mundo

Primer ministro israelí, Naftali Bennett, no se presentará a unas próximas elecciones

El mandatario tomó la decisión luego de informar sobre la disolución del Parlamento.


Este miércoles 29 de junio se conoció que el primer ministro israelí, Naftali Bennett, no será candidato en las próximas elecciones, según indicó su portavoz, en momentos en que el Parlamento se apresta a disolverse para dar lugar a nuevos comicios, que serían los quintos en menos de cuatro años.

El primer ministro saliente comunicó a los diputados de Yamina, su formación política, “su intención de no presentarse a las próximas elecciones”, precisó su portavoz en un breve mensaje.

La disolución de la Knéset (Parlamento israelí) debía llevarse a cabo este miércoles, pero la votación se pospuso para el jueves, indicaron a la AFP dos fuentes parlamentarias, confirmando informaciones de la prensa israelí y agregando que el aplazamiento se debió a retrasos en otras votaciones.

Así entonces, la disolución pondrá fin al breve gobierno de Bennett –habría durado en total un año en el poder– y ahora será reemplazado por su ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, hasta que se celebren las nuevas elecciones en otoño.

Es de recordar que Bennett y Lapid marcaron en junio de 2021 un hito en la historia de Israel al lograr una coalición de ocho partidos (derecha, izquierda, centro), que incluía por primera vez a una formación árabe, con el principal objetivo de poner fin a doce años ininterrumpidos de poder del derechista Benjamín Netanyahu.

Pero un año más tarde, la coalición perdió su mayoría en la cámara y Bennett anunció la semana pasada su intención de disolverla para convocar nuevas elecciones. Desde entonces, los rumores circulan en todos los sentidos.

Por un lado, Netanyahu, anterior primer ministro, intentó en vano atraer a diputados de la coalición para formar un “gobierno alternativo” y retomar el puesto de mandatario sin pasar por elecciones.

Mientras tanto, un comité parlamentario autorizó finalmente el martes de madrugada un proyecto para disolver el Parlamento el miércoles, antes de posponer la decisión al jueves.

En estos momentos el Parlamento israelí se disponía a votar una serie de leyes entre el martes y el miércoles antes de disolver la Cámara para evitar que expire una ley que protege a los más de 475.000 colonos israelíes que viven en Cisjordania ocupada.

Sin embargo, a inicios de junio, para debilitar aún más a la coalición de gobierno que logró Bennett, la oposición se negó a votar la prolongación de esa ley, pese a que apoya su contenido. En ese sentido, la ley debe aprobarse como máximo el 30 de junio, para evitar que los colonos de Cisjordania (territorio palestino ocupado por Israel desde 1967) queden sin protección legal.

Pero si el Parlamento se disuelve antes del vencimiento de ese plazo, la legislación mantiene su vigencia de forma automática. Por lo que se estima que los retrasos de los debates del miércoles fueron imputados por la derecha a maniobras de los diputados árabes para evitar que “la ley de los colonos” se renueve.

Con respecto a la unidad en el Parlamento, un acuerdo de coalición incluía una alternancia en el poder y una cláusula que establece que Lapid sería primer ministro interino hasta la formación de un nuevo gobierno en caso de disolución de la Knéset.

“Lo que necesitamos ahora es volver al concepto de unidad israelí y no dejar que las fuerzas en la sombra nos dividan”, declaró la semana pasada Lapid. Este experiodista estrella ocupará a la vez el puesto de primer ministro y el de ministro de Exteriores, al tiempo que movilizará a sus fuerzas para las elecciones.

*Con información de la AFP.