mundo

Regreso masivo de personas a Ucrania preocupa a la ONU

La Organización de las Naciones Unidas asegura que esta situación acrecienta la crisis alimentaria en medio de la guerra.


Cerca de 30.000 personas regresan a diario a territorio ucraniano después de tener que abandonar el país a consecuencia de la invasión rusa, iniciada a finales de febrero.

Así lo ha informado la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), con base en informaciones ofrecidas por el Servicio Estatal de Guardia de Fronteras.

Después de casi dos meses desde el inicio de la guerra, más de 870.000 civiles han regresado a Ucrania, país que ahora preocupa a las organizaciones humanitarias por el deterioro de la seguridad alimentaria.

“Esta cifra significativa sugiere que la migración de regreso a Ucrania podría seguir aumentando, creando potencialmente nuevos desafíos para la respuesta humanitaria, ya que las personas necesitarán apoyo para reintegrarse en sus comunidades o encontrar comunidades de acogida adecuadas”, explicó el organismo de Naciones Unidas.

Se estima que en el interior del país europeo hay unos doce millones de personas con necesidades humanitarias, de los cuales tan solo 2,1 millones han recibido la atención requerida. Viendo esta realidad, la ONU ha redoblado su llamamiento para lograr financiación económica por valor de unos 1.100 millones de dólares (más de 1.015 millones de euros), de los cuales por el momento se han recolectado en torno al 64 %.

Pese a que hace ya varias jornadas que Moscú anunció el repliegue de sus tropas, los combates ahora se han intensificado en zonas del sur y el este. Además, las tropas rusas han dejado tras de sí miles de kilómetros cuadrados –unos 300.000, casi la mitad del territorio ucraniano– sembrados con minas.

Trabajadores humanitarios asesinados

Por otro lado, la OCHA ha lamentado también la muerte de dos trabajadores humanitarios, junto con parte de sus familias, en la ciudad portuaria de Mariúpol, tras un ataque al edificio en el que se alojaban, unas oficinas de Cáritas.

En un comunicado, el Coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, Martin Griffiths, afirmó estar “profundamente entristecido” por la noticia y ha trasladado a las familias de las víctimas sus “más sentidas condolencias”.

“Este evento profundamente trágico e inaceptable es solo un ejemplo de las horribles consecuencias de esta guerra para los civiles, incluidos los trabajadores humanitarios”, añadió Griffiths. “Esto debe parar”, aseveró.

Asimismo, Griffiths ha definido la ciudad de Mariúpol como el “epicentro del horror” en Ucrania, país en el que ya han perdido la vida más de 1.931 civiles, incluidos 150 menores, en el marco de la invasión rusa.

Por su parte, el portavoz de la Secretaría General de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, ha mostrado su preocupación por el recrudecimiento de los enfrentamientos en la región del Donbás, y ha alertado de que en Donetsk hay informaciones “inquietantes” de civiles muertos.

Nuestros socios humanitarios y nosotros mismos estamos profundamente preocupados por la difícil situación de los civiles tras la intensificación de las hostilidades en la región oriental del Donbás y las provincias de Jersón, Járkov y Dnipropetrovsk”, ha dicho.

En este sentido, ha señalado que los intensos combates y los ataques aéreos han afectado a las zonas residenciales tanto en las zonas controladas por el Gobierno ucraniano como en las no controladas por las autoridades, en particular entre Pervomaisk y Zolote, en la región de Lugansk.

“La infraestructura crítica de agua, electricidad y gas y las instalaciones de salud han sido destruidas, lo que ha dejado a los civiles sin acceso a servicios y suministros vitales”, ha advertido en rueda de prensa.

Asimismo, Dujarric resaltó que han recibido informes de instalaciones educativas afectadas por los combates en Severodonetsk, así como informaciones “inquietantes” de civiles asesinados en Donetsk, incluidas personas que habían huido previamente de la ciudad sitiada de Mariúpol.

Según las últimas cifras del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos hay ya un total de 1.842 muertos, de los que 474 son hombres, 301 son mujeres, 28 son chicas y 50 son chicos, así como 70 menores y 919 adultos, cuyo sexo aún se desconoce.

*Con información de Europa Press.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.