recomiendan crear avisos de advertencia en los lugares más peligrosos del planeta para estas prácticas, como cumbres de montañas, rascacielos o lagos. El estudio refiere que 259 personas han fallecido en el mundo entre 2011 y 2017 en busca de la foto perfecta.

Desde el Gran Cañón del Colorado hasta un volcán en erupción, pasando por las vías de un tren, la torre más alta de Kuala Lumpur o el Púlpito, el mirador más espectacular (y peligroso) de Noruega, han fallecido personas.

Las caídas mortales son algunas de las consecuencias de estas prácticas, a las que también se suman ahogamientos y accidentes de tránsito con resultados fatales. El fallecimiento por ataques de animales, morir electrocutado, quemado o herido por armas de fuego también aparecen con frecuencia.

Los investigadores descubrieron que los decesos relacionados con los selfis son más comunes en India, Rusia, Estados Unidos y Pakistán. El 72 % de las víctimas eran hombres.

Mientras que en 2011 se registraron solo tres casos, esta cifra subió a 98 en 2016 y a 93 en 2017. Sin embargo, los investigadores aseguran que el número real de muertes por selfis puede ser mucho mayor ya que esta no es la causa que se registra como razón de la defunción.

“Se estima que las muertes por selfi no se reportan lo suficiente y se trata de un problema que debe ser tratado”, dice el estudio. “Ciertos accidentes de tráfico que ocurren cuando se toman selfis se catalogan como muerte en accidente de tráfico”, añaden.

Finalmente, alerta la investigación que se está subestimando la magnitud del problema, por lo que sugieren evaluar las pruebas, causas y razones de las muertes por selfis para hacer las intervenciones adecuadas.