mundo

Ecuador se inunda de narcotráfico: decomisan 2,4 toneladas de cocaína con destino a Europa

El país vecino está sufriendo de este flagelo que se apodera de la región.


La policía de Ecuador decomisó este domingo 2,4 toneladas de cocaína en un contenedor de banano que iban a ser trasladados en un barco con destino a Bélgica, informó el Ministerio del Interior. “Dos toneladas 458 kilos de cocaína fueron incautadas por el can Iro”, señaló la institución en su cuenta de Twitter.

El hallazgo se produjo durante de la inspección a un contenedor cargado con banano de exportación en uno de los puertos marítimos de Guayaquil (suroeste), con salida al océano Pacífico. Una persona fue detenida.

La droga estaba empacada en 2.461 paquetes, ocultos entre las cajas de banano, uno de los principales productos agrícolas de exportación de Ecuador. Entre enero y abril, la policía se ha incautado más de 70 toneladas de droga, según el Ministerio del Interior. En el mismo período en 2021 fueron decomisadas 39 toneladas.

Ecuador, ubicado entre Colombia y Perú, considerados los mayores productores mundiales de cocaína, enfrenta el tráfico de drogas a gran escala y una inusual violencia vinculada al narcotráfico. La nación cerró el año pasado con una tasa de 14 asesinatos por cada 100.000 personas, casi el doble que en 2020.

En 2021 Ecuador confiscó el récord anual de 210 toneladas de drogas, en su mayoría cocaína.

Perú también sufre las consecuencias del narcotráfico

La policía antinarcóticos de Perú anunció que comenzó a incinerar más de 16,3 toneladas de drogas ilegales decomisadas en los últimos cuatro meses, una cifra menor en comparación a las 20,7 toneladas de 2021. La quema, que se prolongará hasta el 1 de mayo, incluye a 6,2 toneladas de pasta básica de cocaína, 4,6 toneladas de cocaína y 5,4 toneladas de marihuana, así como otras drogas de menor pesaje como amapola y opio.

El presidente Pedro Castillo y el ministro del Interior, Alfonso Chávarry, lideraron el proceso de destrucción de drogas arrojando las primeras bolsas de las sustancias en un horno a gas instalado en una base policial al este de Lima.

“La droga y el narcotráfico destruyen y arrebatan nuestra libertad. No se debe ceder ningún espacio al narcotráfico y a todas aquellas actividades ilícitas”, dijo a la prensa Castillo. “Estamos firmes en no bajar los brazos frente al flagelo que destruye a niños y jóvenes, que durante años ha hecho daño permanente a la sociedad y las familias”, agregó el mandatario.

La policía realiza operaciones antidrogas en los valles cocaleros ubicados en la confluencia del río Apurímac, Ene y Mantaro, en el este del país. En esas zonas operan aún remanentes de la guerrilla de Sendero Luminoso aliada al narcotráfico, según la policía.

“La guerra del Estado contra el tráfico ilícito de drogas no tiene pausas ni descanso. El narcotráfico genera la deforestación de nuestros bosques tropicales”, manifestó el ministro del Interior Alfonso Chávarry.

De acuerdo con la ONU, Perú, Colombia y Bolivia son los mayores productores mundiales de hoja de coca y de cocaína. Se estima que la producción peruana es de unas 400 toneladas anuales de cocaína. En Perú más de 84 toneladas de drogas se incineraron en 2021, pese al contexto de la pandemia del coronavirus, según la policía.

Con información de AFP.