Home

Mundo

Artículo

(AP Photo/Matias Delacroix)
(AP Photo/Matias Delacroix) - Foto: AP

mundo

El exsenador, el empresario y los exfuncionarios involucrados en el asesinato del presidente de Haití

La Policía haitiana asegura que estos individuos son considerados “peligrosos y armados”, aunque no especificó si están relacionados directa o indirectamente con el magnicidio del presidente Jovenel Moïse.

En las últimas horas, las autoridades de Haití imputaron los delitos de “homicidio, tentativa de homicidio y robo a mano armada”, según indica el anuncio de búsqueda, en contra de tres personalidades del país.

Las personas buscadas son Joseph Félix Badio, un exfuncionario estatal; John Joël Joseph, exsenador de Occidente, y el empresario Rodolphe Jaar; sin embargo, la Policía de Haití no especificó si están relacionados directa o indirectamente con el magnicidio del presidente Jovenel Moïse.

En las actas de búsqueda y los avisos oficiales, la Policía califica a estos tres hombres como “peligrosos y armados”, pues algunos han sido investigados por otros delitos en el pasado, según lo detalla el diario Le Nouvelliste.

Badio, el exfuncionario, trabajó para la Unidad Anticorrupción (ULCC) como Coordinador de Operaciones de Campo del Servicio General de Inteligencia. En mayo de este año se habría generado su despido por cuenta de reportes de soborno y tráfico de influencias.

Por su parte, el exsenador de Occidente había sido elegido en el pasado bajo la bandera de la plataforma Inite, la misma por la que en su momento había sido elegido René Préval por segunda vez a la Presidencia. Había desaparecido de la escena política en 2004 y se le ha vinculado con el poderoso líder de una banda de Cité Soleil, que fue asesinado por la Policía en ese mismo año.

Entre tanto, el empresario Jaar se declaró en 2013 “inocente” en medio de una investigación por tráfico de drogas, pese a que se presentaron pruebas de su incidencia para conspirar y colaborar con la distribución de cocaína en Estados Unidos.

Con cartel, la Policía de Haití busca a otro colombiano presuntamente involucrado en el homicidio del presidente.

Otros medios locales también dan por hecho que la búsqueda de estas tres personalidades está vinculada con el magnicidio del presidente, por el tipo de delitos que se imputaron. Además, se señala que los tres habrían colaborado con otras personas para facilitar el asalto a la residencia de Moïse, así como habrían podido colaborar en el alquiler de vehículos con el que se transportó a los asaltantes, entre los que están involucrados colombianos.

El militar en retiro colombiano que aparece en el cartel de “Se busca” publicado este lunes por la Policía de Haití es Mario Antonio Palacios, señalado de participar en el magnicidio del presidente haitiano Jovenel Moïse. Palacios es uno de los militares que aparentemente llegaron en cumplimiento de un contrato que firmaron con una empresa de seguridad con sede en Miami, pero con representación legal de un ciudadano venezolano identificado como Antoní Emanuel Buitrago.

El cartel de “Se busca” en contra de este militar retirado colombiano incluye fotografías en uniforme que justamente reposan en la hoja de vida del Ejército Nacional; además, otras imágenes donde se ve, aparentemente de turista por República Dominicana. Palacios había llegado con el resto de compañeros contratados por la empresa CTU Security y estaría prófugo de la justicia haitiana, junto con otros cuatro colombianos que aún no han sido identificados.

La Policía de Colombia aseguró a través de una rueda de prensa que hasta el momento se han identificado 21 colombianos que habrían participado del magnicidio en contra del presidente haitiano. 18 fueron capturados y tres fallecieron en el operativo que adelantó la Policía de ese país, luego del asalto a la casa presidencial.

Entre los detalles que reveló el director de la Policía de Colombia, general Jorge Luis Vargas, también se informó que dos ciudadanos norteamericanos de origen haitiano también se encuentran entre los capturados y uno más se entregó a las autoridades de Haití y sería el contacto de un sargento retirado del Ejército colombiano para reclutar al resto de mercenarios.

Los investigadores lograron determinar que esa empresa dirigida por un ciudadano venezolano fue la encargada, a través de una tarjeta de crédito, de comprar los tiquetes para que los colombianos viajaran a República Dominicana y luego a Haití. La Policía hizo una solicitud de información formal a Venezuela para conocer detalles de las actividades de esta persona, así como su situación financiera y traslados migratorios.