nación

Balacera en el sur de Bogotá dejó un muerto y cuatro heridos

La Policía reúne las pesquisas necesarias para dar con el paradero de lso responsables de este hecho.


Este miércoles 3 de agosto Bogotá fue nuevamente testigo de una balacera en el barrio San Carlos, de la localidad de Tunjuelito, en el sur de la ciudad. En esta oportunidad, se presume que un hombre disparó a un grupo de cinco personas que esperaban dentro de un automóvil al cambio de un semáforo.

De acuerdo con la información oficial suministrada por la Policía Metropolitana de Bogotá, en el suceso falleció un joven de 23 años y las otras cuatro personas, quienes tienen entre 22 y 26 años, resultaron heridas.

Asimismo, el parte oficial de la Policía señaló que las personas se dirigían hacia sus viviendas luego de compartir en una fiesta celebrada en la noche del martes y madrugada de este miércoles.

Hay una persona que fallece producto de heridas de arma de fuego. Al parecer de manera leve hay otras lesionadas. Tenemos que estas personas, al parecer, estuvieron en un establecimiento público, iban llegando a su residencia y fueron atacados por un individuo desconocido”, informó el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Eliécer Camacho.

En la misma declaración, el alto oficial informó que las personas que resultaron heridas fueron trasladadas al hospital El Tunal, donde fueron recibidos con varios impactos de bala en la espalda y brazos.

De momento, las autoridades realizan las investigaciones correspondientes y se encuentran analizando las cámaras de seguridad del sector, con el fin de dar con el paradero de la moto en la que el atacante huyo. Con respecto a lo anterior, el presunto asesino estaba en compañía de otra persona, quien fue la encargada de emprender la huida en la motocicleta.

Capturan a la banda Los Pegasos, sicarios que operaban en el sur de Bogotá

La cifra de homicidios en Bogotá bajó y es la disminución más importante en dos décadas. Sin embargo, más de 500 casos en lo corrido del año resulta preocupante. Los recientes casos de sicariato en la capital del país se convierten en una alerta ciudadana y una preocupación para las autoridades. En las últimas horas, la Fiscalía logró dar un duro golpe a las bandas dedicadas al sicariato, principalmente en el sur de Bogotá.

Los Pegasos, un grupo de delincuentes responsables del tráfico de estupefacientes en algunos barrios de la localidad de Usme, incursionaron, como estrategia criminal, en el homicidio de sus rivales para garantizar la distribución libre, sin enemigos, de las sustancias ilícitas. Incluso extender su permanencia en la localidad y amenazar a quienes pretendan buscar una posibilidad de meterse en el tráfico.

“La Seccional Bogotá de Fiscalía logró la judicialización de seis personas que harían parte de ‘Pegaso’, una estructura ilegal que estaría involucrada en homicidios, tráfico de estupefacientes y otras conductas criminales en los barrios Yomasa, El Virrey, Compostela, La Andrea, La Esperanza Sur y El Bosque, en la localidad de Usme, en el sur de Bogotá”, señaló la Fiscalía.

Los agentes del Cuerpo Técnico Investigaciones (CTI) de la Fiscalía en la seccional de Bogotá, lograron recaudar en material probatorio que deja a los integrantes de Los Pegasos como responsables de una serie de homicidios en la localidad de Usme y que responderían a retaliaciones violentas entre organizaciones criminales enfrentadas por el tráfico estupefacientes.

“Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, jueces de Control de Garantías de Bogotá impusieron medidas de aseguramiento privativas de la libertad en centro carcelario a 21 supuestos integrantes de tres organizaciones delictivas, a quienes se les atribuyen delitos como homicidio, tráfico de estupefacientes, hurto calificado y agravado, y concierto para delinquir”, explicaron los fiscales.

En la evidencia recaudada por la Fiscalía hay videos, interceptaciones, declaraciones y seguimientos, que se convierten en prueba del alcance criminal que tenía esta organización y cómo, por orden de sus cabecillas, asesinaban a personas simplemente por considerar su vinculación a otros grupos delincuenciales. Dichas pruebas fueron clave para dar captura a esta banda.