Home

Nación

Artículo

La Registraduría anunció varias novedades en las elecciones para el  Congreso del próximo año.
La Registraduría anunció varias novedades en las elecciones para el Congreso. - Foto: Registraduría

elecciones 2022

Miembros de la Iglesia católica y colectivo internacional invitan a actuar con libertad en las próximas elecciones

Se hace un llamado a dejar el miedo y aumentar la paz sin violencia y engaños.

Los días cada vez se hacen menos para que inicien las elecciones legislativas, el próximo domingo 13 de marzo se elegirán a los nuevos miembros del Congreso de Colombia y, por ello, organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Conferencia Episcopal Colombiana hacen un llamado a la paz, responsabilidad y libertad en el ejercicio del derecho al voto.

Por medio de un comunicado, cada entidad dio a conocer sus puntos de vista para la contienda electoral. Se recalca que haya un cese al fuego por parte de los grupos armados y, a su vez, que los dirigentes políticos actúen conforme a la ley y sin polarizaciones.

“Un llamado a todos los grupos armados en Colombia a declarar un cese el fuego y de hostilidades y a respetar las disposiciones del derecho internacional humanitario para la protección de la población civil”, dice una parte del emitido internacional el cual fue firmado por más de 20 embajadores de diferentes países del mundo.

Así mismo, la organización que tiene como pilar fundamental la paz y seguridad mundial sostiene que en el territorio nacional la violencia debe quedar en el pasado y proseguir: “La importancia de que Colombia pueda conducir sus elecciones de forma libre e inclusiva, en un ambiente sin violencia”, es lo que esperan percibir los delegados de la Unión Europea, la Misión de Verificación de la ONU y el equipo País de Naciones Unidas en Colombia.

A man inserting a ballot to a ballot box.  Colombian flag in front of it.
El próximo domingo 13 de marzo se elegirá el nuevo grupo de representantes que realizaran las leyes de Colombia durante un periodo de cuatro años. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Por otra parte, en un encuentro que se efectuó en la Asamblea Plenaria en Bogotá, varios obispos de Colombia tuvieron un mutuo acuerdo y manifestaron que la nación está pasando por varias situaciones poco deseables, lo más cuestionable es que el país está en año electoral.

“Los graves problemas sociales que subsisten —como la inequidad, la corrupción, la devastadora acción del narcotráfico y del microtráfico, la pobreza y la violencia— reclaman el fortalecimiento de nuestro sistema democrático y el compromiso común a favor del desarrollo integral de toda la población”, aluden los creyentes.

De igual forma, la Conferencia Episcopal dice que el voto debe ser libre, por lo que lo más viable es que cada uno de los Colombianos no dude en “participar activamente con el voto libre y responsable, fruto de una decisión informada y tomada en conciencia y favorecer el espíritu democrático y reclamar del Gobierno las garantías para prevenir todo tipo de delito electoral”, aconsejan.

En ese sentido, se hace un llamado al análisis y conocimiento de cada uno de los candidatos que representarán al país durante los próximos años, todo esto “con el fin de identificar líderes honestos y competentes, capaces de promover el bienestar de todos y que respondan a las necesidades concretas de cada uno de los territorios y al interés nacional”.

Algo que para los obispos es más que necesario es erradicar cualquier tipo de corrupción, así que el grupo de representantes católicos dice que, en esencia, los políticos deben “impedir toda forma de corrupción, pues ella desvirtúa la noble labor política de buscar el bien común y no el interés particular, y siembra frustración en la población y a desarrollar las campañas electorales en el marco de la veracidad y la mesura, con un espíritu constructivo, evitando alimentar lógicas cerradas, odios o polarizaciones”.

Para finalizar, el conglomerado de representantes religiosos apunta en votar sin miedo, de forma justa y con diligencia. Precisamente, porque se tendría que “abandonar los caminos de la intolerancia y la violencia —que tanto despojo, dolor y muerte han dejado— y emprender juntos las sendas de la amistad social, vía preciosa para consolidar una sana convivencia”, concluye la Conferencia Episcopal.