Tendencias

Home

Mundo

Artículo

La mujer más alta del mundo viaja en avión por primera vez.
La mujer más alta del mundo viaja en avión por primera vez. - Foto: Anadolu / Autor: Gokhan Yilmaz

mundo

Viral | Mujer más alta del mundo voló en avión por primera vez, ¿cómo le fue?

El trayecto, sin escalas, se hizo desde Estambul (Turquía) hasta la ciudad estadounidense de San Francisco. Además, viajó acompañada de su madre.

Trece horas fue el tiempo que le tomó a Rumeysa Gelgi, la mujer más alta del mundo, cumplir uno de sus mayores sueños: viajar por primera vez en avión. Y así lo hizo, pese a que el trayecto fue largo, el momento marcó otra inolvidable experiencia para esta joven de 25 años.

Un evento del Récord Guinness fue la razón que le llevó a tomar un vuelo, sin escala, por más de diez horas desde la capital de Turquía (Estambul) hasta San Francisco (Estados Unidos), prácticamente al otro lado del mundo. Allí estuvo acompañada por su madre.

El viaje contó con la asistencia de Turkish Airlines, una de las aerolíneas más reconocidas de Turquía, que dispuso seis asientos del avión para adecuar una camilla que le entregara comodidad a Gelgi.

La mujer más alta del mundo viaja en avión por primera vez.
La mujer más alta del mundo viaja en avión por primera vez. - Foto: Anadolu / Autor: Gokhan Yilmaz

Según recogió la agencia Anadolu, ella le expresó a los periodistas en el aeropuerto (antes de partir) que la embargaba una emoción por saber lo que se sentía viajar en avión y que, particularmente, este vuelo era importante para otros pacientes que también necesitaran una camilla.

Expectativa frente a su primer trayecto aéreo

“Este será mi primer vuelo, así como mi primer viaje al extranjero. Pero creo que esta experiencia será la primera para muchas personas, no solo para mí. Porque como saben, la opción de viajar como pasajero en camilla generalmente está reservada” dijo la joven.

Gelgi explicó: “Debido a que no podía sentarme durante largos períodos de tiempo debido a mi escoliosis o a un trastorno de la curvatura de la columna, tuve que volar en una camilla”.

La mujer normalmente se desplaza en silla de ruedas, pero eventualmente camina si son trayectos cortos. Su visita al país norteamericano estuvo motivada no solo por el evento en mención, sino también para generar conciencia sobre su enfermedad e intentar desarrollar su carrera profesional como desarrolladora de software.

Una vida de récord Guinness

La joven más alta del mundo vive en su natal Turquía, en la ciudad de Karabük, a unos 200 kilómetros al norte de Ankara (la capital), y reitera que con ese título récord busca defender lo que es y representa padecer el síndrome de Weaver (síndrome que lleva a los niños a un rápido crecimiento) y la escoliosis.

Gelgi acumula cuatro reconocimientos por esa academia: se convirtió en la adolescente viva de mayor estatura con 2,14 metros (ahora es la mujer más alta a nivel global), cuenta con los dedos más largos de una mujer (11,2 centímetros), su mano derecha es la más larga (25 centímetros) y tiene la espalda más larga (60 centímetros).

Sultan Kösen, el hombre más alto del mundo, también reside en ese país de Oriente Medio y tiene 2,51 metros de altura. Según Guinness World Records también posee las manos más grandes de una persona viva, es decir, 28 centímetros desde la muñeca hasta la punta del dedo “corazón”.

Esta autoridad en materia de logros explica que “cuando uno mide más de dos metros, las cosas de tamaño aparentemente normal suelen parecer muy pequeñas y las tareas fáciles se hacen mucho más difíciles por causa de ello”.

¿Cuál es el perro más alto del mundo?

Guinness World Records le otorgó el privilegio de llevar ese título a Zeus, un danés americano que vive en Texas, Estados Unidos. A sus dos años tiene 104, 6 centímetros, lo que lo convierte en el canino (macho) de mayor altura en todo el mundo.

Su cuidadora, Brittany Davis, anhelaba que llegara el momento de tener a su lado un gran danés. El regalo llegó de manera inesperada por su hermano Garrett, un cachorro que llegó a sus vidas a las ocho semanas. “Ha sido un perro inmenso desde que lo tenemos, incluso cuando era un cachorro. Tenía unas patas enormes”, evoca Brittany.

*Con información de Anadolu.