nación

Claudia López pidió medidas urgentes al Gobierno para controlar la inflación

El costo de vida en abril llegó a su nivel más alto de los últimos 21 años.


Luego de que el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) revelará que la inflación mensual en abril fue de 1,25 % y la anual del 9,23 % ―la cifra más alta en el país en los últimos 21 años―, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, le pidió al Gobierno nacional medidas urgentes para controlarla.

Según lo aseguró Claudia López, el aumento a un $ 1 millón del salario mínimo en Colombia quedó rezagado por el incremento que ha tenido el costo de vida en el país y los más perjudicados son las familias vulnerables.

“La inflación ya superó todo el incremento del salario mínimo y va rumbo a dejar más gente en la pobreza que la pandemia y está afectando desproporcionadamente a los más pobres y vulnerables”, señaló la mandataria local.

En ese sentido, a renglón seguido, López puntualizó: “es urgente que el Gobierno nacional y las autoridades macroeconómicas la controlen”.

Y es que el país no registraba estos niveles de inflación anual del 9,23 %, desde julio de 2020, cuando fue de 9,29 %.

El dato anualizado de abril equivale a 7,28 puntos porcentuales, por encima de lo que reportaba el Dane en el mismo periodo del año anterior, cuando la inflación fue de 1,95 %.

Individualmente, en abril, el IPC se ubicó en 1,25 %. En ese mes, el arroz, la leche y la carne fueron los productos que más subieron de precio, mientras que la papa ya salió del listado de lo más caro y solo registró una variación mensual de 0,27 %.

Como los alimentos están más costosos, el reflejo de ello se siente en la comida en los restaurantes, a los que ya volvió toda la fuerza laboral en medio de la reactivación de la economía. Pero el incremento en los precios al consumidor de abril se explica también por el costo del alojamiento y los servicios públicos como el agua, la electricidad, el gas y otros combustibles.

Tanto la inflación del mes, como la del año, superaron los pronósticos de los analistas. Para el dato mensual, los expertos le habían apostado a un 0,31 % como mínimo y un 1,10 % como máximo. Entre tanto, en el dato anualizado a abril, las proyecciones se movían entre 5 y 8,8 %.

La carestía está golpeando a los colombianos según su ubicación geográfica. Por ciudades, se destaca que 20 regiones estuvieron por encima del promedio nacional.

En el dato de los doce meses, Santa Marta fue la que tuvo el mayor incremento en el indicador: 12,29 %; seguida de Cúcuta (12,28 %) y Popayán (11,95 %).

Las únicas tres capitales que tuvieron inflación inferior a la del total nacional fueron Bogotá (8,11 %), Medellín (9,05 %) y Manizales (9,07 %).

Entre más pobres, más golpeados

Al ser los alimentos el segmento que más aumenta, el mayor efecto lo están sintiendo los hogares pobres y vulnerables, que son los que gastan la mayor parte de su ingreso en productos de la canasta básica. Según las estadísticas del Dane, en el nivel socioeconómico de los pobres, la inflación de doce meses a abril fue de 11,26 %, es decir, más del 2 % por encima de la del promedio nacional.

Para los vulnerables, los precios variaron un 11,07 %; mientras que para la clase media un 9,43 %, y para la clase alta un 7,46 %.

El Banco de la República, que está aplicando medidas para detener la escalada de la inflación, pronostica que al cierre del año se ubicará en 7,1 %.

Luego de conocer el resultado anual de este indicador, Sergio Olarte, analista de Scotiabank, señaló que, aunque se espera que los precios empiecen a tomar una senda de reducción gradual, existen cuellos de botella en el transporte internacional, debido a la fuerte protección con los contagios de la covid-19 que está aplicando China y a la guerra de Ucrania.

En ese sentido, el experto estima que, en el año, esta variable no bajaría del 7,3 % y en 2023 podría ubicarse en 4 %, debido a los precios de la gasolina, que en Colombia han estado protegidos por los subsidios que cubre el Fondo de Estabilización de Precios.