nación

Cinco casos graves de bullying se han registrado en Bucaramanga este año

Dos de los niños debieron ser intervenidos quirúrgicamente.


Bucaramanga, también conocida como la Ciudad Bonita, del departamento de Santander, no solo registra alarmantes cifras en temas de inseguridad, sino también de bullying escolar, un hecho que preocupa a las autoridades municipales, quienes revelaron que en lo corrido de este año cinco niños han resultado gravemente afectados por esta problemática.

De acuerdo con la Secretaría de Educación de Bucaramanga, en cinco de los 48 colegios públicos de la ciudad se han registrado casos graves de bullying. En tres de estos hechos los menores de edad han terminado en el hospital, debido las heridas ocasionadas.

Uno de estos hechos quedó captado en video. En las imágenes se observa cuando un estudiante se abalanza por la espalda sobre otro compañero, de 15 años, y lo hace caer al piso donde lo golpea en repetidas oportunidades. El violento suceso ocurrió cuando los jóvenes salían de la institución educativa, tras culminar la jornada escolar.

El estudiante golpeado terminó con una fractura en el antebrazo y permaneció más de 10 días hospitalizado, además, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Los padres del menor de edad denunciaron el hecho ante la Fiscalía.

Una niña, de 11 años, estudiante del colegio Jorge Ardila Duarte, también terminó en un hospital luego de que un compañero, al parecer de la misma edad, en medio de una discusión le propinara un puño en la cara con tanta fuerza que terminó fracturándole el tabique.

En la Escuela Normal Superior de Bucaramanga también se presentó uno de estos hechos de matoneo. Allí, un estudiante de 13 años esgrimió un arma blanca (navaja) presuntamente para defenderse de un par de compañeros que constantemente lo agredían. Ocurrió cuando el joven salió de la institución a una tienda cercana y en el trayecto fue interceptado por los otros estudiantes.

Asimismo, se han registrado otros dos hechos donde las víctimas, por fortuna, no sufrieron lesiones de gravedad. Los cinco casos fueron reportados por Ana Leonor Rueda, jefe de la mencionada cartera, quien sostuvo que en todos se han activados las rutas de atención correspondientes, porque estos hechos configuran una falta de tipo 3 en temas de convivencia escolar.

“Bucaramanga reporta a hoy cinco casos de bullying que están documentados que han seguido toda la ruta crítica (…) efectivamente se evidencia que hay que hacer un trabajo muy dirigido a mitigar los riesgos de convivencia escolar”, explicó la secretaria de Educación.

Entre las acciones que se adelantan para prevenir y mitigar estos hechos, se han creado los comités de convivencia escolar en los colegios. Igualmente, hay que tener en cuenta que los padres de familias juegan un papel importante.

Ante esta problemática, que va en incremento, la Secretaría de Educación y Desarrollo Social de Bucaramanga lideran una estrategia para la prevención del bullying, que busca impacta de forma positiva a más 1.000 niños y adolescentes.

En el desarrollo de esta estrategia se abordan temas que tienen que ver con habilidades para la vida, habilidades cognitivas, emocionales, sociales, el tema de inteligencia emocional, qué es el bullying, cuáles son sus afectaciones, para que de manera conjunta los estudiantes puedan plantear una iniciativa para su prevención”, dijo Jenny Rodríguez, coordinadora del programa Primera Infancia, Infancia y Adolescencia del municipio.

Asimismo, se hizo un llamado a los docentes y directivas de los colegios para que atiendan de manera inmediata estos hechos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el acoso escolar es un problema que afecta a uno de cada tres estudiantes en todo el mundo.

La Unesco describe en su estudio que debe considerarse como acoso escolar tanto la violencia física, psicológica como sexual. Los ataques físicos, las peleas físicas, los castigos corporales y el acoso físico forman parte de la violencia física, según el informe. En ese sentido precisa que la violencia psicológica incluye el maltrato verbal, el abuso emocional, la exclusión social y psicológica y la intimidación. La violencia sexual incluye tanto el intento como la consecución de actos sexuales sin consentimiento, contacto no deseado y acoso sexual.