política

Juan Manuel Galán buscará que el Nuevo Liberalismo arrase en las regionales de 2023

El partido, que no logró una votación satisfactoria el pasado 13 de marzo, seguirá construyéndose en su renacimiento.


El Nuevo Liberalismo, el gran proyecto de los hermanos Galán, se jugó el todo por el todo y perdió. La estelar lista al Senado, el despliegue nacional, la robusta estrategia comunicacional y la aspiración a la Presidencia de Juan Manuel Galán no fueron razones suficientes para lograr el umbral. El partido necesita madurez política y el excandidato pretende continuar su construcción desde la dirección.

En una sesión del Consejo Nacional del Nuevo Liberalismo, se designó a Juan Manuel Galán como director nacional temporal. El doctor Fernando Galindo, quien asesoró a Luis Carlos Galán en temas de salud, ocupaba el cargo anteriormente.

El cambio se dio como reconocimiento al excandidato por su lucha para recuperar la colectividad y por resucitarla. Adicionalmente, se necesitaba un liderazgo fuerte para reforzar los cimientos del mismo.

El Consejo Nacional se reunió en Bogotá, con presencia virtual de algunos de sus miembros. Entre ellos se destacan figuras como Gloria Pachón, madre de Juan Manuel, y Andrés Talero, representante legal de la colectividad.

“El medio millón de votos en las urnas lo legitima para que asuma la vocería y representación de la colectividad a nivel nacional. ¡Siempre adelante!”, escribió la colectividad en redes sociales, junto a fotografías del momento en el que se decidió nombrar a Galán.

Galán asumió el reto y recalcó que se trata también de una preparación de cara a las elecciones regionales de 2023, en las cuales su hermano, Carlos Fernando Galán, sería una de las principales opciones para disputar la Alcaldía de Bogotá.

“Asumo la jefatura del partido Nuevo Liberalismo para continuar con su construcción, su fase de renacimiento. Uno de los primeros retos que tenemos por delante es la organización del Congreso Nacional del partido, en donde vamos a adoptar nuevos estatutos y la nueva estructura”, dijo.

Entre los nuevos mecanismos de sofisticación del partido, Galán planteó un centro de pensamiento, un medio de comunicación y una escuela de formación para los candidatos, militancia y voluntarios.

“Este va a ser un partido desde las regiones, va a construirse desde las regiones. No va a ser un partido centralista y excluyente que les dé la espalda a las regiones. La gente, los líderes territoriales, sociales y ambientales tendrán un reconocimiento especial en esta fase de construcción del partido”.

Aseguró que esta construcción se hace “con miras a tener un triunfo contundente” en las elecciones locales y regionales de 2023.

Nuestro gran reto electoral es convertirnos en la primera fuerza territorial de Colombia. Vamos a tener candidatos a los concejos municipales, a las asambleas, alcaldías y gobernaciones. Eso nos va a permitir tener una estructura territorial con gente que llegue comprometida y sintonizada a defender las causas del Nuevo Liberalismo”, aseveró.

También anunció que el 20 de julio, cuando se posesione el nuevo Congreso de la República con dos representantes suyos, el partido radicará su agenda legislativa. En ella, asegura, le propondrán al país una reforma electoral y la regulación del uso adulto del cannabis.

El Nuevo Liberalismo fue el gran perdedor de las pasadas elecciones en Colombia. Después de desistir en unir su lista a la Coalición Centro Esperanza y forjar un atractivo ramillete de candidatos en lista cerrada al Senado, se quemó al no poder llegar al umbral. La colectividad obtuvo solo 329.756 votos.

Galán, a pesar de ser el segundo de su coalición, tampoco tuvo el resultado esperado. Un poco más de 400.000 votos hicieron que Sergio Fajardo le ganara con una amplia diferencia. Ahora el foco es la elección territorial, con Carlos Fernando Galán como posible protagonista en Bogotá. La apuesta, tal como la describe Juan Manuel, también será ambiciosa de cara a 2023.

Noticias relacionadas