nación

La Fiscalía le dice a Jhonier Leal que no lo vuelva a hacer

Un juez definirá si el acuerdo de la Fiscalía con Jhonier Leal por el homicidio de su hermano Mauricio Leal y su mamá Marleny Hernández cumple los requisitos de ley.


La que podría ser la última vez que Jhonier Leal esté en frente de un juez, de forma virtual en la próxima década, se cumplirá este martes mientras avalan el acuerdo por el homicidio de su hermano Mauricio Leal y su mamá Marleny Hernández. En el documento conocido por SEMANA la Fiscalía fija unos compromisos al confeso asesino.

Cuatro meses han pasado desde el doble asesinato ocurrido en la lujosa vivienda del estilista en la vía La Calera, al nororiente de Bogotá. Jhonier sigue en el búnker de la Fiscalía y a través de su abogado le ha contado al país que tiene la intención de aceptar los hechos, pero a cambio espera una condena un tanto benévola.

La Fiscalía lo escuchó y las víctimas lo vieron: Jhonier Leal, en una audiencia viral, transmitida por SEMANA, reconoció ser el autor del asesinato de su propia familia y pidió perdón, con una cuestionada reflexión, “prometo que no lo volveré a hacer”. Ahora es la Fiscalía la que pide a Jhonier que se comprometa a no repetir actos criminales.

Así quedó consignado en el acuerdo que firmó la Fiscalía con el asesino. En el documento de 25 páginas el ente acusador hace un resumen de los hechos, una cronología del caso y de cómo Jhonier pasó de estilista a asesino. En ese mismo escrito la Fiscalía fijó unos compromisos para el hermano de Mauricio Leal, que llamaron la atención, no solo por ser un trámite, sino por la gravedad y el impacto del caso.

“Igualmente hará su manifestación expresa y pública de su compromiso a jamás reiterar conducta punible alguna en contra de ningún SER HUMANO ALGUNO”, así con mayúsculas, lo señala de manera expresa la Fiscalía en el documento en el que además se incluyen otros compromisos como pedir perdón al país.

La primera manifestación de arrepentimiento de Jhonier no fue de buen recibo para las víctimas, sus propias tías. Incluso por redes sociales reprochaban el amago de confesión y le criticaban que al decir: “Prometo que no lo volveré a hacer”, era igual a una burla, pues no tenía dos mamás para insistir que no cometería un acto semejante, como si se tratará del robo de un celular.

El acuerdo, todo el documento, fue entregado a un juez que este martes tendrá que decidir si acepta dicha negociación entre la Fiscalía y Jhonier Leal. En este se estableció que la pena sería de 27 años y cinco meses de prisión, el juez revisará que tan ajustada a la ley se encuentra esa condena, si satisface a la justicia o por el contrario resulta irrisoria con el daño causado.

Un asunto que la Fiscalía conoce bien y que se anticipa es la oposición que harán las víctimas a ese acuerdo. Desde el inicio del proceso fueron, a través del abogado Elmer Montaña, categóricas en señalar que el ente acusador no imputó el delito de tortura, cuando los hechos narrados por el fiscal del caso claramente lo constituyen.

El juez podría escuchar a las víctimas y sus reparos para insistir que la pena debe ser más alta. Ese escenario pondría en riesgo cerrar el caso a través de la condena, porque necesariamente el juez debe ponderar los reclamos de las víctimas y así definir una condena. También podría pasar por alto, ignorarlo y fijar de una vez la condena con Jhonier Leal.