investigación

Exclusivo: SEMANA revela los audios que salpican al subdirector de la Policía por un millonario proyecto de cámaras

SEMANA conoció un audio en el que se escucha al subdirector de la Policía, el general Hoover Penilla, ordenando sacar a empresas chinas del millonario proyecto para dotar de cámaras a los uniformados.


“Y se va pa’la mierda, a mí cuando me empiezan a mariquear… pa’su mierda”. Esas son las palabras del general Hoover Penilla, subdirector de la Policía Nacional. Su voz quedó registrada en un audio, que conoció SEMANA, con una petición a un subalterno para excluir a toda empresa china de un multimillonario proyecto a fin de dotar de bodycams a los policías de vigilancia en las principales ciudades de Colombia. La inversión supera los 200.000 millones de pesos.

El general Penilla, de acuerdo con la denuncia, no esconde su exigencia: “Ni por el putas me vayan a meter a mí esas cámaras que tienen que ver con chinos”. Se trata justamente de las bodycams, más de 11.000 que se espera comprar en un proyecto de transformación de la Policía, y que por ahora quedó congelado tras presuntas irregularidades en la construcción de la ficha técnica, requisito previo para abrir la licitación.

De acuerdo con el subdirector de la Policía, la “orden es clara”: no abrir espacios a empresas de origen chino en ese proyecto e incluso advierte que la orden proviene del “señor director”. “Si quieren decir que es que yo tengo negocios con las empresas, díganlo, dígalo si quiere, me arriesgo a sostenerlo, pero no quiero saber de esos chinos”.

El proyecto para las bodycams se inició en el Ministerio del Interior mediante el documento Conpes 4064 de 2021. Así se garantizaron los recursos, en total 202.000 millones de pesos, que no se han girado a la espera de completar los estudios técnicos, los mismos que se convirtieron en elementos de prueba de una denuncia que conoció SEMANA.

“Es así, es la orden del señor director y es la mía, nada que tenga que ver con eso, ¿estoy equivocado?”, le dice el general Penilla a su subalterno, la persona encargada de la supervisión del proyecto y que participó durante tres meses, junto con ingenieros del Ministerio del Interior y de la Oficina de Telemática de la Policía, en un comité técnico para la construcción de la ficha técnica de las bodycams.

Los enredos para la entrega del contrato de las bodycams, en los que parece haber un direccionamiento en favor de una empresa, han dejado sobre la mesa la posibilidad de usar el dinero en la compra de motos para la institución.
Los enredos para la entrega del contrato de las bodycams, en los que parece haber un direccionamiento en favor de una empresa, han dejado sobre la mesa la posibilidad de usar el dinero en la compra de motos para la institución. - Foto: guillermo torres-semana

Ante este audio, en el que se nombra al director de la Policía, el general Jorge Luis Vargas, este le manifestó a SEMANA que “en la compra de las bodycams se está haciendo un proceso transparente y claro, del cual he estado pendiente, y espero tener el acompañamiento de los organismos de control para que haya absoluta tranquilidad”.

En las indagaciones de SEMANA, se contactó a una alta fuente de la Policía, quien aseguró que todo se trata de un malentendido y que en realidad, cuando se hace referencia negativa a las cámaras chinas, es por un asunto de seguridad nacional.

Audio

El general Penilla, de acuerdo con el audio, habla de un documento que envió la Oficina de Telemática de la Policía con unas “sugerencias” a la ficha técnica oficial, la que salió del comité de ingenieros. Las recomendaciones, según una fuente consultada por SEMANA, tenían el objetivo de garantizar la participación de una empresa en particular; en la práctica, un aparente direccionamiento.

La molestia del subdirector está en algunos reparos que hace el subalterno, el otro interlocutor en el audio, como responsable de la supervisión del proyecto, y que fueron allegadas por los ingenieros del Ministerio del Interior.

  • General Penilla: Supe que hubo un documento que mandó Telemática con unas instrucciones claras y usted poniéndole allá talanquera, metiendo esa güevonada, y se va pa’la mierda, mano. A mí, cuando me empiezan a mariquear, yo soy buena gente y tenga, escuchó, pero, cuando me mariquean, se van pa’su mierda, hermano, así de sencillo. ¿Le quedó claro?, ¿le quedó claro?
  • Subalterno: Permiso para hablar mi general.
  • General Penilla: No, ¿le quedó claro la orden?
  • Subalterno: Mi general.
  • General Penilla: ¿Que si le quedó claro?
  • Subalterno: Mi general.
  • General Penilla: ¿Le quedó claro?
  • Subalterno: Sí, señor.

En el audio, el general Penilla deja en evidencia que no está interesado en garantizar la participación de una empresa en el proyecto, pero sí ordena quiénes no deben estar: las compañías chinas. En su criterio, las estarían “metiendo” desde la Dirección de Seguridad Ciudadana, a cargo del general Hernán Alejandro Bustamante.

  • General Penilla: Listo, por eso, entonces, no quiero saber que están metiendo los chinos, y los chinos los están metiendo desde allá de Seguridad Ciudadana, no de aquí, es allá donde lo están metiendo, pero una maricada que sí, son componentes chinos y los ensamblan aquí en Colombia. No, no, no, la orden es clara.
  • Subalterno: Sí, señor.
  • General Penilla: Al menos, mientras nosotros estemos aquí es así.
  • Subalterno: Sí, señor, mi general.
  • General Penilla: Listo.

La discusión, que quedó en audio, ocurrió en febrero de 2022, en el despacho del general y subdirector de la Policía. Luego de varios minutos, Penilla hizo una revelación y aseveró que desde la Oficina de Telemática se estaría diseñando la estrategia para sacar a una empresa que, dice el general, no conoce.

  • General Penilla: No tecnología china, y eso lo hacen desde allá, lo hace Telemática, ellos envían ya de la manera y forma de que esa empresa salga.
  • Subalterno: Sí, señor.
  • General Penilla: No tengo ni idea qué empresa es, lo único que sí voy a decir es no tecnología china.
  • Subalterno: Yo no estoy hablando de ninguna empresa tampoco, mi general.
  • General Penilla: Bueno, entonces vaya y cuádrelo con él.

El audio de cinco minutos, que conoció en exclusiva SEMANA, termina con una reflexión de quien se supone es subalterno del general Penilla y recibe la orden de “cuadrar” el problema que tienen con la ficha técnica del proyecto. “No, mi general, yo pido mi retiro”, dice el oficial tras negarse a “cuadrar” lo que su jefe le pide.

Los desmanes de algunos miembros de la Policía en medio de protestas plantearon la necesidad de una reforma, que incluía la compra de cámaras para cada patrullero con el fin de verificar de primera mano su actuar. La millonaria adquisición debió hacerse a través de un Conpes, por un valor de 200.000 millones de pesos, pero por los enredos en la elección del proveedor de esta tecnología no se ha asignado. Aunque no está en los documentos, se rechaza la tecnología de China.
Los desmanes de algunos miembros de la Policía en medio de protestas plantearon la necesidad de una reforma, que incluía la compra de cámaras para cada patrullero con el fin de verificar de primera mano su actuar. La millonaria adquisición debió hacerse a través de un Conpes, por un valor de 200.000 millones de pesos, pero por los enredos en la elección del proveedor de esta tecnología no se ha asignado. Aunque no está en los documentos, se rechaza la tecnología de China. - Foto: guillermo torres-semana

El enredo

Una vez se aprobaron los recursos para este multimillonario proyecto en julio de 2021, que tenía como objetivo principal ofrecer transparencia en los procedimientos de policía a través de las bodycams, aparece un oficial, de acuerdo con la fuente, jefe de armamento de la Policía, y se encarga de hacer varias exposiciones sobre las bondades de una empresa como la eventual contratista.

“El director administrativo y financiero de la Policía, el general Sanabria, convocó reuniones, al menos cinco, donde el mayor Juan Hernández, de armamento, llegó con la ficha técnica de la empresa Eagle Comercial y explicó por qué era la mejor opción para este proyecto”, advierte la fuente de SEMANA y agrega que siempre defendía a la misma empresa y la misma ficha.

En las reuniones participaban delegados del Ministerio del Interior, de la Oficina de Telemática y de la Dirección de Seguridad Ciudadana de la Policía. Al final, la conclusión que dejaron los ingenieros del MinInterior es que resultaba muy extraño que un oficial de la Policía hiciera las veces de agente comercial de una empresa privada y que durante las cinco reuniones solo se habló de una propuesta.

default
- Foto:

Fue en ese momento cuando los ingenieros decidieron convocar un comité técnico para ampliar el panorama de oferentes, dejar por escrito las necesidades de la Policía con las bodycams y desarrollar en conjunto una ficha técnica que se convertiría en el soporte de la eventual licitación y garantía de transparencia. La ficha técnica oficial nace el 13 de diciembre de 2021 y de inmediato se notifica a la Dirección de Seguridad Ciudadana de la Policía.

Dos días después, y a las 4:34 de la tarde, el proyecto para la compra de las bodycams fue radicado ante la oficina del Fondo de Seguridad y Convivencia Ciudadana del Ministerio del Interior, tal y como consta en los documentos que obtuvo SEMANA. Todo estaba listo hasta que un funcionario de la Oficina de Telemática le hizo algunas “sugerencias” a la misma ficha técnica que tardaron tres meses en elaborar los expertos de dos entidades.

“Era claro que las sugerencias estaban orientadas a garantizar la inclusión de una empresa que, por cuenta de la construcción de la ficha técnica con el Ministerio del Interior, se quedó por fuera. Las recomendaciones eran irregulares, pues pasaban por encima del comité técnico”, señaló la fuente.

Fueron esas “sugerencias” a destiempo y por fuera de lo acordado en el comité lo que, al parecer, motivó la molestia del general Penilla. En la conversación, el subdirector de la Policía le dice a su subalterno que la Oficina de Telemática mandó “unas instrucciones claras y usted poniéndole allá talanquera”.

Esas “instrucciones”, de acuerdo con la fuente, serían las sugerencias que los ingenieros del Ministerio del Interior rechazaron de plano por considerar que direccionaban el proyecto. “Los ingenieros del Ministerio del Interior disponen abrir el proceso teniendo en cuenta que no se realizó ningún estudio de mercado ni de otras empresas”, le dijo la fuente a SEMANA.

Gastos pagos

Una denuncia, en poder de la Inspección de la Policía y de SEMANA, apunta al jefe de Telemática de la institución y a otro oficial. El documento advierte que los dos oficiales habrían resultado beneficiados con un viaje a Estados Unidos, al parecer, pagado por la empresa que justamente estaba atenta al proyecto de implementación tecnológica con las bodycams para la Policía Nacional.

En la denuncia se anticipa que el coronel Juan Carlos Benítez y el mayor Jansen Jaír González estuvieron en Estados Unidos, “según boletos de viaje comprados por particulares con un fin corrupto”. El documento es del jueves 6 de enero de 2022 y señala que el mismo coronel Benítez aseguró cómo estaría a su cargo la aprobación de la ficha técnica para el proyecto de las bodycams.

La advertencia que hicieron llegar a la Inspección de la Policía, en criterio del abogado José Ignacio Calle, apoderado especial de un oficial que señaló las irregularidades, debe ser investigada por la misma institución y los entes de control.

“Cómo es posible que los directivos que deben fijar las condiciones técnicas de un proyecto de semejante calado reciban beneficios (viajes) de una empresa que le apuesta a participar de una eventual licitación”, aseguró el abogado en entrevista con SEMANA.

¿Quién responde?

En diferentes oportunidades, SEMANA se comunicó con el Ministerio del Interior, la Policía y, de forma particular, con los generales mencionados en el audio, en las advertencias y denuncias. Pero el cuestionario que se remitió al MinInterior desde este medio terminó en manos de la oficina de comunicaciones de la Policía, con respuestas que correspondían a la cartera de Gobierno.

El general Henry Sanabria, jefe de la Dirección Administrativa y Financiera de la Policía, insistió en que no se han girado recursos y, por tanto, no hay proceso “precontractual ni contractual”. Lo que sí advirtió es que el proyecto de implementación tecnológica está a punto de terminar sepultado por cuenta de las demoras en el mismo proceso.

“La próxima semana habrá una reunión en el Ministerio del Interior para definir si se ejecutan esos recursos o se destinan a temas de movilidad, como motos”, explicó el general Sanabria, al cuestionarle por qué una promesa de Gobierno se quedó dando vueltas en los despachos de la Policía y, después de un año, con aprobación de recursos, los uniformados siguen sin las bodycams.

Respecto a las exigencias del subdirector de la Policía de excluir empresas chinas del proyecto, el general Sanabria aseveró que “legalmente” no se pueden excluir proponentes, pero en reuniones “internas” se ha advertido un riesgo de seguridad nacional para las entidades del Estado. La respuesta se convierte en un tema espinoso, pues dejaría en el aire y en duda las condiciones que tendrían las empresas de participar en proyectos con el Estado, en especial si son de origen chino.

Además, llama la atención que en una respuesta que dio Sanabria a SEMANA quedó claro que cuentan con tecnología de este país, pues “actualmente la Policía Nacional tiene en sus inventarios cámaras Axon de EE.UU, británicas y chinas”, señaló.

El general Penilla nunca respondió el cuestionario sobre su participación en ese audio y las supuestas exigencias al proyecto, que, según el general Sanabria, era de su competencia en razón de su cargo como subdirector de la Policía. Por ahora esas inquietudes se quedaron sin respuesta, y los policías, sin las bodycams, a pesar de que el Gobierno aprobó los recursos hace más de un año.