video

Tik tak | “Ahora nos tendrán en las calles”: así saluda Daniel Quintero su suspensión

María Isabel Rueda habla de la nutrida manifestación política con la cual saludó el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, la suspensión de su cargo. Hasta asesor extranjero tenía en la tarima. ¿Es también el suyo un “cambio en primera”? Él explica que poner primera solo es la manera de subir en carro a las comunas de Medellín. “No nos querían en la Alcaldía, pero ahora nos tendrán en las calles”, dice.


Suena el primer Tik Tak de este jueves 12 de mayo en SEMANA y suena por los lados del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien se despidió a lo Petro, o mejor dicho, no se despidió sino que saludó a lo Petro su suspensión temporal del cargo con una manifestación que presidió él mismo desde el balcón de la Alcaldía de Medellín.

El asesor político ecuatoriano-brasilero Carlos Amauri Venegas Chamorro, quien fue estratega político de Hugo Chávez, de Rafael Correa y también de Pedro Castillo, calificó el video en el que se ve al alcalde dentro de un carro con palanca en mano diciendo “cambio en primera” como “una obra de arte de la comunicación política que será estudiado por años por los jurisconsultos nuevogranadinos”.

Ya más en serio, la medida tomada por la procuradora Margarita Cabello ha desatado tal discusión que ya están diciendo algunos que su decisión de suspender al alcalde de Medellín y a otros cuatro funcionarios públicos se caerá en la Corte Constitucional. Otros sostienen que la procuradora sí tenía las facultades para hacerlo, porque lo que está prohibido es que ella como funcionaria de control disciplinario destituya e inhabilite a un funcionario de elección popular y no que lo suspenda temporalmente, como hizo en el caso de Daniel Quintero, como una medida cautelar.

Y la pregunta obligada: si la suspensión provisional no la podía hacer la procuradora, ¿será que eso pone sobre la mesa la impunidad total de los funcionarios de elección popular? La respuesta es no, porque la participación política de un funcionario público es un delito contemplado en el artículo 422 del Código Penal, y como tal puede ser sancionado por un juez.

Qué bocado de cardenal este para la Corte Interamericana de Derechos Humanos, porque ya se había pronunciado sobre eso, sobre que una funcionaria administrativa o un funcionario administrativo no puede suspender ni destituir de su cargo a un funcionario de elección popular.

Pero una suspensión, así sea provisional, a puertas de las elecciones presidenciales, hecha por una funcionaria que fue ministra de este gobierno y además de un alcalde que va a ser reemplazado por un alto comisionado por la Paz, Juan Camilo Restrepo, funcionario del actual gobierno, pues hace mucho ruido, mucho muchísimo ruido, nacional e internacional.

Quintero califica desde ya a Juan Camilo Restrepo de fantoche. Ahora, ¿puede el alcalde de Medellín seguir haciendo política ahora que está suspendido su cargo? Pues la respuesta es no, él sigue siendo el alcalde elegido popularmente de Medellín, solo que está suspendido temporalmente; pero el alcalde pone el cambio en primera cada vez que se le antoja, saltándose la prohibición del Código Penal de participar en política.

Ahora, que la medida de la procuradora le sirve políticamente a Daniel Quintero, le sirve. A dos semanas de elecciones queda sin amarras para victimizarse y desde luego para hacer campaña y llamar la atención.

“Están rompiendo la democracia”, asegura Quintero. “Están cerrando los espacios democráticos”, dice. “Y no me han dejado defenderme”. Seguramente se le dará la oportunidad, porque eso es lo legal y lo constitucional.

Pero tendrá que contestar no solo por qué le gusta el cambio en primera, sino qué quiere decir cuando dice que el fajardo-uribismo está haciendo tal o cual cosa. Y que él se refiere con frecuencia a eso del fajardo-uribismo, ¿en qué contexto?, ¿y qué significa cuando dicen que quieren acabar con Medellín? “No nos querían en la Alcaldía, pero ahora nos centrarán en las calles y, lo juro, vamos a vencer”. ¿Habrá nacido otro Simón Bolívar?