nación

Atentado en Cúcuta: la historia de la camioneta que usaron en el ataque terrorista en la brigada

La Fiscalía aseguró que el vehículo fue comprado en el mes de mayo y lo pagaron en dos contados por 120 millones de pesos.


Los detalles y la cronología del ataque terrorista que sacudió a la Brigada 30 del Ejército Nacional ubicada en la ciudad de Cúcuta, los contó el fiscal general Francisco Barbosa. El jefe del ente acusador advirtió que el plan para atacar esta sede militar arrancó en 2017 pero solo en mayo de este año se concretó con la compra de la camioneta en la ciudad de Cúcuta y por 120 millones de pesos.

El fiscal Barbosa explicó que el vehículo fue adquirido a través de un contrato de compraventa con un ciudadano en Cúcuta, que ya fue entrevistado por los investigadores. Esta persona le dijo a la Fiscalía que fue contactado el pasado 29 de mayo y seis días después acordaron la venta del vehículo mediante dos pagos: el primero el 2 de junio por 20 millones de pesos y el segundo, dos días más tarde cuando entregaron los 100 millones restantes.

“Ambos pagos enviados a través de domiciliarios, todo el engranaje de esta circunstancia de esta negociación que además tiene una línea de tiempo desde 2017 hasta el día de hoy, está siendo investigado por la Fiscalía y una vez se avance en estas investigaciones procedemos a dar los resultados al país”, dijo el fiscal general.

Preliminarmente la Fiscalía logró identificar en detalle la hora en que llegó la camioneta a la guardia de la Brigada 30, según el fiscal Barbosa, a las 12:30 del medio día y cuando la mayoría de funcionarios estaban en el descanso de almuerzo. Luego, y se trata de establecer, logró llegar hasta el parqueadero principal. “Según los elementos materiales probatorios recaudados ingresó por el control de la brigada y estamos verificando e investigando si se cumplieron o no los protocolos de seguridad en torno a los cuales se producen los ingresos a estas unidades militares”.

Luego de estar en el lugar de parqueo, la Fiscalía estableció que la camioneta estuvo por más de una hora en ese sitio, hasta las 2:45 de la tarde. El fiscal aseguró que el conductor salió de la guarnición militar y cinco minutos después ocurrió la explosión. “Una vez esta persona ingresó con este vehículo lo parquea en un lugar y lo mantuvo hasta las 2:45, posteriormente este sujeto sale y cinco minutos después, a las 3:01 se produce una explosión y ocurre cerca a las oficinas de la Unidad de Estructura de apoyo de la Fiscalía”, señaló el fiscal Barbosa al entregar los detalles de las investigaciones.

En las imágenes que obtuvo SEMANA se observa cómo llega el vehículo a la guardia y es atendido por el personal de seguridad que después de una corta conversación le permite el acceso, esa justamente es una duda que esperan resolver los investigadores: qué argumentó el conductor para ingresar y cuál sería la responsabilidad del personal de guardia.

“Se descarta en esa verificación que hemos realizado, que el conductor se haya identificado como funcionario de la Fiscalía o de cualquier otra entidad pública”, explicó el fiscal general en la declaración que acompañó el ministro de Defensa, Diego Molano.

El fiscal mantiene las hipótesis que en la noche de este martes y horas después del atentado expuso el ministro de Defensa, Diego Molano, sobre la participación del Ejército de Liberación Nacional-ELN, “no se descartan otras hipótesis entre ellas de la Nueva Marquetalia o las mismas disidencias del frente 33 de las Farc”, dijo el fiscal.

Hasta ahora, ni la Fiscalía ni la Policía hablaron de la supuesta captura de una persona que tendría información sobre esta sede militar, o de la hipótesis que se planteó por algunos sectores políticos sobre un supuesto error en un procedimiento de transporte de explosivos para su destrucción.