Tendencias
Pantallazo de la cuenta de Alessandra Piperno @travel.adventure.freedom
Alessandra Piperno fue capturada en Irán, en el marco de las protestas. - Foto: Pantallazo de la cuenta de Alessandra Piperno @travel.adventure.freedom

irán

Una italiana detenida en Irán ruega por ayuda

La joven llevaba seis años viajando por el mundo. Había tratado de salir de Irán pero no había podido.

“¡Me detuvieron Teherán. Por favor ayúdenme!”. Este es, según el periódico italiano Il Messaggero, el llamado desesperado que hizo Alessia Piperno a sus padres después de cuatro días de estar incomunicada. Piperno es una italiana de 30 años que viaja por el mundo, se encontraba en Irán el pasado 16 de septiembre, cuando iniciaron las revueltas tras la muerte Mahsa Amini, una joven, quien se encontraba bajo custodia de la policía de la moral.

Los padres de Piperno quedaron aún más preocupados cuando esta les dijo durante su llamada: “Estoy bien, pero aquí hay gente que dice que lleva meses detenida sin motivo. Tengo miedo que no me dejen salir nunca más, ayúdenme”. Por eso hoy ellos buscan apoyo para que regrese. En su último post publicado en Instagram antes del arresto, escribió que tenía miedo de lo que estaba pasando en Irán, pero no había podido irse.

En un reciente mensaje de la joven italiana en su red de Instagram, en donde tiene más de 27.000 seguidores, cuenta cómo inició una travesía por el mundo con 24 años y, hoy con 30, celebra seis años de aventura. Piperno fue detenida justo el miércoles, día de su cumpleaños. En Irán había estado por dos meses y en sus planes estaba, como contaba en su cuenta de Instagram, regresar a Pakistán. En Twitter, desde Italia, han elevado una solicitud por su libertad con el numeral #AlessiaPiperno.

Otros extranjeros detenidos

Las autoridades iraníes anunciaron el viernes el arresto de nueve extranjeros en el marco de las protestas. De acuerdo con la comunicación del Ministerio Iraní de Inteligencia, los ciudadanos provienen de Alemania, Polonia, Italia, Francia, Holanda y Suecia.

De acuerdo con la ONG Iran Human Rights (IHR), son 92 personas las que han muerto durante las protestas. En todo el mundo se han visto manifestaciones de solidaridad con las mujeres iraníes, quienes sufren la fuerte represión de una teocracia. Este sábado, en más de 50 ciudades, se realizaron manifestaciones en distintas ciudades del mundo, en las que muchas mujeres quemaron sus velos o se cortaron el pelo.

Este lunes, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, expresó la preocupación del gobierno de Estados Unidos frente a la represión en Irán. “Estamos alarmados y consternados por los informes de las autoridades de seguridad, que respondieron a las protestas pacíficas de los estudiantes universitarios con violencia y detenciones masivas” dijo.

Qué pasó con la joven que murió, cuya muerte encendió la llama

Mahsa Amini era una joven de origen kurdo, que fue detenida el 13 de septiembre por la ‘policía de la moral’, un grupo de las fuerzas de seguridad del país que está a cargo de vigilar que se cumplan las leyes del código de vestimenta islámico en público. Amini, de acuerdo con las autoridades, llevaba el velo mal puesto, porque el velo no cubría por completo su pelo; una regla para el uso hiyab o velo en la religión islámica. Al ser detenida, fue llevada a un centro en donde debía recibir una charla reeducativa sobre el uso correcto de la prenda, según el islam.

En circunstancias aún no aclaradas, la mujer murió cuando, según las declaraciones de la Policía, sufrió un ataque al corazón, en lo que denominaron “un incidente desafortunado”. Tras conocerse la noticia, la gente salió a las calles, demandando que la joven habría sido golpeada por las autoridades. Las protestas comenzaron inicialmente en la provincia del Kurdistán, de donde la joven era originaria y luego se extendieron a todo Irán.