atlántico

Barranquilla: ofrecen $ 10 millones por información de presunto responsable de homicidio

Gregory Alejandro Reyes, compañero sentimental de la víctima, habría huido luego de socorrerla.


Tras los lamentables hechos ocurridos en el día de ayer en el suroriente de Barranquilla, en que se registró la muerte de Yuliza Polo Correa, una joven de 23 años, que se encontraba embarazada de gemelos y que recibió un impacto de bala en su cabeza, la Policía Metropolitana de Barranquilla y la Alcaldía Distrital ofrecen recompensa para quien brinde información certera del paradero del presunto responsable, que sería su pareja sentimental y fue identificado como Gregory Alejandro Reyes, de nacionalidad venezolana.

Policía de Barranquilla ofrece 10 millones de recompensa por información del responsable de la muerte de Yuliza Polo
Gregory Alejandro Reyes - Foto: Suministrada

“Está en materia de investigación por el cuerpo técnico de la fiscalía, la policía judicial, inteligencia de la policía, para dar con el paradero del presunto responsable de este hecho, de igual forma se ofrecen hasta diez millones de pesos a la persona que nos dé información para la posible ubicación de este presunto agresor”, indicó el coronel Óscar Daza.

Asimismo, aseguró que continúan las labores para esclarecer el trágico suceso, y hacer justicia es el cometido. “No cederemos ni un milímetro a estos actos de barbarie que no podemos permitir que sucedan en nuestra bella ciudad”.

El caso

El hecho se registró en la tarde del jueves 12 de mayo en la calle 80 con carrera 7H, barrio El Bosque, al parecer cuando su compañero sentimental, identificado como Gregory Alejandro, se encontraba manipulando un arma de fuego.

Así lo indicaron en un primer informe las autoridades: “Fue impactada por su compañero sentimental al interior de la residencia, al parecer, durante una manipulación indebida de un arma de fuego”.

Según relato de familiar, la mujer fue llevada al paso El Bosque, donde Gregory emprendió la huida sin dejar rastro de su paradero. Yuliza fue remitida hacia la Clínica Adelita de Char, donde batalló por su vida, pero ante el grave estado de salud, sus bebés murieron y luego se confirmó su deceso.

En información extraoficial, la madre de la víctima relató que su yerno le habría dicho que Polo Correa se propinó el balazo; sin embargo, desmintió esa versión. Asimismo, manifestó que aparentemente la pareja había sostenido una discusión la noche anterior.

En medio del dolor y rechazo, familiares de la hoy occisa exigen a Gregory Alejandro aparecer y entregarse a las autoridades. Hasta el lugar de los hechos arribaron miembros del CTI que realizaron la inspección y aseguraron que el arma no fue encontrada.

Las autoridades continúan en la búsqueda del sospechoso y adelantan investigaciones para esclarecer el caso.

Hallan cadáver de mujer desaparecida en las playas del Atlántico

Como Shirly Milena Muñoz González fue identificado el cuerpo hallado en la mañana de este jueves en las playas de Tubará, Atlántico, esta persona se encontraba desaparecida desde el pasado sábado 7 de mayo.

El rescate del cuerpo se habría logrado luego de que un grupo de pescadores lo notaran en medio del mar, dando aviso inmediato a las autoridades.

Según familiares de la víctima, un hombre, al parecer con quien había estado acompañada ese día, les habría indicado el lugar donde había sucedido el trágico suceso. “Nosotros nos preocupamos porque ella no era de quedarse en la calle. El lunes colocamos la denuncia de su desaparición y ese mismo día, como a las seis de la tarde llamó un hombre, colgó y luego volvió a llamar diciendo que él intentó sacarla”, contó un familiar de la hoy occisa.

En medio de la confusa situación, se trasladaron hacia la isla conocida como Pensilvania, ubicada debajo del antiguo puente Pumarejo, donde residentes de la zona aseguraron haberla visto en compañía de dos hombres, asimismo indicaron que Shirley Milena al parecer no estaría en sus cinco sentidos.

Hasta el momento se desconoce si la víctima disfrutaba de un baño en el río Magdalena o habría caído, y de esa manera su cuerpo fue arrastrado por la corriente.

Shirley Muñoz González, tenía 38 años, vivía en el barrio Costa Hermosa de Soledad y era madre de dos adolescentes.