Tendencias

Home

Nación

Artículo

 Los soldados llevan más de dos semanas internados en la selva virgen, sin poder bañarse o comer comida caliente y únicamente hablando en susurros.
Soldados Ejército Nacional - Foto: Salud Hernández-Mora y Edwin Bejarano

orden público

Cerca de 3.000 soldados del Ejército Nacional apoyarán la erradicación de cultivos ilícitos

Los uniformados son recién graduados que serán trasladados al Catatumbo y la Amazonia, donde según información de las autoridades hay municipios con una evidente problemática de narcotráfico.

Este viernes, 2.921 jóvenes que hicieron parte del curso extraordinario para soldados profesionales se graduaron en una ceremonia militar realizada en Nilo, Cundinamarca, y en los próximos días llegarán a reforzar las operaciones militares en contra de los grupos armados organizados.

La finalidad es combatir la cadena del narcotráfico en zonas neurálgicas de Colombia, como en el Norte de Santander, en la región del Catatumbo y en el sur del país. En total fueron 63 pelotones los que recibieron instrucción y entrenamiento en temas relacionados con erradicación de cultivos ilícitos, ubicación y desmantelamiento de laboratorios para el procesamiento del alcaloide, semilleros y cristalizaderos, por lo que contribuirán efectivamente en la lucha frontal contra el narcotráfico.

Con estos hombres, provenientes de varias regiones del país, entre ellos 11 indígenas wayuu, el Ejército Nacional reforzará las labores de erradicación para cumplir la meta del Gobierno nacional trazada para este año 2021, la cual está en la erradicación de 130 mil hectáreas, de esas 70 mil recaer bajo la responsabilidad del Ejército.

Estos uniformados fueron capacitados además en la búsqueda, localización y destrucción de artefactos explosivos improvisados y minas antipersonales, para evitar que las tropas comprometidas en las operaciones militares sean afectadas por estos mortales elementos.

Durante ocho semanas recibieron instrucción en los niveles técnico, táctico y humanístico, que fue complementada con el paso de las pistas en derechos humanos, Derecho Internacional Humanitario, derecho operacional y normas de transparencia.

El general Eduardo Enrique Zapateiro Altamiranda, comandante del Ejército Nacional, señaló que la lucha es contra el peor flagelo que afecta al país en la actualidad; por ello, la misión de las brigadas contra el narcotráfico número 2 y número 3 es afectar de manera contundente las estructuras delictivas para destruir toda la cadena del narcotráfico.

Durante la ceremonia de graduación se activaron oficialmente la Brigada Contra el Narcotráfico número 2, al mando del coronel Édgar Enrique Riveira Zuleta, y la Brigada Contra el Narcotráfico número 3, al mando del coronel Yesid Calderón Céspedes. Estas unidades hacen parte del Comando Contra el Narcotráfico y Amenazas Transnacionales que lidera el brigadier general Juan Carlos Correa Consuegra.

La ceremonia fue presidida por el mayor general Carlos Iván Moreno Ojeda, segundo comandante del Ejército Nacional.

La productividad de la erradicación ha aumentado en un 83 %, al pasar de 83 hectáreas diarias en 2020 a 152 en 2021, según dijo el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, en febrero pasado.

“En lo corrido de 2021, con corte al 11 de febrero, se han erradicado 7.234 hectáreas de cultivos ilícitos, más del doble que en el mismo periodo de 2020, cuando se erradicaron 3.405. Hoy, la fuerza pública adelanta labores de erradicación en todo el territorio nacional, las cuales se concentran en Nariño, Antioquia, Norte de Santander, Córdoba, Putumayo, Caquetá y Guaviare”, dijo el jefe de la cartera de Justicia.

Asimismo, en la base antinarcóticos de la Policía Nacional, señaló que las acciones para lograr estos avances se dan tras un diagnóstico que se formuló en 2019, que arrojó que el 90 % de estos cultivos se concentraban en los departamentos de Norte de Santander, 41.710,9 hectáreas (27 %); Nariño, 36.964 (24 %); Putumayo, 24.972,9 (16 %); Cauca, 17.355,8 (11 %); Antioquia, 9.481,9 (6 %), y Bolívar, 7.965 (5 %).

Además, añadió que ese año el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) identificó 6.785 hectáreas de ese tipo de cultivos en parques nacionales naturales y 14.022 en resguardos indígenas.