política

La verdadera historia de la fiesta de Rodolfo Hernández en un yate en Miami: habla uno de los asistentes

El empresario Mauricio Sánchez le contó a SEMANA todos los detalles de lo que ocurrió y desmintió a Daniel Coronell.


En las últimas horas se generó una gran polémica por una fiesta en la que sale el ingeniero Rodolfo Hernández con varias personas en Miami, en octubre de 2021. El hecho ocasionó un escándalo por la forma como se mostró la información. Sin embargo, algunos datos serían falsos.

SEMANA conversó con Mauricio Sánchez, un empresario colombiano que vive en Miami, que estuvo en ese evento y que desmintió varios de los hechos relatados por el periodista Daniel Coronell.

Un primer hecho que desmiente Sánchez –sobre quien el periodista no dice el apellido en su artículo– es que le ponga el apodo de alias “mal ejemplo”, nombre por el cual, según él, nunca lo han conocido.

“¿Ese mal ejemplo es ser empresario hace más de 20 años, con esposa, hijos, que vive en Miami? No sé qué tan mal ejemplo sea eso para la sociedad colombiana”, replicó Sánchez.

Pero, además, dice que Coronell tiene sus datos personales y hasta su dirección y que nunca lo buscó para contrastar esa información. “Tiene mi nombre, mi apellido, mi número de cédula, él lo sabe. Y yo lo sé porque quien le pasó la información a él me llamó hace ocho días, se llama Luis De la Hoz”, reveló el empresario colombiano.

De la Hoz es importante en esta historia porque, según cuenta Sánchez, fue candidato al Senado por el partido Gente Nueva, de la cual ambos hicieron parte. Reclama que el trasfondo de la información y el propósito de sacarla ahora sería afectar al ingeniero a días de las elecciones, porque De la Hoz, que inicialmente estaba con Hernández, hoy está con Gustavo Petro.

El empresario reclama el hecho de la cercanía que tuvo con De la Hoz sobre quien siente que hoy le dio la espalda. Dice que varias veces lo invitó a su casa y hasta cenó con su familia, por lo que considera una ofensa la forma como se ha publicado la información, y por lo tendencioso del relato.

Sánchez cuenta que se conoció con De la Hoz porque entre ambos lideraron una recolección de firmas por el ingeniero en esa ciudad, cuando el candidato tuvo que presentarlas a la Registraduría hace unos meses para avalar su candidatura. Hoy el empresario caleño se arrepiente de haber sido voluntario de esa campaña por lo que ha implicado para su vida personal.

Reclama que precisamente terminó en Estados Unidos porque en Colombia fue voluntario de algunas campañas en Cali y eso le generó amenazas que lo llevaron a vivir allá.

Asegura que su papel como empresario es reconocido en varias regiones del país y Miami, y que quienes han trabajado con él pueden dar fe de que no ha actuado incorrectamente en ningún momento.

Mujeres, no prepagos

Uno de los hechos que más le reclama Sánchez a Coronell es el hecho de que haya mostrado a las mujeres que se encontraban allí como personas que se dedican a la compañía de hombres y a tener relaciones sexuales.

“Atenciones que incluían la presencia de once jóvenes mujeres ataviadas con minúsculos trajes de baño que hicieron las delicias de los paseantes bailando animadamente mientras caía el sol y se hacía de noche en la paradisíaca bahía de Biscayne en Miami”, dice Coronell en su artículo.

Sánchez reclama que no eran mujeres cualquiera, sino que se trataba de su misma familia: su esposa, cuñadas, entre otras amigas que departieron esa noche con varios de ellos.

“Una de ellas es mi esposa, mamá de mi hijo, que resulta que ahora es una p... según Daniel porque está montada en un yate en Miami en vestido de baño”, dice.

Sánchez reclama que en ese contexto de la ciudad es normal que las mujeres estén con esos atuendos, no solo por el calor que hace allí, sino que dice que es hasta machista pensar que por el hecho de ser mujeres tienen que estar tapadas y los hombres no.

“¿Él no sabe y vive aquí? ¿Cuántas mujeres andan en tangas en la calle? ¿O es que estaba esperando que mi esposa y mi cuñada y las novias de un par de amigos se montaran a un yate de alguna manera en particular?”, reclama airado el empresario colombiano.

Como Coronell mostró en su artículo a estas mujeres fue uno de los hechos que más ofuscó a Sánchez con el periodista y con De la Hoz, quien fue su amigo hasta hace un tiempo. “Ese tipo estuvo en mi casa, conoce a mi esposa y a mi hijo”, dijo. “Fue capaz de tirarle al ingeniero y pasar por encima de mi esposa y de mi hijo”, reclamó.

¿Cuándo fue la fiesta?

Aunque Coronell en su artículo menciona que pensaba que el encuentro fue en octubre, por un hecho que no tiene comprobado genera dudas sobre si había sido la semana pasada. Dice que desde la oficina de Pfizer en Colombia “de manera astuta” le respondieron que ningún ejecutivo de la farmacéutica estuvo “la semana pasada con el candidato”.

“Yo nunca hablé de que el paseo hubiera ocurrido la semana pasada. Después de recibir la comunicación, insistí en que si el encuentro había sido en octubre y ya no me contestaron”, dice Coronell para generar dudas sobre cuándo se realizó el evento.

De hecho, el ingeniero aclaró que eso fue el año pasado. “Les parece mal que yo esté de vacaciones en Miami en 2021, pero no les parece mal que Petro se emborrache y con tremenda borrachera se suba a las tarimas a hablarles a los electores, ni los ‘petrovideos’, el pacto de La Picota y su estrategia criminal. Están es desesperados”, aseguró el candidato presidencial.

Sánchez le confirmó a SEMANA que efectivamente el hecho ocurrió en octubre del año pasado, cuando Hernández hasta ahora sonaba como candidato y venía tomando impulso.

Incluso, ni siquiera había presentado las firmas a la Registraduría, ya que ese hecho ocurrió el 13 de diciembre. Además, una encuesta del Centro Nacional de Consultoría (CNC) para SEMANA evidencia que para la fecha que fue la fiesta en el yate Gustavo Petro llevaba una amplia ventaja con un 19,7 %, le seguía Sergio Fajardo con 5,8 % y luego estaba el ingeniero con 4,6 %. Fue la primera vez que se habló del “fenómeno Rodolfo”.

El contexto del encuentro es que ante los buenos números del precandidato, y aprovechando una visita a la ciudad de él y parte de su familia, invitaron al ingeniero al paseo en yate junto a parte de su familia, entre los que estaban sus hijos Luis Carlos y Rodolfo José, el último lo acompaña habitualmente a todos los eventos.

No solo tuvieron esa fiesta privada en el yate, sino que vieron el partido de la Selección Colombia contra Brasil, que quedó 0-0, en el restaurante colombiano El Gran Bamboo. Según Sánchez, ese fue el motivo principal de la visita del ingeniero a la Florida.

“Mandamos a invitar al ingeniero con Luis De la Hoz. Le dije ‘Luis, traigamos al ingeniero para que la gente en Miami empiece a conocerlo y a saber quién es, que está aspirando a una candidatura, porque en ese momento ni si quiera era candidato. Estaba en recolección de firmas”, aseguró el empresario.

El evento en el yate fue el 9 de octubre. Sánchez aclara que eso no tiene nada de raro en esa ciudad y que es común que quienes vayan a visitar esa parte de la Florida alquilen ese tipo de espacios.

Además, reclama que Coronell muestre la cifra de 5.000 dólares como escandalosa, cuando los precios por el alquiler rondan ese precio y sabiendo que no es una interpretación correcta compararlo con pesos colombianos.

En el estado de la Florida el salario mínimo de cualquier trabajador ronda los 11 dólares por hora, es decir, a la semana una persona puede generar por lo menos unos 1.500 dólares mensuales en los trabajos menos remunerados, es decir, unos 5,8 millones de pesos colombianos al cambio actual.

“Un plan de yate en Miami es una salida a comerse un perro caliente en Bogotá, Cali o Medellín. Aquí hay miles de yates en este momento en el mar, hay millones de personas montadas en miles de yates en este momento y es una cosa normal, y seguramente todas las mujeres que están en los yates andan en tangas”, reclama Sánchez.

Y agrega: “5.000 dólares se reúnen entre 10 personas, pero quieren hacerlo ver como la gran cosa”. Compara, por ejemplo, lo que cuesta un yate de ese estilo en Cholón en Cartagena, que puede rondar los 4 millones de pesos, desde los precios más económicos.

¿Altos ejecutivos de Pfizer?

Coronell también menciona en su artículo que en el yate se encontraba un alto ejecutivo de la farmacéutica Pfizer, Christopher Ariyan, gerente para los países andinos y que supuestamente desde allí habrían costeado el encuentro, haciendo ver que se trataba de un lobby para generar suspicacias y mostrar como si la multinacional estuviera detrás de la candidatura del exalcalde de Bucaramanga. Sánchez también desmintió esos hechos.

“Mentira, 100 por ciento. Ningún empresario de Pfizer. Hasta el momento, en mi conocimiento, no había ningún empresario de Pfizer”, aseguró. La multinacional también se pronunció desmintiendo al periodista.

¿De dónde salieron los videos si se trataba de un encuentro privado y cercano? Además de las declaraciones y archivos que habría entregado De la Hoz a Coronell, Sánchez dice que en un momento otras personas externas se unieron al yate.

“No era gente que andaba con nosotros. Éramos todo lo contrario a lo que Coronell dijo. Éramos unos 13 hombres, mi esposa, mi cuñada, la server (persona que ayuda a atender a los pasajeros y que va con el capitán), una asistente de De la Hoz, la Dj y una amiga de la Dj, que ni siquiera aparece en los videos y que es otra empresaria colombiana”, relató.

Sánchez dice que en determinado momento llegó ese otro grupo de personas y considera que desde allí fue que se grabaron los videos. De ese otro grupo identifica a Marcio Ramos, a quien Coronell identifica como un “lobista, empresario naútico [sic] y de eventos”.

El empresario caleño comenta que Ramos le contó que el periodista lo buscó hace unos días, a lo que él le respondió que no había nada de qué preocuparse porque no habían hecho nada malo. Incluso, Ramos trabaja rentando yates.

Tras el escándalo, Sánchez reclama que lo que más le molesta de cómo se presentó la información es la percepción que mostraron de su esposa y la afectación al buen nombre que se ha generado contra él y su familia.

“Sacaron una estupidez, que lo pueden hacer miles de empresarios, incluso más importantes que Rodolfo Hernández, a diario para querer ‘encochiñar’ al ingeniero, tratar de prostitutas a las mujeres que estuvieron ahí y hasta drogadictos”, señala Sánchez.

El empresario también reclama varias ligerezas que cometió Coronell con la información, como por ejemplo, relacionar que se estaba consumiendo drogas solo porque sonó la canción de Pepas de Farruko de fondo, la cual se reproduce constantemente en espacios de entretenimiento de todo el mundo y eso no implica el otro hecho; solo en YouTube tiene 420 millones de reproducciones el video oficial.

“El ingeniero parece mirar con cierto estupor la fiesta de estruendo, brincos y pieles jóvenes, armada en la cubierta del yate en donde parece que solo él toma un whisky. Los demás vaya uno a saber por qué parecen beber únicamente agua mientras saltan al ritmo del reguetón ‘Pepas’ de Farruko, cuyo estribillo repite hasta la náusea: “Pepas y agua pa’ la seca, to’ el mundo en pastillas pa’ la discoteca”, dice Coronell en su artículo.

“Ahora, somos drogadictos porque andamos en un yate en los Estados Unidos, ¿meto pepas, según Daniel?”, reclama el empresario colombiano.

Evidencia que no solo estuvieron en actividades de entretenimiento, sino que además dispuso de su consultorio para que el ingeniero realizara una entrevista, pero que eso sí no se mostró en el reporte de Coronell. Sánchez grabó un video de eso y lo publicó en sus redes sociales.

El empresario caleño aclara que tiene un centro médico en el que realiza procedimientos de belleza y fisioterapia. “Eso Coronell lo ha tergiversado como un representante de Pfizer”, aseguró.

Sánchez reclama el apodo que Coronell, según él, le puso de “mal ejemplo”, que haya maltratado a su esposa, su buen nombre y que lo haya catalogado de drogadicto así como a todos los asistentes del encuentro, sin ninguna clase de prueba y haciendo relaciones sin fundamentos.

La campaña de Rodolfo Hernández cree que esta información fue publicada para tratar de afectar su candidatura a tan solo horas de las elecciones.