Tendencias

Home

Nación

Artículo

Alias Matamba
Alias Matamba en medio de su fuga de La Picota. - Foto: SEMANA

judicial

Exclusivo: estos son los videos que muestran el carro en el que se fugó alias Matamba de La Picota

Alias Matamba es buscado por un grupo especial conformado por integrantes de la Policía y la Fiscalía.

SEMANA reveló en exclusiva los videos que dejan en evidencia cómo se fugó de la cárcel La Picota Juan Larrinson Castro Estupiñán, alias Matamba, el pasado 18 de marzo. Se trata de uno de los narcotraficantes más peligrosos de Colombia y que estaba ad portas de ser extraditado a los Estados Unidos.

En unos de los videos se observa que para su fuga, alias Matamba contó con la ayuda de un vehículo gris de marca Renault Symbol que tenía vidrios polarizados y estaba parqueado dentro del mismo centro carcelario, a la espera que el delincuente se subiera, tras salir vestido como un funcionario del Inpec.

Apoyados en las cámara de seguridad, los investigadores tratan de reconstruir cuál fue la ruta que tomó el vehículo con alias Matamba en su interior, ya fuera de La Picota, de quien según los investigadores aún estaría en Colombia tras su fuga.

En los videos exclusivos de SEMANA se observa que el vehículo ingresó al penal a eso de las 11: 42 p. m. del 17 de marzo y permaneció estacionado por un lapso de una hora y 17 minutos, y finalmente salió del centro penitenciario hacia las 12:59 a. m., es decir, el 18 de mismo mes.

Es de anotar que el reloj de las cámaras de video se encontraba desconfigurado, con una diferencia cercana a los 45 minutos.

En otros videos que días atrás también reveló SEMANA se pudo observar que alias Matamba recorrió los pasillos, listo para fugarse, como si fuera un funcionario del Inpec. Abrió puertas del penal y salió como si nada.

En el primer video reciente al que tuvo acceso SEMANA se observan cuatro cámaras de seguridad de los barrios aledaños a La Picota y, en una de estas, se observa el momento cuando pasó a toda velocidad el carro donde ya iba Matamba.

En las otras cámaras también se observó pasar el Renault Symbol, el cual tenía una falla en su stop derecho, tal como quedó registrado en la parte inferior izquierda de los videos revelados por SEMANA. Un dato clave que están indagando los investigadores.

En la parte inferior derecha de la pantalla también se observó que el vehículo no iba a gran velocidad, según los investigadores para no levantar sospecha a esa hora de la madrugada del pasado 18 de marzo.

En otro de los videos obtenidos en exclusiva por SEMANA es notable que las imágenes no son tan claras para establecer inicialmente el número de la placa del automotor, razón por la que los investigadores analizan minuciosamente cada detalle para poder ubicar otra particularidad que les permita tener pistas y lograr la recaptura de alias Matamba.

Para ello, hay conformado un equipo especial de la Policía y Fiscalía, quienes llevan a cabo una reconstrucción de la ruta del automotor.

Por el momento, la reconstrucción de la ruta arroja que el vehículo llegó al sector conocido como La Sevillana, el cual permite conexión con diferentes regiones del país como los Llanos Orientales

  Cámaras de seguridad grabaron el recorrido que hizo el carro en el que se fugó Matamba. Tomó la Caracas y la Avenida Boyacá hacia el sur de la ciudad.
Cámaras de seguridad grabaron el recorrido que hizo el carro en el que se fugó Matamba. Tomó la Caracas y la Avenida Boyacá hacia el sur de la ciudad.

Es de anotar que SEMANA conoce el recorrido que hizo el automóvil y hacia dónde se dirigió con el capo del narcotráfico, pero mantiene los datos en reserva para no afectar la investigación que llevan las autoridades para recapturar al mafioso, quien se convirtió, entre 2019 y 2020, en jefe de varios militares activos y en retiro en el sur del país, entre ellos el célebre coronel en retiro Róbinson González del Río, quien pocos días antes había recuperado la libertad al acogerse a Justicia Especial para la Paz y hoy está otra vez tras las rejas.

Alias Matamba, antes de ser capturado e ingresar a La Picota, había convertido en sus aliados a algunos militares de alto rango del Ejército en Nariño, a cambio de millonarias sumas de dinero, para poder delinquir a sus anchas.

Cabe señalar que Juan Larrinson Castro Estupiñán era el principal cabecilla de la estructura conocida como Cordillera, del Clan del Golfo. Fue capturado en Floridablanca, Santander, mientras celebraba su cumpleaños.

Le encontraron elementos de valor representados en oro, relojes y dinero en efectivo. Es pedido en extradición por narcotráfico por Estados Unidos. Alias Matamba es señalado de enviar toneladas de cocaína desde El Rosario, Leyva, Policarpa y Cumbitara (Nariño), a través del Pacífico nariñense y caucano. Lo relacionan con el cartel de Sinaloa Nueva Generación.

Las autoridades identificaron que tenía pactos con las disidencias de las Farc y el ELN, en el suroccidente del país, y tenía bajo su mando a por lo menos 200 hombres.

Hace pocos días, la Procuraduría General abrió investigación para establecer los nexos entre varios oficiales activos y en retiro del Ejército con la banda de Juan Larrinson Castro Estupiñán, conocido como Matamba.

En su más reciente edición, SEMANA revela varios testimonios que demarcan una fuga de información para beneficiar a Matamba y sus hombres, así como acciones para bajar la intensidad de los operativos en su contra en el sur del país, al tiempo que se fortalecían los operativos en contra de los enemigos del narcotraficante.

A Matamba lo salpican varios testimonios: “Claro que había fuga de información. En el último momento las operaciones militares se caían porque los de Matamba ya sabían que íbamos por ellos (...) Uno no entendía en ese momento por qué los jefes archivaban la información de inteligencia que se les entregaba con coordenadas de movimientos del grupo de Matamba, horas específicas y objetivos. Ahora ya lo sabemos, porque eran unos vendidos”.

Este tipo de relatos coinciden con que militares de inteligencia y hasta de un exjefe de comisión del ELN con los que habló SEMANA destaparon cómo era la olla podrida de corrupción, tráfico de armas y hasta malversación de dineros públicos que operaba en el Ejército, en el Batallón Boyacá, sur del país, la zona con más hectáreas de coca cultivada, en donde cientos de militares han perdido su vida, mientras otros estaban filtrando información a los ilegales a cambio de dinero.