salud

Colombia llegó al aseguramiento universal en salud, anunció el Ministerio de Salud

Este avance se ha alcanzado gracias a mecanismos como activos por emergencia que, con corte a mayo de 2022, benefició a 1.892.809 personas, siendo reconocidos $2,41 billones.


El Sistema General de Seguridad Social en Salud se ha venido consolidando al cierre del actual Gobierno en frentes estructurales en beneficio de la población colombiana tales como aseguramiento, gasto de bolsillo, oportunidad en el acceso a medicamentos y tecnologías en salud y atención en salud a migrantes.

Así, el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, señaló que desde el modelo de aseguramiento en salud, “Colombia es hoy en el mundo uno de los países con menor gasto en el bolsillo de sus ciudadanos; además, gracias a esta estructura, se pudo garantizar la atención en salud a todos los que lo requirieron durante la pandemia. Con seguridad nuestro sistema es el más progresivo y de mayor garantía de cobertura en Latinoamérica”.

Seguidamente, la viceministra de Protección Social, María Andrea Godoy Casadiego, señaló en el marco de la Audiencia Pública de Rendición de Cuentas vigencia 2021-2022, que “Colombia alcanza el 99,6 % de la cobertura del aseguramiento universal, con una distribución de 24.399.839 personas en el Régimen Contributivo y 24.745.934 en el Subsidiado”.

Este avance se ha alcanzado gracias a mecanismos como activos por emergencia que, con corte a mayo de 2022, benefició a 1.892.809 personas, siendo reconocidos $2,41 billones.

Asimismo, por compensación económica temporal del régimen subsidiado, con corte a mayo, se han reconocido $90.905 millones a 430.313 grupos familiares. En otras acciones se incluye la contribución solidaria y la afiliación por oficio.

Este aseguramiento se complementa con los grandes esfuerzos en la garantía del Plan de Beneficios de Salud por incluir nuevos servicios y tecnologías financiadas con cargo a la UPC, pasando del 86,6 % al 97 %. En el caso de los medicamentos, se pasó del 44,7 % en 2020 al 89,9 % en 2021, y un 93,6 % si se incluyen aquellos medicamentos con financiación condicionada.

Además, el gasto en salud (GTS) como porcentaje del PIB ha mostrado una tendencia creciente desde el año 2000 cuando se ubicó en 5,31 % y para 2021 alcanzó cerca de un 8 %.

“El GTS estimado para las últimas tres vigencias asciende a $81,8 billones en 2019, $82 billones en 2020 y cerca de $89 billones en 2021 sin incluir el gasto del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome)”, dijo la funcionaria en su intervención. Y añadió que el gasto en salud per cápita ha incrementado en los últimos cuatro años en aproximadamente 12 %.

Financiamiento del sector

Para 2022, el presupuesto del aseguramiento y otros programas se proyecta en cerca de $73 billones, un 53 % desde el Presupuesto General de la Nación y un 36 % desde las cotizaciones. Otoniel Cabrera, director de Financiamiento Sectorial, señaló que se proyecta ejecutar el 50 % del presupuesto en el régimen contributivo y el 42 % en el régimen subsidiado.

Por otra parte, en lo que corresponde al gasto público como porcentaje del PIB, especificó Cabrera que el gasto público estimado para 2021 corresponde al 75 % ($66,7 billones de pesos) frente al gasto en salud (GTS) de $89 billones. “Respecto al PIB, el gasto público se ubicó en promedio en los últimos 4 años en 5,8 %”, completó.

A su turno, frente al gasto en bolsillo, el ministro de Salud indicó que Colombia sigue teniendo uno de los más bajos de la región y del mundo, lo que significa que un colombiano tiene un gasto extremadamente mínimo o nulo, a la hora de consultar servicios de salud.

Atención a migrantes

En lo que respecta a población migrante, tras la decisión del presidente de dar estatus temporal de migración a los venezolanos residentes en Colombia, el Ministerio de Salud inició el análisis que condujo a la decisión humanitaria e integradora de afiliar a todos los migrantes.

“Esto permitió que hayamos, hasta el momento, cubierto la salud de 738.349 migrantes y ya estén apropiado los recursos para llegar a 945.169 al final de 2022″, afirmó Iván Mesa, director de Aseguramiento en Salud.

Así mismo, en atención a migrantes, durante 2018 a 2021 se asignaron recursos por $580.423 millones a las entidades territoriales para el reconocimiento y pago de urgencias de la población migrante no regularizada.

Sostenibilidad financiera

De acuerdo con el MinSalud, el gobierno saliente recibió un sistema de salud inviable, con un subfinanciamiento crónico del sector donde las cuentas de servicio no financiados no habían sido pagadas o remitidas a los entes territoriales, generando carteras monstruosas.

Esta situación requirió adoptar una de las políticas más revolucionarias en el sector salud, como es el Acuerdo de Punto Final, un ejercicio que implicó revelación y auditoría de cuentas por parte de todo el sistema y cada uno de los departamentos del país.

Es así como la viceministra de Salud señaló que, tras cuatro años de avances, se revisaron cuentas por 14 billones de pesos por parte de la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres), de los cuales se han girado nueve billones de pesos.

Migrantes Venezolanos
Una de las prioridades del sector salud fue garantizar durante la emergencia sanitaria el aseguramiento en salud y la vacunación de la población migrante residente en el país. - Foto: FUNDACIÓN JUNTOS SE PUEDE

“De los recursos aprobados se han girado $6,8 billones con recursos extraordinarios al sistema, de estos recursos $5,3 billones se han girado a 1.642 prestadores y $1,1 billones a 33 EPS”, explicó la viceministra.

Asimismo, en Acuerdo de Punto Final territorial, entre las vigencias 2019 a 2021, se reconocieron deudas por valor de $1,83 billones. De ellos la Nación ha cofinanciado $1,13 billones y los territorios han pagado $699,8 mil millones. “También se han saneado deudas directamente a 35 EPS, 631 IPS y 170 Proveedores por un valor de $1,32 billones”, dijo Godoy.

En otros datos, se dejó conocer que durante 2019 a 2021 se dispusieron recursos por $321.647 millones, de los cuales fueron beneficiarias 75 IPS con créditos por $201.647 millones con cuatro EPS (Coosalud, Coomeva, Compensar, Mutual Ser) y desembolsos por $120.000 millones girados directamente a 134 IPS.

Para la vigencia 2022 a través de Findeter, se aprobó una línea de crédito con tasa compensada para el sector salud por un monto de $172.725 millones, la cual se ejecutó en capital de trabajo, sustitución de deudas e inversión de las IPS y EPS y se incrementará a $300.000 millones.

En compra de cartera se distribuyeron recursos por valor de $487.456 millones, de los cuales $79.940 millones se giraron en 2018, beneficiando a 10 EPS y a 88 IPS, y $407.517 millones en la compra de cartera excepcional de 2020 en el marco de la emergencia sanitaria que beneficiaron a 11 EPS y a 337 IPS.

Seguridad sanitaria

Colombia presentó importantes avances en la búsqueda de producción de medicamentos y otras tecnologías en salud, de cara a garantizar la seguridad sanitaria del país ante futuras emergencias sanitarias.

En tal sentido, Leonardo Arregocés, director de Medicamentos y Tecnologías en Salud, indicó que “en un documento Conpes dejaremos una política basada en cuatro pilares que llevará al país a la producción local de la mayor cantidad de vacunas, biológicos, medicamentos y dispositivos médicos que apoyen una respuesta rápida y efectiva ante nuevas emergencias”.

Y añadió que, como ministerio, “vamos a promover las capacidades industriales de producción de medicamentos, vacunas, dispositivos médicos y otras tecnologías estratégicas. Para esto debemos desarrollar el recurso humano a nivel técnico y profesional para la producción a escala y para la investigación y desarrollo”.

Además, precisó Arregocés, dos empresas privadas han manifestado su interés en establecerse en Colombia para producir vacunas: VaxThera, una empresa de capital nacional que comparte el objetivo de tener el país mejor preparado para una futura emergencia, y la empresa china Sinovac, que avanza en la selección del terreno para la construcción de una planta para hacer llenado y terminado, y posteriormente producción del antígeno.