judicial

Alias Otoniel guardó silencio ante la JEP

El excomandante del Clan del Golfo fue citado en el expediente que se adelanta por los hechos de violencia en el Urabá antioqueño.


El excomandante del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, guardó silencio en la audiencia a la que fue citado por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), dentro del expediente por los hechos de violencia en la región del Urabá antioqueño durante el conflicto armado.

Otoniel manifestó por medio de su defensa que iba a hacer uso de su derecho a guardar silencio, esto debido a que cualquier afirmación, descripción o comentario que hiciera podría incriminarlo en las otras investigaciones que se adelantan en su contra.

La diligencia, que duró menos de una hora y media, tuvo la intervención de la delegada de la Procuraduría General que le pidió a Úsuga David replantear su posición y responder a las preguntas de los magistrados.

Para este martes 21 de diciembre está convocada la segunda sesión de la diligencia judicial. En este caso han sido reconocidas 35.174 víctimas que podrán intervenir y hacer sus preguntas si el otrora máximo jefe del Clan acepta rendir declaración.

En su citación, la JEP advirtió que la declaración de Otoniel es clave para “contrastar la diversa información con la que cuenta sobre hechos de violencia de la región de Urabá y que ha obtenido el despacho de informes de organizaciones de víctimas, instituciones del Estado, de versiones voluntarias recibidas y de otras declaraciones ya practicadas”.

Otoniel fue capturado el pasado 25 de octubre en el cerro del Yoki, zona rural del municipio de Necoclí, justo en la zona del Urabá antioqueño, donde habría tenido conocimiento y participación en estos hechos que atentaron contra la vida e integridad de la población civil. Estas acciones, según indica el expediente, habrían sido ejecutadas por la guerrilla de las FARC, integrantes de la fuerza pública, agentes del Estado no integrantes de la fuerza pública y terceros civiles.

El expediente 4 hace referencia a los hechos del conflicto armado ocurridos en la región de Urabá, Bajo Atrato y Darién, en los departamentos de Antioquia y Chocó, presuntamente cometidos por miembros de las FARC-EP, fuerza pública, agentes del Estado no integrantes de la fuerza pública y terceros civiles, desde el 1.° de enero de 1986 y con anterioridad al 1.° de diciembre de 2016.

El excomandante de la banda criminal, quien se encuentra privado de la libertad en una estación de Policía en Bogotá, había sido citado como testigo dentro del expediente. Esto debido a que no se aceptó su sometimiento a la JEP. La citación se realizó por petición de las víctimas que consideran que Otoniel tiene información precisa sobre las personas u organizaciones que participaron en los actos en contra de la población civil.

Con su declaración ante la JEP, Otoniel no obtendrá ningún beneficio judicial ni se suspenderán los términos en el estudio de la petición de extradición solicitada por una Corte del Estado de Texas (Estados Unidos) por delitos relacionados con el tráfico de droga.

En contra de Otoniel existen 128 órdenes de captura, siete sentencias condenatorias por delitos relacionados con secuestro, terrorismo, homicidio, tráfico de drogas, extorsión, entre muchos otros, así como ocho medidas de aseguramiento privativas de la libertad.