Lukas el perro policía que combate la venta de pólvora en Bolívar.
Lukas el perro policía que combate la venta de pólvora en Bolívar. - Foto: policía

nación

“Lukas” el perro antipólvora de la Policía de Magangué en Bolívar, con el que buscan proteger humanos este 7 de diciembre

Gracias a su experimentado olfato y la pericia de su guía, evita que la pólvora llegue a manos de niños, niñas y adolescentes.

“El perro es el mejor amigo del hombre”, la frase se hizo famosa en el año 1870, cuando fue pronunciada por primera vez el día 23 de septiembre en el desarrollo de un juicio que marcó la historia de los Estados Unidos, donde el abogado George Graham Vest, se atrevió a tomar un caso que lo catapultaría como uno de los togados más populares de la época, se ha convertido en el lema de la Policía del departamento de Bolívar que por estos días de fiestas navideñas adelanta controles con ayuda del canino llamado Lukas.

En el discurso decisorio ante el estrado, George Graham Vest pronunció la frase que bastó para salir victorioso en el caso, “el perro es el mejor amigo del hombre” y ha sido lo que ha permitido que las autoridades también salgan victoriosas contra la criminalidad.

Ese gran amigo de los niños en Magangué, es en el que se ha convertido el canino Lukas, el perro más activo del departamento de Policía y quien se encuentra realizando actividades operativas en el municipio en compañía de su guía, el patrullero Juan Alberto Muñóz López.

“Con el ánimo de evitar el uso indebido de pólvora en las celebraciones de la noche de Velitas, Navidad y fin de año que se aproximan para despedir el 2022, durante el desarrollo de actividades de prevención y control Lukas, con su experimentado olfato y la pericia de su guía, evitó una vez más que la pólvora llegará a manos de niños, niñas y adolescentes”, dijeron desde el departamento de Policía.

Días pasados más de 600 gramos de pólvora fueron incautados a un vendedor ambulante que pretendía comercializarla en el sector comercio del Parque Las Américas. Esta incautación se produjo precisamente en el desarrollo de los planes de control que adelanta el Grupo de Carabineros y Guías Caninos en el marco de la estrategia “El cambio es sin pólvora”.

“En ese mismo sector el pasado 2 de diciembre, Lukas sorprendió a otro vendedor ambulante quien llevaba en su canasta gran cantidad de pólvora y gracias a su fino olfato, fue sacado de las calles este tipo de material que en ocasiones, son los niños quienes terminan manipulando y ocasionándose daños irreparables”, anotaron las autoridades que destacan la labor del animal.

Ahora Lukas, el perro policía se convierte en el héroe de los menores y adolescentes que busca evitar que sufran quemaduras por culpa de la pólvora, llegando a ser comparado con legendarios perros de películas como: Lassie, Buddy, Frank, Rex, Hachiko, Butkusb (Rocky), ente muchos otros.

Red traficaba animales silvestres en Córdoba

El trabajo articulado entre la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos y la Seccional Córdoba, apoyado por el CTI y la Policía Nacional, permitió la judicialización de 10 personas, a quienes les imputaron los delitos de concierto para delinquir, maltrato animal y aprovechamiento ilícito de los recursos naturales.

De acuerdo con la investigación, las personas aseguradas al parecer se dedicaban al tráfico de fauna silvestre, así como a su comercialización ilegal en el país.

“Los imputados son: Carlos Arturo Cárcamo Reyes, Jorge Armando Julio Reyes, Rosemberg Benítez Cipriano, Yeifer Alberto Solano Moreno, Dionisio José Gómez Flórez, Yilber Yesid Benitez Cipriano, Rigoberto Antonio Benítez Cipriano, Norbey Fernández Morales Cipriano, Jasmid José Morales Solano y Javier Alejandro Morales Solano”, indicaron desde la Fiscalía.

Los capturados recibieron medidas no privativas de la libertad, mientras Morales Solano fue cobijado con detención domiciliaria.

La contundencia del material probatorio hizo que todos aceptaran los cargos endilgados por la Fiscalía.

“El trabajo investigativo da cuenta que la actividad ilícita data de aproximadamente 50 años, donde varias familias se lucran con la acción ilegal, e incluso abastecen de especies de fauna a traficantes en otras ciudades de Colombia. A su vez, se estableció que para la manipulación de las especies las bañaban con agua fría logrando someterlas. En el caso de las aves, les amarraban las patas con cuerdas y a los mamíferos los ataban con cadenas y lazos”, reveló el ente acusador.