Tendencias

Home

Bogotá

Artículo

El vagón 2 de la estación Suba-Avenida Boyacá entrará en operación el sábado 10 de septiembre. - Foto: Juan Carlos Sierra

bogotá

Ojo: TransMilenio tendrá cambios en la troncal Suba

En la estación Suba-Avenida Boyacá entrará en operación su segundo vagón.

Por medio de sus canales oficiales, el sistema de transporte público masivo TransMilenio anunció que a partir del sábado 10 de septiembre comenzará a funcionar el segundo vagón en la estación Suba-Avenida Boyacá.

Según precisó la empresa, gracias al nuevo vagón, la estación tendrá acceso por la Avenida Boyacá, mejorando la experiencia de los usuarios.

“Desde este sábado 10 de septiembre, la estación Suba-Avenida Boyacá tendrá más espacio para los usuarios y usuarias, dada la entrada en operación del vagón 2 que estaba en proceso de ampliación por parte del IDU para mejorar la calidad del servicio de quienes transitan por este punto del Sistema”, anunció TransMilenio en un comunicado.

En virtud de la ampliación, TransMilenio explicó que los servicios C30 Portal Suba – G30 Portal Sur y C25 Portal Suba – L25 Portal 20 de Julio, a partir del 10 de septiembre, pararán en el vagón 2 de la estación. De igual manera, anotó que el servicio B50 – C50, cuyo recorrido es entre el Portal Suba y el Portal Norte, omitirá la parada en este punto.

Este año, la evasión en TransMilenio ascendería a $ 551.200 millones; Probogotá lanzó propuestas para evitarla

De acuerdo con el Informe de evasión en el componente troncal 2022, realizado por la Dirección Técnica de Seguridad de TransMilenio, entre el 2019 y el 2022 la evasión pasó de 16,7 % a 29,6 %, representando una pérdida cercana a los $ 10.600 millones semanales para el sistema. Así las cosas, de no tomarse medidas, la ciudad perderá cerca de $ 551.200 millones este año por la evasión, un 112 % más que en 2019.

Si bien la actual administración se trazó la meta de reducir 2 puntos porcentuales la cifra de evasión, la percepción es que este fenómeno en vez de disminuir ha aumentado, por ejemplo, en lo corrido del año se han impuesto cerca de 40.100 comparendos por no pagar el pasaje, de los cuales, menos del 10 % han sido saldados.

Por esta razón, Probogotá Región junto con la concejal Lucía Bastidas, representantes de la Administración Distrital, el sector privado, operadores logísticos del sistema de transporte, centros de pensamiento y la academia, analizaron esta problemática para identificar causas y proponer soluciones estratégicas.

Probogotá lanzó el documento Hablamos de evasión: aproximación al fenómeno y problema en TransMilenio, en el que se desglosan propuestas sobre cómo mejorar la calidad del servicio con la flota de buses completa, dado que, a diario, al menos 257 buses de TransMilenio se quedan en los portales, así como 258 vehículos zonales y 118 alimentadores.

Sumado a lo anterior, está el seguimiento a la evasión y la elusión. En este frente es importante, entre otras cosas, implementar estrategias más contundentes contra la reventa de pasajes, que incluye el uso de tecnología que permita identificar de forma precisa las tarjetas que cuentan con subsidio y que son utilizadas de forma irregular, e incluso contemplar el control aleatorio de verificación del pago del pasaje en estaciones.

La reventa de tiquetes le cuesta a la ciudad cerca de $ 9.560 millones anuales. Si bien se han logrado avances importantes como la tipificación de esta conducta como delito sin medida intramural, desarticulación de organizaciones criminales y decomiso o bloqueo de tarjetas que cuentan con algún subsidio, aún queda pendiente calcular su impacto real en el sistema.

De igual forma, de acuerdo con Probogotá, hay que tener presente la operación y recaudo debido a que la baja frecuencia de buses, falta de cobertura en algunas partes de la ciudad y dificultad de recarga de la tarjeta fomenta el crecimiento de transportes informales.

Probogotá recomendó además optimizar rutas y paradas para mejorar la eficiencia del componente zonal. Programar las rutas troncales con información que tenga en cuenta las cifras de evasión. Ampliar la oferta de puntos de recarga, así como mejorar el sistema de recaudo en línea e implementar mecanismos eficientes y necesarios que permitan el control del fraude al interior del Sistema de Recaudo.

En relación con la infraestructura, se advierte que es urgente recuperar los entornos de las estaciones que se encuentran degradados y avanzar en los cambios para el control de la evasión en el sistema (barreras piso techo, mejoras en los accesos para personas con movilidad reducida). Además, instalar las puertas de acceso a los buses en las estaciones que aún no han sido reconstruidas en su totalidad después de las marchas del 2020 e intervenir las estaciones donde se evidencia que las puertas de acceso a los buses no cierran.

Por otra parte, se ha evidenciado que, pese a las múltiples campañas de cultura ciudadana, existe una narrativa negativa que incide en la percepción, los actos vandálicos y el poco reconocimiento a los avances y cualidades del sistema.

En este punto, es clave replantear la metodología de las campañas y su enfoque, ponerlas en marcha en conjunto con la sociedad civil y los operadores de transporte, de tal forma que eviten la normalización del “robo” por no pago del servicio y del vandalismo que sufre la infraestructura del sistema. Incluso, es pertinente relanzar la marca TransMilenio, exaltando sus ventajas, y desarrollar campañas educativas sobre apropiación y cuidado.