política

¿Por qué Petro pidió a sus seguidores no votar por el Pacto Histórico en Santander?

El senador de Colombia Humana llamó a que en ese departamento se apoye la lista a la Cámara de la Alianza Verde.


A dos días de las elecciones, los partidos políticos intensifican sus movidas y anuncios publicitarios con el fin de obtener la mayor cantidad de apoyo a sus listas este domingo. Como es apenas obvio, cada colectividad inscribió la mayor cantidad de aspirantes sin sobrepasar el número máximo de candidatos que permite la ley por cada plancha, con el fin de ampliar su abanico de posibilidades.

Pero lo sucedido en Santander tiene muy pocos precedentes en el país: los santandereanos encontrarán este 13 de marzo en el tarjetón una lista a la Cámara que está conformada por una sola persona.

Se trata de Mary Andrea Perdomo, la única inscrita en la lista a la Cámara por Santander por el Pacto Histórico.

Esta peculiar situación tiene su origen en una decisión que tomó la colectividad a finales del año pasado, cuando sus candidatos en ese departamento decidieron revocar la lista que habían inscrito para la Cámara de Representantes, conformada únicamente por Colombia Humana y el Polo Democrático, para ir junto a sectores de la Alianza Verde y otras fuerzas de centroizquierda.

Esto llevó a que todos los que conformaban la antigua lista del Pacto Histórico renunciaran para conformar una plancha nueva.

Esto lo hicieron todos, menos Perdomo, quien se quedó como la única candidata de la anterior lista y con el logo del Pacto Histórico, pues este ya había sido inscrito en la plancha inicial.

De esta manera, Perdomo se podría ver beneficiada de la fuerza que ha venido tomando la imagen del senador Gustavo Petro, quien en todo caso ha pedido insistentemente que en Santander la gente no vote por el Pacto Histórico sino por la Alianza Verde, en que están las personas cercanas a él.

Según conoció SEMANA, se han hecho varios intentos de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) revoque la lista en la que aparece Perdomo, pero no ha sido posible debido a que cumple con los requisitos de ley.

Incluso, la plancha fue demandada debido a que no se estaría cumpliendo la cuota de género, pues al ser la única candidata, hay 100 % de presencia femenina, sin embargo, el CNE también rechazó esa demanda.

De esta manera, Petro no ha tenido más opción que pedir a sus seguidores en Santander que no voten por el Pacto Histórico a la Cámara.

Congreso hacia la centroizquierda

Según análisis que han hecho los expertos, en estas elecciones los sectores alternativos pasarían de ser una bancada con mayor presencia en redes sociales que en curules a una fuerza con la capacidad suficiente de impulsar o bloquear reformas en el Capitolio.

El Pacto Histórico será una de las bancadas mayoritarias. Sus aliados vaticinan que podrían llegar a 20 escaños en el Senado, en buena medida por una decisión clave que tomó Gustavo Petro: ir con listas cerradas para ligarlas a su nombre.

Los sectores conservadores admiten que Petro tendrá una bancada amplia, pero sus cuentas llegan si acaso a 12 curules.

La bancada alternativa será nutrida por las curules de la coalición Centro Esperanza, que posee en sus listas figuras, como el exnegociador de paz Humberto de la Calle y la senadora Angélica Lozano, lo que hace pensar que podrían mantener las diez curules en el Senado que obtuvo la Alianza Verde en 2018. Pero también hay dudas de que lo logren.

A ellos se debe sumar el Nuevo Liberalismo, que reúne la fuerza de los hermanos Galán y la presencia en sus listas de figuras como el exdefensor del Pueblo Carlos Negret y la periodista Mábel Lara. Se calcula que el partido estaría en capacidad de superar el umbral: entre tres y cinco curules en el Senado.

También se sumará el partido Comunes (los ex-Farc), que tiene asegurados cinco escaños, así como las curules afros e indígenas.

El centro y la izquierda podrían lograr una cifra cercana a la mitad del Senado, que está compuesto por 108 congresistas.