judicial

Centros Poblados: Emilio Tapia se declaró inocente por la pérdida del anticipo de 70 mil millones de pesos

El empresario ya enfrenta un proceso penal por la falsificación de las pólizas con las que la Unión Temporal se vio beneficiada para recibir el billonario contrato.


El corrupto y condenado empresario Emilio Tapia se declaró inocente de los delitos de peculado por apropiación, fraude procesal y falsedad en documento privado que le imputó la Fiscalía General dentro del nuevo proceso que se le adelanta por las presuntas irregularidades que se presentaron en el proceso de licitación del contrato con el Ministerio de las Tecnologías de la Información (MinTIC) para la construcción de 7.277 centros educativos virtuales en los departamentos de Amazonas, Arauca, Bogotá, Bolívar, Boyacá, Casanare, Cauca, Chocó, Cundinamarca, Magdalena, Nariño, Putumayo, Quindío, Risaralda, Valle del Cauca y Vichada.

En la audiencia, celebrada este miércoles, se puso de presente que la Unión Temporal habría recibido 70 mil millones de pesos para la compra de equipos. Sin embargo, este dinero habría sido utilizado para gastos personales, la compra de bienes inmuebles de lujo, el pago de deudas y otras actividades totalmente alejadas del fin del contrato.

En el caso de Tapia, el contratista oriundo de Sahagún (Córdoba) se habría apropiado de 6.182 millones de pesos del anticipo del Contrato 1043 de 2020. Este dinero lo utilizó para la compra de una obra de arte, autos, amoblar un apartamento y gastos varios, así como el pago de las coimas comprometidas para recibir el billonario contrato.

Tapia Aldana, uno de los principales protagonistas del escándalo por el ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá- ya enfrenta otro juicio por los delitos de falsedad en documento privado y fraude procesal. Este caso está relacionado con la falsificación de las pólizas del Banco Itaú, la cual fue clave a la hora de resultar favorecidos en la licitación para recibir el contrato avaluado en 1.5 billones de pesos.

El empresario habría sido la pieza clave en contactar a Jorge Enrique López Benavides para que realizara toda la falsificación de las pólizas del Banco Itaú al proceso de licitación convocado por el MinTIC. Cuando estalló el escándalo, incluso, el contratista lo habría presionado para que aceptara su responsabilidad individual y asegurara que jamás había tenido conocimiento o participación en estos hechos.

“Sabía y entendía que con esos documentos inducía en error a las funcionarias públicas encargadas de evaluar el componente jurídico en la propuesta con el fin de obtener la resolución positiva de la licitación, con lo que obtendría una contraprestación económica”, precisó la fiscal del caso en la audiencia contra Benavides que se adelantó el pasado 11 de mayo.

Por estos hechos de corrupción ya fueron imputados los empresarios Ottomar Lascarro Torres y Juan Carlos Cáceres; Luis Fernando Duque, representante legal de la Unión Temporal Centros Poblados; y Juan José Laverde, representante de la empresa Rave Agencia de Seguros. Todos ellos, según manifestaron en la audiencia celebrada el pasado 24 de febrero manifestaron que, pese a declararse inocentes, estaban buscando un preacuerdo o un principio de oportunidad con la Fiscalía General.

Desde el 24 de septiembre Tapia se encuentra privado de su libertad en centro carcelario. En la actualidad se encuentra en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita (Boyacá) cumpliendo la condena por el ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá.