política

La historia de una mentira de la que no escaparon el presidente, el fiscal y el alcalde de Medellín

Les reportaron que Manolo había sido capturado, pero el hombre se había entregado. Todos salieron a divulgar el hecho, pero después rectificaron. Dos oficiales están en riesgo de salir de la institución.


La falsa captura de Ismael Darío Lopera, alias Manolo –el presunto abusador de al menos 15 menores de edad en un jardín infantil en Medellín administrado por el programa Buen Comienzo– generó indignación. Tras haber divulgado que todo había sido el resultado de un operativo, el abogado de Lopera demostró, con video en redes sociales, que su cliente se había entregado a las autoridades de manera voluntaria.

El escándalo tiene muy cerca la finalización de la carrera oficial del Comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, general Pablo Ferney Ruiz, además de la del jefe de la Seccional de la Sijín, el teniente coronel, Jair Morales. Los dos fueron separados de su cargo, pero no está descartado que les pidan las bajas en la institución en los próximos días.

Nadie sabe oficialmente quién mintió o de dónde salió la versión que apuntaba a que Ismael Darío Lopera había sido capturado. Lo cierto, es que la información de la detención se fue regando como espuma, pasó por la Sijín, la Policía Metropolitana de Medellín y hasta el propio alcalde, Daniel Quintero, convocó a conferencia de prensa, donde le contó al país que el hombre más buscado por las autoridades durante los últimos días en Antioquia ya estaba tras las rejas y había sido capturado en un operativo de más de 150 uniformados de la Policía.

Anunció además que pagarían la recompensa a quienes ayudaron a dar con su paradero: “Vamos a pagar la recompensa por la información que nos permitió la captura. Quiero agradecer a la ciudadanía que nos ayudó en ese proceso, a la Policía Metropolitana, al señor Fiscal General de La Nación que estuvo al frente de esta investigación y de todo el proceso judicial desde el primer momento”, dijo.

El fiscal general, Francisco Barbosa, también habló sobre la captura de alias Manolo e informó que se presentó en Santa Rosa de Osos. El propio presidente Iván Duque también cayó en la mentira: “Gracias al trabajo articulado de la Policía y la Fiscalía fue capturado en Santa Rosa de Osos (Antioquia) Ismael Darío Lopera, señalado de abusar de niños en centro infantil de Medellín. Todo el peso de la ley contra quienes atentan contra nuestros menores”, escribió en su red social Twitter.

Incluso el propio director nacional de la Policía, general Jorge Luis Vargas, reportó la captura desde Bogotá. Y mostró la fotografía de Manolo firmando un registro de ingreso a la estación, además del volante donde ofrecían la recompensa por la ubicación de su paradero con la palabra ‘capturado’.

Nadie, hasta el momento, sabía que se trataba de una falsa captura y que alias Manolo se había entregado personalmente a la Policía junto con Alberto Álvarez Duque, su defensor, quien grabó desde el momento en que ingresó a la estación, preguntó por el comandante, visitó varias oficiales y finalmente les reportó a un grupo de uniformados que su cliente se entregaría a la justicia. Los policías se colocaron sus chaquetas mientras el abogado fue hasta su carro y condujo a Ismael Darío Lopera, quien quedó a disposición de los uniformados.

En ese orden de ideas, ¿por qué los uniformados que recibieron a Manolo no contaron la verdad? ¿Qué buscaban? ¿Le reportaron a su comandante que el presunto abusador se había entregado? ¿Le mintieron? ¿De dónde nació la mentira? ¿Por qué la información falsa escaló hasta el presidente y nadie evitó que se propagara e incurrieran en error? ¿Alguien estaba detrás de la recompensa de 50 millones? Todas esas preguntas quedan en el aire y deberán ser esclarecidas en los próximos días porque además dicha mentira se quedarían sin sustento pronto porque el abogado del supuesto abusador no solo grabó la entrega, sino que varios uniformados la presenciaron, según se observa en las imágenes.

El alcalde Daniel Quintero no tuvo otro remedio que aclarar la información: “Celebramos que Ismael Dario Lopera esté hoy tras las rejas acusado por los delitos de acceso carnal abusivo. Sin embargo, hemos sido informados que se trató de una entrega y no de una captura. Policía ha anunciado correctivos por la información suministrada”, precisó. La Policía también rectificó y anunció la separación del cargo de los dos oficiales.

Lo cierto es que Lopera sí se entregó por presión de las autoridades y ahora está en entredicho la carrera de dos oficiales que podrían quedar por fuera de la institución en los próximos días. ¿Algún día el país sabrá dónde nació la mentira?

Noticias relacionadas