Home

Nación

Artículo

Secuestro
Dos hombres fueron secuestrados, tras ser contactados bajo engaños. (Imagen de referencia). - Foto: Getty Images/iStockphoto

nación

Secuestradores se durmieron luego de fumar marihuana y dejaron escapar a sus víctimas

Los sujetos ya fueron judicializados por los delitos de secuestro extorsivo en concurso heterogéneo con hurto calificado.

Dos ingenieros que fueron secuestrados cerca de Buenaventura, Valle, aprovecharon el desorden de los delincuentes para escapar. La historia vuelve a prender las alarmas sobre el fenómeno conocido como secuestro exprés.

Ambos profesionales se encontraban en Pereira, Risaralda, cuando fueron contactados telefónicamente el 14 de agosto por un sujeto que se identificó como Carlos Alberto Marín, que argumentó que requería de los servicios que prestaban los profesionales para contratar trabajos de construcción de unas bodegas en el puerto de Buenaventura, conforme informó la Fiscalía.

Según el comunicado de la Institución, el 18 de agosto, dos de las víctimas, que serían las responsables de coordinar los trabajos, viajaron al puerto y se dirigieron al parque del malecón, sitio donde se iban a encontrar con Carlos Marín, quien los contactó para las obras, cuatro días antes.

Posterior a ello, se encontraron con el presunto contratante, que los invitó a subir a una lancha para dirigirse a una isla, Punta Canoa, a 15 minutos del puerto bonaverense, donde se realizarían las obras de las bodegas de almacenaje.

Entre tanto, cuando los propietarios de la firma constructora se dirigían a tomar la lancha que los llevaría a la isla, fueron interceptados por cuatro hombres que, portando armas de fuego, los intimidaron y despojaron de tres teléfonos celulares, un computador portátil y dinero en efectivo.

Mujer fingió su secuestro para fugarse con un ex novio. Imagen de referencia. Foto: Getty Images.
sujetos fueron judicializados. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty images.

De acuerdo con la investigación que realizó el ente acusador y el testimonio de los retenidos, Carlos Grabini Barreiro los ató con cuerdas y con uno de los celulares se comunicó con un familiar en Pereira, exigiendo el pago de 20.000.000 de pesos por su liberación. Como prueba de supervivencia, Grabini Barreiro envió una foto de los secuestrados atados de pies y manos y sus presuntos secuestradores apuntándoles con armas, por lo que las familias de ambos secuestrados se comprometieron a consignar el dinero para el 19 de agosto.

Luego de esto, las víctimas fueron trasladadas a una vivienda abandonada del barrio Sanyú, en donde fueron custodiadas por Wilson Andrés Solís, Juan Carlos Luna Bonilla y Maycol Stiven Peña Ríos.

Sin embargo, en cierto momento los secuestrados, que estaban bajo la vigilancia de los tres sujetos, al ver que sus captores consumían marihuana y se quedaron dormidos, aprovecharon el ‘papayazo’, lograron liberarse de las cuerdas y se lanzaron al mar, llegando hasta el malecón en donde fueron recogidos por una patrulla de la Armada Nacional, que rondaba en la zona.

marihuana
Marihuana -getty - Foto: Getty Images/Image Source

Luego de ser ayudados por la Armada, los ingenieros entregaron la ubicación de la vivienda donde estuvieron retenidos y denunciaron a sus presuntos secuestradores, quienes fueron capturados por unidades del Gaula Militar y de la Policía para proceder a la respectiva judicialización.

El abundante material probatorio recaudado por la Fiscalía General permitió que un juez penal de Buenaventura privara de la libertad a cuatro personas con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.

Así las cosas, los cuatro hombres identificados como Carlos Grabini Barreiro Estupiñan, Wilson Andrés Solís, Juan Carlos Luna Bonilla y Maycol Stiven Peña Ríos fueron imputados con cargos por la Fiscalía Seccional por su presunta coautoría responsable de los delitos de secuestro extorsivo en concurso heterogéneo con hurto calificado.

El hecho se suma al reciente desmantelamiento de un grupo delincuencial, en Nariño, que se hacía pasar por una disidencia de las Farc para intimidar a sus víctimas, entre las que se destacan dueños de supermercados, ferreterías, estaciones de combustible, transportadores y finqueros de los municipios de Ricaurte, Barbacoas, Mallama y del corregimiento de Altaquer.

El seguimiento a las actividades ilegales llevó a que uniformados del Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal (Gaula) de la Policía Nacional, en coordinación con la Seccional de Inteligencia Policial Gaula Militar y la Fiscalía General de la Nación, capturara a cuatro presuntos integrantes de Los Flacos mediante orden judicial y otros dos en flagrancia.