viruela del mono

Viruela del mono: INS estudia a mujeres dentro de cadenas de contagio

¿Qué implicaciones tiene que el virus que causa esta enfermedad pueda llegar a diferentes grupos poblacionales y etarios?


Este lunes, 8 de agosto, el Instituto Nacional de Salud (INS) aseguró que, dentro de las cadenas de contactos de quienes han contraído la viruela del mono, se estudian el caso de algunas mujeres.

De acuerdo con el reporte semanal que hace la entidad todos los lunes a las 7 a.m. para informar el avance de este virus, en el país ya hay un total de 55 pacientes confirmados con la viruela.

Así mismo, el INS indicó que se han analizado en total 162 casos en el territorio nacional, de los cuales 65 fueron descartados.

Según la entidad, los 55 casos confirmados de viruela del mono en el país están distribuidos de la siguiente manera:

- Bogotá: 41

- Antioquia: 4

- Tolima: 2

- Risaralda: 3

- Cartagena: 1

- Cundinamarca: 1

- La Guajira: 1

- Valle del Cauca: 1

- Santander: 1

De la misma forma, desde el INS se informó que muchos de los nuevos casos confirmados son nexos de otras cadenas de contactos, principalmente con los contagios relacionados con importaciones del virus y cadenas con fuentes desconocidas.

Sin embargo, uno de los anuncios que quizá resultó más relevante es el de que el instituto está estudiando mujeres como parte de algunas de estas cadenas.

Si bien la mayoría de casos, tanto en Colombia como en el mundo, se han presentado en hombres, desde el inicio del brote se dejó claro que cualquier persona es susceptible de un contagio.

Pues bien, de acuerdo con el INS, algunos de los casos recientes en el país han abierto la dinámica del brote “porque no dan información completa de sus contactos”, y tendrían comportamientos que propagan la transmisión a otras poblaciones.

En este caso puntual, se trata de algunas mujeres que están dentro de estas listas de personas con quienes se tuvo contacto de riesgo, aunque aún no se ha confirmado nada.

La entidad sanitaria también aprovechó para explicar que, en la medida que crezcan los casos con fuente desconocida -aquellos en los que es imposible identificar el origen del contagio- se van a encontrar positivos en otros grupos poblacionales y rangos de edad.

Es por esto que, ante el avance que tiene esta viruela símica en el país, la posibilidad de que los casos se propaguen entre mujeres y niños, por ejemplo, permanece latente.

En el momento en que se confirme que el brote se extendió a otro grupo poblacional, se dejaría de hablar de una transmisión concentrada, que es la que hace referencia a los contagios entre hombres.

Asimismo, se dejaría de hablar de una transmisión autóctona, en la que el virus circulaba entre personas de la misma región y población, y el país entraría en la lista de naciones que presentan transmisión comunitaria.

En resumen, aunque en el momento solo se han confirmado casos de la viruela símica en hombres adultos, el hecho de que el INS estudie mujeres dentro de los contactos abre la posibilidad de que el virus se extienda a otras poblaciones y la transmisión pase de autóctona concentrada a comunitaria.