Tendencias

Home

Nación

Artículo

El periodista Felipe Zuleta Lleras.
El periodista aseguró que con una eventual eliminación de las EPS se van a ver perjudicados sus afiliados. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA PARDO

nación

“Van a joder a todos los colombianos”, el periodista Felipe Zuleta se salió de la ropa por cuenta de la reforma a la salud del Gobierno Petro

El comunicador aseguró que con una eventual eliminación de las EPS se van a ver perjudicados sus afiliados.

La reforma a la salud que ha anunciado el presidente Gustavo Petro y la ministra Carolina Corcho ha generado más inquietud que tranquilidad entre usuarios y representantes del gremio. Por el momento, nadie conoce los detalles de la iniciativa, que deberá ser tramitada en el Congreso de la República, pero algo está claro: se eliminará el sistema actual y uno de sus estandartes, las EPS. Aún no se sabe cómo se reemplazarían esos componentes vitales, pero algunos anticipan un caos sin antecedentes.

El periodista Felipe Zuleta se sumó este sábado a las críticas sobre el proyecto de reforma y aseguró que con una eventual eliminación de las EPS se van a ver perjudicados sus afiliados. Cuestionó además que la salud quedaría en manos de los gobernadores y alcaldes.

“De manera que acaban las EPS para dejar en manos de los gobernadores y alcaldes nuestra salud. ¿Acaso no se roban todo eso, politiqueros? Van a joder a todos los colombianos afiliados a una EPS”, expresó el periodista en su cuenta de Twitter.

Posteriormente, en otro mensaje, Zuleta manifestó: “Los que más van a sufrir sin las EPS son los de menores recursos económicos”.

“La ministra Carolina Corcho se convirtió en un terror para el sector y su proyecto de reforma pondría en jaque la vida de los colombianos”.

La ministra de Salud, Carolina Corcho, decidió convocar esta semana a una rueda de prensa y reconoció que se vive un ambiente de “zozobra”, “ansiedad” e “incertidumbre”. Pero llegó con los taches puestos y calificó los miedos de los “expertos” como “mentiras infundidas”. Acusó incluso a un “partido de la oposición” de estar detrás. Dijo que intervenciones (que hicieron gremios y médicos) “envilecen” el debate y que no considera que se hagan con altura. Su intervención, aseguró, tenía como objetivo dar “tranquilidad”, pero en el sector salud generó todo lo contrario.

El pánico está presente. No dio tranquilidad, a tal punto que la ministra tuvo que salir de nuevo el viernes para hablar de su anunciada reforma. SEMANA habló con médicos, directores de hospitales, gremios de la salud y asociaciones de pacientes. Estos son los principales temores frente a lo que podría incluir el proyecto que alista la ministra Corcho, bajo un ambiente tenso y de absoluta prevención.

Antes de que Gustavo Petro ganara la presidencia, el nombre de la psiquiatra Corcho ya causaba escozor. La entonces miembro de la Federación Médica Colombiana había sacado de casillas a los más conciliadores. A Alejandro Gaviria, hoy su compañero de gabinete, lo desencajó. Corcho, quien tenía una virulenta cuenta de Twitter, aseguró que en el país habían “fallecido por mortalidad evitable un millón trescientos mil colombianos entre 1998 y 2010″.

Gaviria le reviró duramente y la acusó de tener mala fe. “Resulta increíble las estupideces que se dicen en los debates sobre el sistema de salud. La falta de cualquier intención de honradez intelectual es inquietante. La mentira como principio”, le escribió enfadado. El entonces ministro de Salud, Fernando Ruiz, salió a desmentir las cifras.

Los trinos de Corcho fueron noticia, pues la acusaron de difundir información falsa y tergiversar datos. Dijo, por ejemplo, que Estados Unidos había excluido a Colombia del suministro de vacunas, que los colombianos se vacunarían solo hasta 2023 y que las EPS no trataban el cáncer.

Como ministra, su tono no se ha moderado, por el contrario, se ha agudizado. Ella ha dicho que el modelo de salud, al que califica de “neoliberal”, realmente “no funcionó” y que “hay una crisis evidente”, que “el sistema se desmoronó” y que es “perverso”. Y ha ofendido al sector al decir cosas como que “el sistema invita a robar”.

En la salud, han visto con desconfianza su papel y resienten que en sus intervenciones se les trate de ladrones. Sin embargo, el mayor SOS fue lanzado esta semana por el Consejo Gremial, que reúne a casi todo el sector empresarial del país, incluidas las entidades de salud. El poderoso organismo aseguró que no es “recomendable experimentar” y que “un paso en falso afectaría a todos los hogares del país”.

La Andi, por su parte, rechazó de frente las insinuaciones “sistemáticas y generalizadas” en el sentido de que las EPS desvían recursos públicos y aseguró que ese clima de zozobra “irradia entre todos los agentes del sistema y ha llegado hasta los usuarios”.

Por el tamaño de la propuesta, genera incertidumbre que los espacios de discusión han sido casi inexistentes. La ministra Corcho es una de las funcionarias más herméticas del Gobierno de Gustavo Petro, incluso con los medios. La alta funcionaria anticipó esta semana que no dará entrevistas: “Tengo 1.300 solicitudes... entenderán”.

Atrás quedaron las épocas elocuentes de Corcho .”El Gobierno Petro se ha reunido con delincuentes, hampones, reincidentes, pero no ha habido espacio para que la ministra de Salud se reúna con las EPS ni asista a los eventos donde están todos los actores”, se quejó un alto directivo del sector.

Noticias relacionadas