violencia contra la mujer

Patrullero de la Policía golpeó fuertemente a su pareja

Los hechos se registraron en Magangué, Bolívar, donde la mujer requirió atención médica tras las heridas.


La Policía de Bolívar, confirmó que en el municipio de Magangué uno de los patrulleros de la institución golpeó a su compañera sentimental, las heridas abiertas que le generó obligaron a que la mujer fuera remitida al Hospital de la Divina Misericordia.

SEMANA, conoció algunas fotografías que reflejan la furia con la que la mujer fue golpeada. Que por respeto a la víctima no son presentadas - su rostro y cabeza están bañados en sangre- El ataque se presentó el Jueves Santo, mientras el uniformado se encontraba en vacaciones. El hombre estaba en alto estado de alicoramiento, según las primeras versiones. Tan pronto se conoció lo sucedido se interpuso la denuncia ante la Fiscalía General de la Nación. Son investigadores del CTI los encargados de dar resultados en materia penal por el delito de agresiones fiscas con los correspondientes agravantes.

Por su parte en la Policía confirman que el uniformado no estaba al servicio, pero eso no hace menos importante su actuar, pues desde la institución rechazan cualquier tipo de agresión, así que no desestiman adelantar una investigación disciplinaria.

Este no es el primer caso de policías que golpean a mujeres. La Policía de Bogotá afronta una compleja situación por la conducta de dos de sus uniformados, quienes fueron denunciados por una compañera por el delito de abuso sexual. La denuncia que se conoció a través de las redes sociales de la uniformada, advierte que: “Nadie sabe lo que viví y sinceramente no deseo que alguien más lo viva, hoy decido hacerlo público, con la intención de que alguien pueda ayudarme, tengo mucho miedo, miedo de todo lo que pueda pasarme a mí y mi familia. Desde ese 27 de marzo del 2022, no he podido dormir en lo absoluto, he perdido mi apetito y todo porque dos personas que considere en su momento amigos me violaron”.

Tras la grave denuncia de la funcionaria, la Policía se pronunció a través de la inspección general e indicó que, “se apertura investigación disciplinaria una vez tuvo conocimiento del presunto abuso sexual, denunciado por una de nuestras patrulleras, mientras departía con otros uniformados cuando se encontraban en descanso. Los presuntos responsables fueron separados de sus cargos mientras avanzan las investigaciones, independiente de las acciones penales a que haya lugar. De la misma manera se activaron todos los protocolos de atención a la mujer, se está brindando el acompañamiento psicosocial para nuestra uniformada y su familia”.

Cabe recordar que a finales de octubre del año anterior se conoció otro caso de maltrato contra la mujer por parte del intendente Harold Garzón, quien golpeó a la patrullera Angie Daniela Romero, quien sería su compañera sentimental.

Tanto Garzón como Romero estaban adscritos a la seccional de tránsito y transporte de la Policía de Cundinamarca. La Patrullera llamó el 22 de octubre a la línea de emergencias tras recibir los fuertes golpes. Los uniformados del cuadrante más cercano se acercaron a atender el maltrato intrafamiliar, que dejó con lesiones importantes a la joven de tan solo 23 años.

La patrullera fue llevada de urgencias al hospital Salazar de Villeta. En un primer informe policial se reporta que la patrullera presentó contusiones en la cabeza, hematomas en su rostro y deformación en miembros superiores.

Los hechos son reprochables desde todo punto de vista, tenido en cuenta que son los uniformados de la Policía quienes velan por la seguridad y bienestar de la población, prestando mayor interés en la más vulnerables, entre ellas niños, adultos mayores y mujeres.

No es algo que solo se viva en la Policía sino también en otras entidades de la Fuerza Pública, Es de recordar que este no es el único caso que ha sacudido a la fuerza pública sobre abuso sexual contra una uniformada. Recientemente, un coronel del Ejército fue enviado a prisión por ser el presunto responsable del abuso a una subalterna en horarios y actividades no laborales.