nación

“Yo no me escondo, yo doy la cara”: alcalde de Barranquilla responde a quienes critican su gestión

El mandatario distrital anunció dos nuevas estrategias para hacerles frente a las actividades delictivas. Insistió en que faltan más jueces para impartir justicia.


La escalada de extorsiones y los tres homicidios de conductores de buses en Barranquilla y su área metropolitana han incrementado las críticas contra el alcalde de la ciudad, Jaime Pumarejo. Hay quienes aseguran que aumentar el pie de fuerza, militarizar la capital u ofrecer remuneraciones por información que permita la captura de criminales no son medidas suficientes. De hecho, distintos sectores alegan que en escenarios similares se suele acudir a las mismas estrategias, pero finalmente la delincuencia no da tregua.

“Si no cambiamos de estrategia, se va a seguir degradando la situación de seguridad. Las respuestas son insuficientes y nos preguntamos si las autoridades entienden la real dimensión del problema”, señaló Diógenes Rosero, excandidato a la Alcaldía de Barranquilla.

En redes sociales, la ciudadanía también alza su voz. “Es inadmisible que la criminalidad ejerza control en la ciudad”, “Al alcalde Jaime Pumarejo le ha quedado grande la seguridad en Barranquilla”, son algunas publicaciones que se leen en la red social Twitter.

Frente a los comentarios, el mandatario distrital aseguró que siguen trabajando y mostrando resultados. En palabras de Pumarejo, “yo no me escondo, yo doy la cara porque yo soy la cara de la ciudad”, argumentando que seguirán “poniendo el pecho a la brisa y pidiéndoles a las autoridades que nos den los resultados que merecemos”.

Enfatizó en que los asesinatos no quedarán impunes. Incluso, afirmó que los autores están plenamente identificados y las investigaciones siguen su curso. Este lunes, por ejemplo, la Policía Metropolitana informó que ya van ocho personas capturadas, señaladas de participar en los ataques contra el gremio de transportadores.

En la operación más reciente, que se llevó a cabo en el municipio de Ciénaga, Magdalena, fueron detenidos cuatro presuntos implicados identificados como José David Montes Castro, alias Chino; Diego Andrés Noriega Ortiz, alias Minimí; Dewar José Torres Castillo, alias 21, y Jesús del Cristo Mendoza Castillejo, alias Cuatro Dedos.

“Los detenidos presentan un extenso perfil delictivo con anotaciones por homicidio, extorsión, tentativa de homicidio, hurto agravado, concierto para delinquir, porte de armas de fuego, porte y tráfico de estupefacientes”, indicó la Policía.

De igual forma, para contrarrestar las manifestaciones violentas, el alcalde de los barranquilleros insistió en la necesidad de robustecer y atender el componente judicial de la ciudad.

“Tenemos jueces con mil casos por juez, mientras que el promedio en el resto del país es de 400. Es decir, tienen demasiada carga laboral. Al mismo tiempo, necesitamos más fiscales, más policía judicial. Siempre será una petición porque Barranquilla tiene menos que el promedio nacional”.

Por lo pronto, se plantearon dos nuevas estrategias para contener las actividades delictivas. Por un lado, se habla del Plan Desarme, cuyo propósito es buscar e incautar las armas ilegales. ”Vamos a escoger 100 casos al mes donde delincuentes que hayan usado un arma o hayan sido detenidos portando un arma ilegal, sean procesados por lo mínimo con el delito de porte ilegal, que da nueve años de cárcel. Queremos que los delincuentes la piensen dos veces antes de usar un arma”.

Asimismo, Pumarejo anunció que se ampliará la oferta para identificar y atender a la población que se encuentra en estado de vulnerabilidad y brindarle empleo, educación y ayuda psicosocial. Bajo la consigna de “Armas por beca”, el mandatario expresó: “queremos que dejen de empuñar un arma y empiecen a empuñar un lápiz, un esfero y empiecen a buscar oportunidades”.