polémica

Marbelle, la antipetrista número 1 en Colombia que no se rinde

¿En qué momento la afamada cantante de música tecnocarrilera se convirtió en la artista más crítica y ácida contra Gustavo Petro, Francia Márquez y la izquierda? A pesar de que la han calificado de racista, ella no piensa parar.


Marbelle, la afamada cantante de música popular, no tiene filtros. Tampoco quiere tenerlos. La artista del Collar de perlas finas parece sentirse cómoda en su nuevo papel de la antipetrista número uno, un puesto que ha venido cultivando desde hace un par de semanas, cuando desnudó su antipatía contra la izquierda y protagonizó una andanada que parece no tener fin contra sus principales líderes: Gustavo Petro y Francia Márquez.

Su cuenta en Twitter, hoy su principal campo de batalla, con más de 413.000 seguidores, se convirtió en la tribuna perfecta para que la artista refleje su simpatía con la derecha y agarre a la fórmula de la izquierda como su principal presa política. En el mundo artístico no es tan común que los cantantes fijen sus posiciones electorales en público, pero a Marbelle no le importa.

Al menos cada día parece agudizar su lenguaje, una estrategia de lanzafuegos que le ha costado señalamientos y críticas de parte de una oposición que la tilda de racista, amaga con llevarla hasta los estrados judiciales y le recuerda parte de su pasado. La izquierda no olvida, por ejemplo, cuando Marbelle, en sus inicios como cantante, se trepó a la tarima de los fallidos diálogos de paz entre Andrés Pastrana y las Farc, y deleitó a la guerrilla y a los comisionados del Gobierno con sus tradicionales canciones.

“Te quiero con amor sincero, me gusta mucho como eres (...)”, interpretó la esbelta mujer, con un traje negro ceñido al cuerpo. El temido comandante Henry Castellanos, conocido como Romaña, se subió a la tarima y le dio un beso en la mejilla.

Las diferencias de Marbelle con Petro son incontables.
Las diferencias de Marbelle con Petro son incontables. - Foto:

En la época, su papel era el de artista, el de una mujer que buscaba la fama y el reconocimiento del público. Hoy, cuando el país sabe quién es y los colombianos se enteraron de la montaña rusa en que ha transitado su vida, a la intérprete musical le dan igual los señalamientos en su contra. 

Sus diferencias contra Petro son incontables, pero a comienzos de marzo, ella atacó fuertemente al puntero en las encuestas porque él les dijo a sus seguidores que si iban a recibir dinero de los compradores de votos, lo hicieran, pero que votaran por él y por el cambio. El mensaje de Petro fue una salida en falso porque es delito promover que se reciba dinero a cambio de un voto. Por esto, Marbelle capitalizó el comentario a su favor. “¡Usted es muy malparido de verdad! Se lo digo con el corazón. Tremendo HP”, le dijo.

Ese lenguaje sorpresivo de una artista reconocida llama la atención y, desde luego, despierta la furia de los petristas y los aplausos de los uribistas, que ven en la cantante una voz que tiene eco y el alcance que muchos quisieran. En redes sociales, Marbelle bautizó a Petro como Cacas y recientemente se burló de su fórmula vicepresidencial, Francia Márquez, a quien comparó con King Kong, el recordado gorila ficticio que protagonizó distintas películas. El terremoto en su contra no se hizo esperar.

La tildaron de racista y hasta el senador Gustavo Bolívar intentó defender a Francia Márquez, pero la estrategia rebotó en su contra porque la revictimizó. Usó una imagen en la que se observa a King Kong, mucho más grande que su presa, sosteniéndola con la mano derecha. “Querida Marbelle, cuando yo sea vicepresidenta, haré que te respeten y te den todo el amor que te ha faltado”, dijo Francia, mientras Bolívar escribió: “El racismo es inaceptable. Es pura falta de amor. El mensaje de King Kong es poderoso”. 

Bolívar no soportó el chaparrón en su contra desde las redes sociales y borró la imagen. El candidato presidencial Gustavo Petro, quien inicialmente quiso desestimar una crítica del calibre de Marbelle y no respondía a sus ataques, no tuvo otra alternativa que salir en defensa de Francia Márquez. “¿Es libertad de expresión o xenofobia? ¿No logra nada más intelectualmente el uribismo?”, se preguntó.

Mientras la izquierda celebró la designación de Francia Márquez como fórmula vicepresidencial de Petro, a Marbelle le pareció de chiste. “Le hubiera ido mejor con Blanquita, la de JGB”, es decir, la reconocida mujer del icónico comercial de televisión que promociona detergentes. “Ella va a crear el movimiento de las murciélagas empoderadas”, añadió en otro comentario contra Márquez, a quien también ha llamado “Farc-ia”.Maureen Belky Ramírez Cardona –el nombre de pila de Marbelle– argumentó que si la izquierda insulta al presidente Iván Duque, por qué ella no tiene derecho en comparar a Márquez con King Kong. 

El senador Roy Barreras, hoy del lado del petrismo, presentó una denuncia penal contra la artista, según él, por violar la ley antirracismo y el código penal al insultar e injuriar a la candidata vicepresidencial. Aunque el congresista electo del Pacto Histórico habla de un acto de hostigamiento por razones étnicas y políticas, Marbelle se defenderá argumentando la libertad de expresión, pues Francia Márquez es un personaje público y está expuesta al elogio y a la crítica de los colombianos.

“Que tengan miedo los que han asesinado y secuestrado. Que tengan miedo los que no pueden explicar de dónde viene la plata que les encuentran en bolsas o maletas. Que tengan miedo los que han incitado a matar policías y, sobre todo, que tenga miedo el del nene de King Kong”, respondió la intérprete de música ranchera. Marbelle no se esconde, ha dicho que tiene su frente en alto y está a la espera de lo que requiera la justicia.

“Con la tranquilidad que usted (Roy Barreras) y el futuro candidato (Gustavo Petro) jamás tendrán”, afirmó. La cantante no es un enemigo menor para Petro y la izquierda porque sus comentarios, así en ocasiones crucen la línea roja de la grosería, los replica la prensa y son atendidos en las redes sociales. Por esto, la estrategia de Francia Márquez ha sido acercarse y no generar nuevas tensiones con la artista, pero ha sido en vano.

  Gustavo Petro y Francia Márquez se defienden de los ataques, pero sus argumentos se convierten en el combustible que impulsa más a la artista a lanzar dardos.
Gustavo Petro y Francia Márquez se defienden de los ataques, pero sus argumentos se convierten en el combustible que impulsa más a la artista a lanzar dardos. - Foto: foto: alexandra ruiz poveda-semana / guillermo torres-semana

“El racismo no solo hiere, sino que también mata. El racismo no solo nos daña a nosotros, sino daña a quien lo expresa porque no se permite construir desde el amor y la diferencia”, dijo recientemente Márquez, quien a renglón seguido le envió un “abrazo ancestral” a Marbelle.La líder de izquierda pensaba que la polémica terminaría con el abrazo, pero la controvertida artista le respondió con dos piedras en la mano. “Le devuelvo el abrazo ancestral para que se lo guarde. Usted no me da confianza ni me representa en ningún sentido (…) A mí no me venga con el discurso barato con el que quieren engañar a la gente”.

La relación entre Marbelle y Francia Márquez es casi de telenovela. La fórmula vicepresidencial de Petro, tratando de tener puentes de diálogo, desempolvó un recuerdo que el país no conocía. Contó que participó en una audición de El factor X, un show del Canal RCN que busca encontrar talentos musicales, pero no logró convencer al jurado conformado por Juan Carlos Coronell, José Gaviria y Marbelle. “Aunque evidentemente no clasifiqué, regresé a mi casa con mucho orgullo y alegría de haberte podido saludar”, afirmó la ambientalista, quien reconoció su admiración por la cantante. “No me queda más que agradecerte por habernos permitido en nuestra juventud bailar con alegría el Collar de perlas finas”, añadió.

“En El factor X le dije que no y hoy se lo repito: no continúas con nosotros”, respondió Marbelle.Aunque la izquierda padece la burla y el constante ataque de la artista, ella también ha batallado contra los gladiadores en las redes sociales. La llaman ‘gordita’, ‘Miss Piggy’–una marioneta convertida en cerdo– y ‘Fiona’, un ogro en la película Shrek. A ella le resbala. “Obvio, las realidades no se ocultan”, dice.

La furia del petrismo es de tal calibre que han intentado cerrarle la cuenta en Twitter, pero no lo han conseguido. Sigue batallando y pareciera que los ataques en su contra se convierten en la gasolina que la empuja a no callarse y lanzar nuevos dardos.Esta semana, Francia Márquez dijo que lo que le incomoda al presidente del Senado “es que hoy una mujer que podría ser la que tiene en su casa trabajando como empleada de servicio, vaya a ser su vicepresidenta”.

Marbelle le respondió: “A ver, prepare unos huevos pericos y le creo”.La polémica cantante es inatajable y la izquierda y el petrismo tendrán que seguir aguantando su sátira, su burla, ataques y en ocasiones hasta groserías porque ella no piensa parar de opinar lo que le parezca, al menos mientras no incurra en un delito.