movilidad

Ojo: este jueves inició la restricción de parrillero hombre en Bogotá: abecé para cumplir la medida

El incumplimiento de la medida conlleva a una multa cercana al medio salario mínimo y la inmovilización de la moto.


Este jueves 21 de abril inició la restricción a la circulación de motociclistas con acompañante hombre, como parte de las medidas de la Alcaldía de Bogotá para fortalecer la seguridad en la ciudad.

En tal sentido, esta regirá los días jueves, viernes y sábado, de 7:00 p. m. a 4:00 a. m.

La restricción exceptúa a la fuerza pública, organismos de socorro y salud; personal de seguridad privada; transporte de personas en condición de discapacidad, aseguradoras y conductor elegido.

Los motociclistas y sus acompañantes podrán portar el número de la placa del vehículo en su indumentaria en un lugar visible, aunque ello no es obligatorio.

Desde el Distrito recordaron que incumplir la restricción de parrillero hombre conlleva a una multa cercana al medio salario mínimo y a la inmovilización de la motocicleta.

¿Sirve la medida?

La alcaldesa Claudia López volvió a ocupar el centro de las críticas por su improvisación a la hora de tomar decisiones en la capital. Como si se tratara de un as bajo la manga y la gran solución a los serios problemas de inseguridad, la mandataria restringió el parrillero en moto de jueves a sábado en horas de la noche. La medida desató la molestia de los motociclistas, y los expertos advirtieron, con estudios a la mano, sobre su ineficacia.

La Alcaldía trató infructuosamente de defender la medida. Aseguró que los delitos de alto impacto perpetrados en motocicleta aumentaron al pasar de 8,6 % en 2021 a 9,2 % en lo corrido de 2022. Además, desde el Palacio Liévano se afirmó que, específicamente, el 11 % de los hurtos a personas este año han sido cometidos por el conductor o el pasajero de una motocicleta.

Sin embargo, si estas mismas cifras se observan desde otra óptica, se concluye que en solo uno de cada diez delitos en Bogotá está involucrada una moto. Una evidencia irrisoria para imponerle una restricción al parrillero.

En el caso puntual de los parrilleros, las estadísticas son aún más bajas. De acuerdo con Futuros Urbanos, en 2021 se presentaron 56.199 hurtos a personas en vía pública, de los cuales 5.115 fueron cometidos por el conductor de la motocicleta y 3.541, por el parrillero en moto, es decir, tan solo el 6,3 %. Es más, los robos cometidos en bicicleta están en la línea de los atracos por parrilleros en moto, con 3.254 casos.

Los mayores hurtos en vía pública en Bogotá siempre han ocurrido en mayor porcentaje cuando el agresor se moviliza a pie. En 2021 hubo 42.022 hurtos a personas y el delincuente iba caminando, lo que representa el 74,7 % del total reportado. “La evidencia siempre ha existido y demuestra que la incidencia de los hurtos cometidos por motociclistas es muy baja. Y lo es todavía más cuando se ve con el parrillero, esa tendencia no ha cambiado. Pero, a pesar de esta realidad, se toman decisiones”, aseguró Omar Oróstegui, director de Futuros Urbanos.

En febrero de 2018, el entonces alcalde Enrique Peñalosa ordenó prohibir el parrillero hombre en moto y en junio de ese mismo año levantó la medida. En su momento, la Secretaría de Seguridad destacó que los hurtos en motocicletas bajaron, pero esa restricción al parrillero fracasó, pues a junio de 2018 los hurtos a personas se dispararon 60,3 % y los hurtos de celulares se incrementaron 84,3 %.

A pesar de esto, la alcaldesa restringió al parrillero en moto e incluso se atrevió a señalar que los delincuentes no roban ni matan en patineta, pero sí en motocicleta. Esta estigmatización llevó a que los motociclistas se volcaran a las calles, causando caos en la movilidad.

“Es una medida absurda, ella es la única que cree que con restricción al parrillero va a mejorar la seguridad. Además, en su afán, no puede salir a generalizar que los motociclistas somos delincuentes. Con su decisión iba a afectar a miles de personas que compraron una moto como solución a los grandes problemas de movilidad que tiene esta ciudad. El 80 por ciento de las motos en la ciudad son para trabajo o alternativa para la movilidad”, aseguró Miguel Forero, director de la fundación Moto Cultura SOS.

A la alcaldesa no le quedó más remedio que retractarse y establecer que la restricción al parrillero será exclusivamente para los hombres. “No tenía argumentos fuertes para poder sustentar el decreto. Esto no va a cambiar el comportamiento delincuencial que registra Bogotá”, indicó Oróstegui.