Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Toma de posesión de Pedro Castillo como presidente de Perú.
Boluarte afirmó que en reiteradas ocasiones Castillo le ha negado personalmente haber cometido algún acto de corrupción. - Foto: REUTERS

mundo

Vicepresidenta peruana está dispuesta a asumir el poder ante eventual destitución de Pedro Castillo

Castillo enfrenta una tormenta de acusaciones políticas y fiscales, que incluye hasta cinco investigaciones judiciales por cargos como corrupción, tráfico de influencias u obstrucción de la justicia en beneficio de su círculo interno de colaboradores.

La vicepresidenta peruana, Dina Boluarte, afirmó este viernes que está dispuesta a asumir la presidencia del país si el izquierdista Pedro Castillo, investigado por corrupción desde la Fiscalía y cercado políticamente en el Congreso, fuese destituido como mandatario.

“Hay un mandato que el pueblo nos ha otorgado, gobernar por cinco años y esa es la única agenda que tenemos. Trabajar estos cuatro años que quedan (de período constitucional) por los más vulnerables, los más necesitados” dijo Boluarte, al ser consultada sobre la posibilidad en una rueda con la prensa extranjera acreditada en Perú.

Pedro Castillo ha superado dos intentos de destitución en el Congreso, pero enfrenta una tormenta de acusaciones políticas y fiscales, que incluye hasta cinco investigaciones judiciales por cargos como corrupción, tráfico de influencias u obstrucción de la justicia en beneficio de su círculo interno de colaboradores.

Boluarte afirmó que en reiteradas ocasiones Castillo le ha negado personalmente haber cometido algún acto de corrupción.

Sobre las actuaciones de la Fiscalía, la vicepresidenta dijo que “las investigaciones que están allí, que se den dentro del marco legal, dentro de las competencias autónomas que tiene las instituciones, que nosotros seremos respetuosos de ello”.

En diciembre de 2021, Boluarte había manifestado, cuando Castillo enfrentaba un segundo intento de destitución en el Parlamento, que renunciaría a su cargo, con lo cual rechazaba así una sucesión por mandato constitucional.

Sin embargo, la propia Boluarte, quien también es ministra de Desarrollo e Inclusión Social, enfrenta una posible remoción del cargo tras un informe parlamentario que la acusa de supuestas irregularidades administrativas. Se recomienda que sea inhabilitada por 10 años para ejercer cargos públicos.

En caso de su eventual sanción y remoción, ello colocaría al jefe del Congreso en la línea de sucesión de Castillo.

Al respecto, Boluarte dijo este viernes que “desde una minoría en el Congreso” hay una corriente “bastante rápida por quererme inhabilitar de manera express (...) es tan fácil de deducir que la intención no es hacer justicia sino política”.

Agregó que “no nos aceptan, no nos han aceptado, no nos quieren y harán todo lo posible por traerse abajo este gobierno del presidente Pedro Castillo”.

Castillo, originalmente un maestro de escuela rural, ganó las elecciones presidenciales en julio de 2021 por un estrecho margen sobre la derechista Keiko Fujimori.

Vuelve y juega: Fiscalía de Perú abre una quinta investigación contra Pedro Castillo

A través de un comunicado, se conoció que la Fiscalía de Perú abrió una quinta investigación en contra del presidente Pedro Castillo en un polémico caso del que se le acusa de tráfico de influencias a favor de empresarios contratistas del Estado, que terminaron siendo beneficiados de contratos de obras en el gobierno del líder de izquierda.

Esta causa judicial no es nueva, ya que había sido suspendida a principios de este año por la exfiscal Zoraida Ávalos. En dicho caso, se puso una denuncia por las reuniones clandestinas que el presidente Castillo tuvo con los empresarios Karelim López y Samir Abudayeh, quien es dueño de la compañía Heaven Petroleum. Dichas cumbres, eran realizadas de manera secreta en una vivienda en Lima, donde además de Castillo, asistían miembros de su Gobierno.

Después de dichos encuentros, las compañías que lideraban los empresarios con los que se reunió Castillo ganaron una licitación con la corporación pública Petroperú para vender biodiesel en el país, desatando consigo uno más de los múltiples escándalos en los que se ha visto envuelto el mandatario durante su primer año de Gobierno.

La investigación venía de ser dejada sin efecto por un juez, alegando que todas las indagaciones del actuar del presidente Pedro Castillo tenían que ser detenidas hasta que él cumpliera con su mandata en el año 2026. Por eso, toda la causa judicial estaba en pausa, a pesar de que se le acusaba al mandatario de favorecer contratos de hasta 74 millones de dólares.

Esta noticia llega después que la misma Fiscalía de Perú informara este jueves que investigará al presidente Pedro Castillo por presuntos delitos contra la administración de justicia y de encubrimiento personal tras las sorpresivas imputaciones lanzadas por un ministro cesado en el cargo.

“La Fiscal de la Nación dispuso iniciar investigación al presidente de la República, Pedro Castillo, por presunto delito contra la Administración de Justicia‐Encubrimiento Personal”, anunció en su cuenta de Twitter la institución.

La apertura de la causa se da luego de unas explosivas declaraciones del saliente ministro del Interior, Mariano González, despedido del cargo a través de un anuncio en Twitter del propio presidente, la noche del lunes.

Tras su destitución, González exhortó el miércoles al Congreso a separar del cargo a Castillo por considerar que obstruye a la justicia y protege a miembros de su círculo íntimo prófugos por presunta corrupción.

Horas antes de su remoción había anunciado la formación de un equipo policial especial para capturar a tres integrantes del entorno presidencial investigados por la Fiscalía por corrupción, quienes se encuentran prófugos desde junio.

*Con información de AFP.