Home

Nación

Artículo

Este sería el tercer contrato en menos de un año que es denunciado por suscribirse con documentos falsos.
Este sería el tercer contrato en menos de un año que es denunciado por suscribirse con documentos falsos. - Foto: FABIO POSADA / Carlos Julio Martínez Támara

valle del cauca

La mala hora de Emcali: otro millonario contrato con pólizas falsas salpica a la principal empresa pública de los caleños

La principal empresa pública de los caleños está en la mira de las autoridades por la firma de varios contratos con pólizas falsas.

Los escándalos por líos de contratación en las Empresas Municipales de Cali, Emcali, parecen un capítulo de nunca acabar. No solo por los episodios registrados hace dos meses con el dudoso millonario contrato interadministrativo número 600-CIA-1758-2020, celebrado el 22 de octubre de 2020, del cual se conoció que la compañía no tendría capacidad para ejecutarlo, sino por las denuncias de posibles pólizas de seguros falsas para amarrar jugosos convenios.

Tras lo denunciado por esta revista y que dejó entrever que Emcali tendría nexos con Emilio Tapia y el escándalo de Centros Poblados, la Fiscalía reveló que tiene bajo la lupa dos contratos con el Consorcio Clasificación Puerto Mallarino y con Renovación Puerto Mallarino.

Ambos contratos, que suman más de 6.000 millones de pesos, fueron finalizados por Emcali al enterarse, luego de ser firmados y por el escándalo de la prensa, que se habrían presentado pólizas de seguro falsas.

“Después de la información que nos dio Itaú, ante los hechos evidentes que se han presentado, se tomó la decisión entre las partes de dar por terminados los contratos”, dijo en su momento Hernando Morales, abogado de Emcali.

Sin embargo, SEMANA conoció que estos dos no serían los únicos contratos con pólizas falsas. El Sindicato de Trabajadores de Emcali, Sintraemcali, le entregó a esta revista pruebas de que dicha empresa firmó en mayo una consultoría para diseñar el plan maestro de acueducto y alcantarillado en Cali, pero el convenio fue suscrito con documentos falsos.

La situación es sumamente grave, porque el contrato tenía por objeto asegurar el agua de los caleños en los próximos 30 años y cuenta con un presupuesto de más de 26.000 millones de pesos. El contratista, Unión Temporal Máster Plan Cali 2021, presentó un certificado de cupo de crédito suscrito supuestamente por el Banco Itaú para participar en este proceso, pero habría incurrido en el delito de falsedad en documento privado.

Esto porque la mencionada entidad bancaria confirmó al director de gestión contractual de Emcali, mediante Oficio del 5 de noviembre, que no había expedido dicha certificación. Dicho lo anterior, el contrato se suscribió con papeles falsos, tal como sucedió en el caso de Centros Poblados y, más recientemente, en la misma Emcali, donde también se aportó documentación falsa en los contratos para reponer los componentes priorizados de las unidades de clarificación de la PTAR de Puerto Mallarino y el destinado a la renovación de los componentes priorizados de la alimentación eléctrica de la PTAR de Puerto Mallarino Fase 1.

Ante la situación, Jhoni Trejos, dirigente Sindical de Sintraemcali, indicó: “Estamos en la punta del iceberg de este tema, la preocupación es que al alcalde se la ha informado sobre la situación, pero no hay control en el caso de contratación y documentos falsos que afecta el futuro del agua”, indicó.

Sumado a este escándalo, Emcali acarrea con la sombra de una posible privatización y afectación de sus recursos si es aprobada, vía jurídica, la creación de la sociedad mixta Cali Inteligente, con la cual el alcalde Jorge Iván Ospina quiere quitarle facultades a la empresa en la operación del alumbrado público.

En detalle, Ospina pretende crear una sociedad en la cual la Alcaldía tenga 55 % de participación y el otro 45 % sea entregado a un privado, para amarrar el contrato por 125.000 millones de pesos anuales que deja la operación del alumbrado público. Y aunque el tema fue archivado el pasado jueves en el Concejo, la Dirección Jurídica de la Alcaldía buscará otras vías para poder dar el “salto tecnológico”, como ellos lo han llamado.

La concejal Ana Erazo describe a la sociedad Cali Inteligente como “un negocio redondo”, mientras que el también cabildante Roberto Ortiz dice que esto lesionaría seriamente las finanzas de Emcali. ”Señor alcalde, su administración aprobó el año pasado el acuerdo que le permitía ampliar facultades a Emcali para crear una ciudad inteligente, pero ahora usted se empecina en quitarle a esa empresa esa oportunidad de negocio y prefiere crearle competencia con un socio privado que usted escogerá a conveniencia”, señaló Ortiz.

Sintraemcali asegura que, como estos contratos, podrían existir muchos más firmados este año, en los cuales habría manto de duda sobre pólizas y ejecución. “Están desangrando a la principal empresa pública de los caleños”, advierten.