judicial

Casa por cárcel al hombre que disparó a quemarropa a taxista en Bogotá porque le golpeó el retrovisor

Marcos David Peña aceptó su responsabilidad en el asesinato. Los familiares de las víctimas no estuvieron de acuerdo con la decisión de mandarlo a la casa.


No fue de bien recibido, por parte de los familiares de la víctima, la decisión de un juez de control de garantías de otorgarle la detención domiciliaria a Marcos David Peña, el hombre que le disparó a quemarropa a Walter Vásquez, un taxista de 41 años de edad.

Pese a que Peña reconoció haber sido la persona que le disparó con un arma de su propiedad al taxista después de tener un cruce de palabras luego de que el conductor lo golpeara, de manera accidental, con el retrovisor del vehículo, a él y a su madre, cuando caminaban por el barrio Berlín en la localidad de Suba, en el noroccidente de la capital de la República el pasado 16 de enero.

El taxista falleció de manera inmediata puesto que el disparo le impactó directamente en el corazón. El agresor, como lo revelan los videos de una de las cámaras de seguridad del sector, se fue del lugar sin siquiera mirar atrás.

Peña se entregó en la mañana del pasado lunes en los juzgados de Paloquemao de Bogotá. En la audiencia aceptó su responsabilidad en los delitos de porte ilegal de armas y homicidio agravado. Pese a esto, y como reclaman los familiares de la víctima, resultó beneficiado con la detención domiciliaria.

Por su parte, Carlos de la Espriella, abogado del procesado, aplaudió que la jueza de control de garantías tuviera en cuenta que su cliente se entregó a las autoridades y aceptó, desde el primer momento, su responsabilidad en estos hechos.

El jurista celebró que se le otorgará “una detención domiciliaria en vez de una detención privativa de la libertad en establecimiento de reclusión, como lo pedía la Fiscalía”.

Tras la aceptación de cargos se deberá citar una audiencia ante un juez de conocimiento que fijará la sentencia. Debido a que aceptó cargos en la audiencia de imputación recibirá un descuento del 50 % en el monto de la condena.

El crimen

Dos cámaras de seguridad del sector fueron clave para establecer la forma en cómo se ejecutó el asesinato del taxista. Uno de los videos reveló que el taxista golpea sutilmente a Peña y a su progénitora que caminan por la calle debido a la estreches de los andenes y la ocupación de los mismos.

Tras discutir fuertemente, el taxista se sube a su vehículo y sigue su camino. Una cuadra después se baja del vehículo —como lo revela la segunda cámara— y busca al peatón para continuar con la discusión. En ese momento, Peña, quien portaba un buzo de color rojo, saca una pistola que tenía en su pantalón y le dispara inmediatamente.

El taxista cae al instante sobre la acera ante la vista de todo el mundo. Su esposa, quien casualmente pasaba por el sector, le brinda los primeros auxilios sin embargo no pudo hacer nada dado que la herida había sido mortal.

Walter Velásquez era el sustento de su familia conformada por su esposa y sus cuatro hijas. Sus familiares hicieron un llamado para evitar actuar con la cabeza caliente y no incurrir en un acto de intolerancia.