nación

Los cruces más fuertes entre Petro y Uribe que marcaron una larga enemistad política

Gustavo Petro y Álvaro Uribe Vélez representan los dos polos más extremos de la política colombiana.


Este miércoles 29 de junio se dio un hecho histórico que muchos pensaron que nunca se iba a presentar en Colombia. Aproximadamente a las 11:13 a. m. inició la esperada reunión entre el expresidente Álvaro Uribe y el presidente electo Gustavo Petro en el norte de Bogotá, en la que el nuevo mandatario, de marcada tendencia de izquierda, invitó a dialogar a su eterno rival político, Álvaro Uribe Vélez, con una política muy marcada de derecha.

Tanto Petro como Uribe son los líderes más importantes de cada uno de los extremos que han mantenido polarizado al país durante la última década. Los dos políticos han vivido una larga lista de enfrentamientos públicos en temas cruciales que siempre los han dividido, como lo son la paz, los dueños de la tierra, la economía, la seguridad, la educación, las protestas sociales y en el medio hasta acusaciones personales muy graves que se han hecho mutuamente.

2007: la parapolítica

Los choques entre el presidente electo y el expresidente comenzaron en el año 2007, cuando Álvaro Uribe Vélez era presidente de Colombia, luego de ser reelegido en el año 2006, y Gustavo Petro era senador de la República. En ese momento, Petro comenzó una larga investigación en la que demostró varias veces los vínculos del gobierno de Uribe con los líderes más importantes de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Esto llevó a que muchos políticos cercanos a Álvaro Uribe fueran condenados por la tan sonada parapolítica, y que marcara una profunda rivalidad y división entre el presidente de ese momento y el senador Gustavo Petro, que duró por muchos años.

2016 a 2018: Acuerdo de Paz

Durante el gobierno de Juan Manuel Santos se logró llevar a cabo el acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc, hecho que polarizó completamente al país entre los que estaban de acuerdo con el fin de la guerra y negociar con los guerrilleros, y el sector político y social que no estaba de acuerdo por todas las heridas que dejó en la sociedad el actuar delictivo de los subversivos.

La polarización se hizo mayor cuando se llevó a cabo el plebiscito entre los colombianos para aprobar el Acuerdo de Paz con las Farc. Álvaro Uribe Vélez fue un fuerte crítico de esta negociación, liderando la campaña del “No”. Por el contrario, Gustavo Petro acompañó activamente la campaña del “Sí”, argumentando que había que finalizar la guerra de una vez por todas y el diálogo era la única manera de alcanzar la paz.

2019: Odebrecht

En ese año estalló el escándalo de corrupción por sobornos de la multinacional brasileña Odebrecht. En ese momento, el hoy presidente electo hizo fuertes acusaciones a Álvaro Uribe y su gobierno de haber recibido sobornos por parte de la multinacional. En el escándalo estuvieron “salpicados” varios políticos colombianos, entre ellos Andrés Felipe Arias, exministro de Agricultura durante el gobierno de Uribe.

2019: “Prefiero al guerrillero en armas”

En ese mismo año se dio una de las peleas más conocidas y fuertes entre Uribe y Petro. Esto sucedió en el Congreso de la República, cuando los dos políticos eran senadores y se debatían las objeciones a la JEP en el marco del Acuerdo de Paz.

“Yo prefiero 80 veces al guerrillero en armas que al sicariato moral difamando. ¡Sicario! ¡Sicario! ¡Sicario!”, dijo Uribe. Gustavo Petro respondió: “Uribe dijo que me prefería de guerrillero, pero yo entendí la trampa, que es condenar a los dirigentes políticos a ir al monte a pelear con armas contra quienes no eran sus enemigos, mientras aquí en las oficinas del poder se llenaban los bolsillos de dinero mal habido”.

2020: Carlos Castaño y el narcotráfico

En ese año, el expresidente, de manera indirecta, acusó a Petro de recibir dinero de Carlos Castaño, Miguel Rodríguez Orejuela y Pablo Escobar. A lo que Petro respondió fuertemente manifestando que era falso y si fuera así, sería más rico que Uribe. Además, recordó que Carlos Castaño, líder de los paramilitares, quería matar al hoy presidente electo de los colombianos.

“Si esa es su versión, ponga las fechas. Comenta que el señor Pablo Escobar me pagó 2 millones dólares, entonces yo soy más rico que usted. Y habla de Carlos Castaño, que me quería matar. Ahora entiendo su desespero, que quiere ensuciar a todo el mundo, pero yo no soy como usted”, le respondió Petro a Uribe en ese momento.

Estos múltiples choques, entre los dos extremos más marcados de la política colombiana, han generado diversas discusiones no solo entre ellos, sino también entre los políticos y los ciudadanos que respaldan cada una de las posturas políticas que representan Uribe y Petro. Hoy, 29 de junio, por primera vez se reunieron personalmente y parece que afrontaran lo que viene en un tono mucho más pacífico, en el que el gran beneficiado sea el país.