mundo

Vladimir Putin lanza ejercicios militares “estratégicos” con misiles balísticos

Los ejercicios militares se presentan en medio de la fuerte tensión en torno a Ucrania.


El presidente ruso Vladimir Putin lanzó este sábado 19 de febrero ejercicios militares estratégicos que incluyen misiles balísticos, en un contexto de fuerte tensión en torno a Ucrania, indicó el Kremlin.

Los ejercicios militares de gran magnitud se dan horas después de que Estados Unidos advirtiera de que está seguro de una invasión inminente a Ucrania, donde aumentan los incidentes entre Kiev y los separatistas prorrusos en el este.

Las agencias de prensa rusas RIA Novosti e Interfax citaron al vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, para confirmar el inicio de las maniobras, que son seguidas desde Moscú por Putin y el presidente bielorruso Alexander Lukashenko.

A pesar de esta situación cada vez más tensa en el frente, que costó este sábado la vida de un soldado de Ucrania, su presidente Volodimir Zelenski viaja a Alemania para participar en la Conferencia de Seguridad de Múnich y recibir apoyo de Occidente.

“Como consecuencia de un bombardeo, un soldado ucraniano resultó herido de muerte por la esquirla de un obús”, señalaron las autoridades militares del este de Ucrania.

Las fuerzas armadas de Ucrania y los separatistas prorrusos volvieron a acusarse de nuevos ataques y de violar el alto el fuego en esa región. El ejército de Kiev reportó 66 incidentes armados hasta las 7h00 del sábado (04h00 GMT), un número particularmente elevado, mientras que los rebeldes del bastión separatista de Donetsk calificaron la situación de “crítica”.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que supervisan este conflicto abierto desde 2014, alertaron el sábado de un “aumento drástico” de las violaciones del alto el fuego.

Según Kiev, “las fuerzas armadas controlan la situación y continúan llevando a cabo su misión de rechazar y contener la agresión armada de la Federación Rusa”.

Por su parte, los líderes de las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk, donde se encuentra la línea de frente que divide a Ucrania, ordenaron este sábado la movilización general, tras anunciar el viernes la evacuación de civiles.

Rusia niega cualquier participación en el conflicto en el este de Ucrania y lo califica de asunto interno de ese país.

Además, asegura que no tiene intenciones de atacar a su vecino prooccidental, pero exige garantías de seguridad como la retirada de la Otan de Europa del Este y un freno a su ampliación, que Occidente rechaza.

A pesar de los anuncios de retiradas de tropas rusas en la frontera, el presidente estadounidense Joe Biden afirmó el viernes estar “convencido” de que Putin ha decidido invadir Ucrania y que la multiplicación de incidentes en el este de ese país busca crear una “falsa justificación” para lanzar su ataque en la semana o los días venideros.

Pero mientras no se produzca una invasión, “la diplomacia es siempre una posibilidad”, dijo Biden, anunciando un encuentro entre su secretario de Estado, Antony Blinken, y el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, el próximo jueves.

“Campaña de desestabilización”

Washington estima que Rusia dispone de 190.000 efectivos en las fronteras y el territorio de Ucrania, contando las fuerzas rebeldes separatistas.

Es “la mayor concentración de tropas militares” desde la Guerra Fría, dijo el secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, juzgando que Moscú estaba “en medida, sin otra forma de aviso, de atacar”.

El Pentágono aseguró el viernes que un 40 % o 50 % de las tropas rusas está “en posición de ataque” y que los incidentes en la línea del frente forman parte de “una campaña de desestabilización de Ucrania” previa a una invasión.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, le afirmó a la cadena ABC que Rusia había reunido los elementos “necesarios para una invasión exitosa”. “No creo que sea un farol”, declaró.

Rusia no ha divulgado el número de soldados desplegados en las fronteras con Ucrania o en las maniobras conjuntas con Bielorrusia.

El ministerio de Defensa anunció que Putin supervisaría personalmente maniobras militares que incluirán lanzamientos de misiles balísticos y de crucero capaces de llevar cargas nucleares.

Estos ejercicios movilizarán fuerzas del distrito militar Sur, las fuerzas aeroespaciales, las flotas del Norte y del mar Negro, así como las “fuerzas estratégicas”. Estas últimas están equipadas de misiles con alcance intercontinental, bombarderos estratégicos, submarinos, buques y una aviación naval equipada con misiles submarinos convencionales.

El portavoz de Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que es un “proceso de entrenamiento regular”.

Occidente ha prometido de forma unánime sanciones económicas devastadoras para Rusia si ataca Ucrania. Harían de Rusia un “paria”, dijo el viernes un responsable estadounidense.

Pero Vladimir Putin restó importancia a estas advertencias: “Las sanciones serán introducidas pase lo que pase. Haya una razón o no, encontrarán una porque su objetivo es frenar el desarrollo de Rusia”, indicó.

Durante la jornada del viernes, las partes enfrentadas en el este de Ucrania se acusaron de violar la tregua y de usar armamento pesado. Periodistas de AFP escucharon bombardeos en Stanitsa Luganska, bajo dominio de Kiev.

El jueves, este municipio había sido blanco de un ataque que impactó una guardería.

El presidente de la cámara baja del parlamento ruso, Vyacheslav Volodin, aseguró que Rusia iba a “defender” a los “ciudadanos rusos” que viven en los territorios rebeldes de Ucrania si sus vidas son “amenazadas”.

“Si la guerra empieza, es Europa la que se convertirá en escenario de hostilidades”, advirtió.

Con información de AFP